“Cuidar los precios es tarea de todos los que creemos en el trabajo y la producción”

Fernández, junto con representantes de otras entidades, buscará las distorsiones de los precios.

Es la convicción del titular de Apyme, entidad que lanzó una campaña con la que busca poner en evidencia las distorsiones de precios que ocurren en las cadenas de los insumos que reciben las pymes.

Comprometido desde siempre con los pequeños empresarios de Córdoba, primero, y ahora de todo el país, Eduardo Fernández, presidente de la Asociación de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) desafía el orden establecido e impulsa -junto a la red de delegaciones regionales y otras organizaciones- una “Campaña de Denuncia y Esclarecimiento” sobre el accionar de los formadores de precios de los insumos básicos para distintos rubros de la actividad económica. En diálogo con Comercio y Justicia, brindó detalles de este emprendimiento.

-¿Cómo nace la iniciativa?
-Surge de reuniones en las distintas delegaciones de Apyme y de la participación en diferentes encuentros con otras organizaciones. La inquietud nace porque a veces se lee en los diarios que la Secretaría de Comercio de la Nación arregló con tal o cual cámara que se retrotraigan los precios a tal fecha y resulta que de manera inmediata, las empresas reciben listas o condiciones de pago distintas que alteran el precio de los insumos. Entonces comenzamos a hacer un relevamiento con socios y no socios que nos están indicando cuáles son sus modificaciones de costos. La metodología que estamos usando es el simple relevamiento de los precios de los insumos que proceden de formadores de precios, como es el caso de la chapa o el hierro para el caso de los metalúrgicos, el plástico, el papel, harina para el caso de los alimentos, porque no tenemos la posibilidad ni la capacidad de reemplazar ningún otro relevamiento de precios sino que pretendemos trasladar a las autoridades el comportamiento dispar que están teniendo los precios en cada una de las regiones.

-¿Qué rubros van a abarcar?
-Hemos empezado con los insumos de los metalúrgicos, vamos a seguir con imprenta y el caso del papel puntualmente; luego con el plástico. Después pensamos extender el relevamiento al dispar comportamiento del costo energético, incluso dentro de las mismas regiones, según los tamaños de las empresas.

-¿Qué pretenden lograr?
-Tenemos pensado juntarnos con el secretario de Comercio a quien, además de llevarle casos puntuales, vamos a plantearle la necesidad de que el estudio de las cadenas de valor incluya, en algún punto, alguna forma de consulta hacia la pequeña y la mediana empresa porque es a las que les llegan costos distintos.

-Pero no van a hacer mención sólo de los costos…
-No, porque a veces el costo tiene un incremento de 2% pero los proveedores dicen ‘antes me pagabas a 60 días, pero ahora te cerré la cuenta corriente, me tenés que hacer el pago anticipado o tomamos de referencia el vaor del dólar’. Entonces resulta que el costo de financiamiento hoy en plaza ha llegado a entre 42% y 44%, dependiendo si es giro en descubierto o compra de cheques, y resulta que todos esos factores inciden en la ecuación de los costos. Es decir, para nosotros no sólo se trata del costo de los formadores de precios sino también de los fletes (que hay empresas que los cobran), o por ejemplo, en el caso de los gases especiales, cobran el alquiler de los tubos que no los venden, es decir, hay diversas formas que encontraron los formadores de precios para incrementar el costo de los insumos muy por encima de lo que fue la devaluación.

-¿Para esto creen necesario el Consejo Económico Social?
– Nosotros entendemos que a nivel nacional es necesario que se conforme el Consejo Económico Social y que funcione junto a la Secretaría de Comercio. Porque nosotros podemos relevar el grado del daño que producen, pero no vemos que el Estado tenga herramientas eficaces para castigar a los especuladores ya que las multas las recurren y terminan en la nada. Por ello es que estamos juntando los datos para solicitarle al Estado una intervención inteligente que le ponga coto a la discriminación que sufren las pymes a la hora de recibir insumos. Es nuestra pretensión que se conforme el Consejo Económico, en el que participen consumidores, empresarios, trabajadores y todos los interesados en que las políticas de precios morigeren los efectos de la concentración económica.

-¿La pretensión es que los Precios Cuidados no sólo alcancen a los alimentos?
-Creemos que los Precios Cuidados han servido para que los consumidores, el público en general y los pequeños empresarios comiencen a valorar el comportamiento de los formadores de precios que han firmado convenios en los que no pierden plata, sin embargo hay una distancia sideral con los precios de iguales productos pero de las mismas u otras empresas. Entonces, eso hace abrir los ojos. Pero con eso no basta. Creemos que, primero, hay que extender el plan porque las pymes, y sobre todo las regionales, han quedado fuera. Hay muchas interesadas en ofrecer Precios Cuidados y esto no se ha extendido a secretarías de Comercio de las provincias y municipios. Además, nosotros creemos que hay que generar canales para la detección de los aumentos indiscriminados de los costos. Esto va a ayudar al ánimo del pequeño empresario para que no traslade subas y a veces evite prevenirse de futuros incrementos.

-¿Tienen alguna promesa del Gobierno respecto de penalizar a quienes no cumplan con los acuerdos?
-Tenemos la firma intención de acercarle al Gobierno nacional una preocupación que tiene que ver con que creemos que cuidar los precios no es un problema del Estado sino de todos los sectores que creemos en el trabajo y la producción, y para ello debemos hacerlo de manera más eficiente. Por ello es que iniciamos esta campapaña y ya estamos descubriendo a dónde se distorcionan los costos de algunos insumos.

Distorsionados

En una “comunicación interna” entre asociados de Apyme se ponía en evidencia la diferencia de costos de los insumos metalúrgicos entre diferentes regiones: “A un taller de Mendoza se le cobra 1,20 dólares el kilogramo de hierro, según el valor del dólar ilegal (blue); ese material se debe pagar al contado, con un precio final que se fija en el momento de la operación. Para empresas de Córdoba que utilizan caños de acero, el incremento general en los últimos seis meses llegó a 35 %. En Rosario, los aumentos llegan a 30% en los últimos dos meses. En la localidad bonaerense de San Martín, las empresas del rubro han debido afrontar en el último año subas de 57,4% en chapas de laminado plano”.

Nuevas condiciones

”Mientras que los productos vienen con aumentos constantes y desproporcionados a lo largo de la cadena de valor, se acortan considerablemente o desaparecen los plazos de pago, que en muchos casos deben incluso anticiparse; a su vez, los clientes pueden llegar a pagar hasta en 90 días. Esto sucede en tanto se encarece y se hace mayormente inaccesible el crédito para las mipymes, tanto de proveedores como en el sistema financiero, por la importante suba de tasas y condiciones de calificación vigentes que una gran mayoría de las empresas pequeñas y medianas no puede afrontar”, indicó el titular de Apyme nacional.

Artículos destacados