Cristina relanzó el plan de obras, anticipó incentivos a las pymes y al regreso de capitales y reflota Producción

La presidenta Cristina Fernández anunció finalmente ayer un paquete de medidas para afrontar el impacto de la crisis financiera global en el país que incluyen un ambicioso plan de obras públicas por 71 mil millones de pesos. Asimismo, el programa contempla la creación del Ministerio de Producción y un proyecto de ley para incentivar el blanqueo de empleos y la creación de nuevos puestos de trabajo en las pymes. Paralelamente, suma una normativa para eximir parcialmente la repatriación y la declaración de capitales.
Los anuncios fueron bien recibidos por los sectores productivos que, sin embargo, remarcaron que aún faltan medidas complementarias (ver aparte).
La jefa de Estado realizó la presentación al participar en primera instancia de la Conferencia Anual de la Unión Industrial Argentina (UIA) y, por la tarde, de la Convención Anual de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC). A mediodía y en el marco del cierre del encuentro organizado por los industriales, la jefa de Estado anunció la reapertura del Ministerio de la Producción, y el envío al Congreso de un proyecto para repatriar capitales y promover el trabajo registrado en las pymes.

Si bien el Gobierno venía relativizando el impacto de la crisis sobre la economía local, la Presidenta aprovechó el escenario armado por la central fabril en Pilar para ratificar el sesgo productivista de su gestión, al sostener que estas medidas buscan “sostener la actividad y el nivel de empleo, hoy más que nunca”.
Parte de las deliberaciones que hicieron los industriales durante dos días apuntaron a la necesidad de proteger el mercado interno, fomentar la producción, y también pidieron un dólar “competitivo”.
Los industriales venían reclamando que se reflotara la cartera de Producción, que durante el gobierno de Eduardo Duhalde fue ocupada por José Ignacio de Mendiguren primero, y por Aníbal Fernández después, pero luego se unió con Economía con la llegada de Néstor Kirchner a la Presidencia.
Ayer, Cristina pareció tomar nota de la importancia de la cartera al considerar que “es indispensable para salir a la conquista de nuevos mercados”. La jefa de Estado también aseguró que hará hincapié en el sector pequeño y mediano de la economía, porque “es el gran creador de fuentes de trabajo”. Es por eso que, en cuanto al proyecto que enviará al Congreso, precisó que en materia de regularización tributaria se otorgarán beneficios impositivos para las empresas que tomen nuevo personal.

En ese sentido, se prevé que durante el primer año, las empresas que generen nuevos empleos pagarán el 50% de los aportes patronales y en el segundo año el 75%.
Para regularizar el trabajo en negro, Cristina anunció que a “las pymes de hasta diez empleados -que representan casi el 84% del total- que coloquen a todos sus trabajadores en blanco, se les condonará su deuda” y podrán “empezar de cero”.
La Presidenta se pronunció a favor de “articular un trípode virtuoso” entre empresarios, trabajadores y el Estado a fin de “sostener la actividad y los niveles de empleo”.
Por otro lado, sostuvo que “lo que se obtenga de la regularización tributaria, de los beneficios a las pymes y de la repatriación de los capitales será coparticipable”.
Finalmente, la Presidenta anunció eximiciones para el blanqueo y repatriación de capitales.
“La idea es ayudar a la exteriorización y repatriación

Artículos destacados