Cristina: «La crisis tendrá secuelas» para Argentina

Cristina Fernández se mostró ayer más realista, al admitir que la crisis financiera global tendría consecuencias económicas y sociales en Argentina y que es “una de las más graves que el mundo ha enfrentado”.
Los mercados siguen sin encontrar su piso y la crisis se expandió desde EE UU a Europa golpeando sobre los mercados asiáticos. Mientras la Bolsa de Tokio sufrió este miércoles su peor sesión desde el “lunes negro” de 1987, en medio del pavor por la subida del yen frente al dólar y la crisis financiera, la nueva caída del Dow Jones acumuló una baja del 16% en el mes. Además se conoció el dato de que la economía de la Unión Europea se contrajo por primera vez (los analistas creen que la UE entró en recesión).
Por su parte, la Reserva Federal (FED) de EE UU lideró ayer una sorpresiva (aunque perfilada desde hace días) rebaja de tasas de interés coordinada a nivel internacional, con un recorte de medio punto porcentual al igual que el Banco Central Europeo (BCE), y los bancos de Inglaterra, Suiza, Canadá y Suecia. No obstante, el efecto de esta medida fue mucho menor al esperado; el economista David Wartenweiler del banco suizo Julius Baer, señaló al respecto que la baja de tasas coordenadas “forma parte del tratamiento, aunque el paciente sigue en terapia intensiva, lejos de estar restablecido”.

En este marco, “el crecimiento de América Latina y el Caribe se reduciría a 4,6% en 2008, en un escenario de desaceleración económica global, inflación en alza y difíciles condiciones externas”, advirtió el FMI en su informe semestral. Para el organismo, esta es la peor crisis desde la del 30.
En este marco, un impacto en la economía argentina se sentiría, pero no bastaría para una recesión. El diagnóstico sobre la leve traducción local de la fuerte crisis es compartido desde varios sectores. El presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina (AdeBA), Jorge Brito subrayó: “Podemos seguir pensando en que el país va a crecer en 2009, no al 8 ó 9 por ciento, pero sí al 4 por ciento”.
La Argentina será afectada por la crisis financiera internacional, pero no en la misma magnitud que en las naciones centrales perjudicadas por la especulación con las hipotecas de baja calidad o “subprime”, consigna en igual sentido un informe elaborado por el Instituto de Políticas Económicas y Sociales (IPES), de la CGE de Buenos Aires.

Preocupación en los gobiernos

La crisis financiera global ve amplificada su magnitud porque suma sus efectos a “otras” crisis en curso: alimentaria, energética y ecológica. En tal sentido, el presidente del Banco Mundial (BM), Robert Zoellick, afirmó que además de una crisis financiera global hay una crisis humana que hará que la cifra de personas malnutridas aumente este año en el mundo en 44 millones. La preocupación de los gobiernos mundiales es más que evidente.

El secretario del Tesoro estadounidense, Henri Paulson y el ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, actual presidente del G20 (del que forma parte la Argentina), acordaron el encuentro de urgencia para este sábado. Por otra parte, los cancilleres de los países que integran el Mercosur y los ministros de Economía realizarán en las próximas

Artículos destacados