Crisis de empleo: en cuatro años se perdieron 200 mil puestos de trabajo

La consultora Radar aseguró que la “destrucción” es constante y asemejó la situación con la atravesada en la última etapa de la convertibilidad, durante la presidencia de Carlos Menem

En los últimos cuatro años se perdieron alrededor de 200 mil puestos de trabajo, cifra similar a la registrada al cierre del segundo gobierno del presidente Carlos Menem, cuando se habían destruido 230.000 empleos.
Así lo indicó un informe de la consultora Radar difundido ayer, que a su vez aseguró que la “destrucción” de empleo es constante.
“Desde el comienzo de la gestión (del presidente Mauricio Macri), el empleo industrial registra una caída permanente, que se sostuvo incluso en 2017, el único año de crecimiento de la economía. Entre el cuarto trimestre de 2015 y el segundo de 2019 se perdieron más de 200.000 puestos registrados, lo que implicó una caída de 15,4%”, señaló el estudio.
Asimismo, destacó que “esta evolución del empleo se asemeja al último período de fuerte desindustrialización, atravesado entre 1998 y 2002, en la última etapa de la convertibilidad. Entre el segundo trimestre de 1998 y el cuarto de 2002 se perdieron 230.000 puestos de trabajo registrados, lo que significó una caída de 24%”.
A semanas de las elecciones presidenciales y luego de la contundente derrota de Cambiemos en las primarias, la consultora que dirige la economista Paula Español, exsubsecretaria de Comercio Exterior durante la primera presidencia de Cristina Fernández, trazó un panorama poco alentador.

“Todo indica que, como consecuencia de la persistencia de la recesión, el ajuste fiscal y monetario y el último salto cambiario, la industria seguirá destruyendo empleo durante el tercer trimestre del año”.
En ese sentido, el informe lamenta que haya cada vez menos empleo industrial, “que suele ser de mayor calidad, por arriba del promedio de la economía”, lo que implica perder mano de obra calificada que es más difícil de recuperar, “con salarios más altos y mayor proporción de registrados sobre el total, por lo que su destrucción implica una precarización del empleo a nivel general”, indicó.
El informe de Radar descubrió cuatro motivos de la destrucción del empleo industrial: la persistente caída del poder adquisitivo y menor mercado interno; la apertura de importaciones, sobre todo en 2016 y 2017; la abrupta suba de los costos financieros, y el fuerte aumento de los costos de tarifas.

Los sectores más afectados
De acuerdo con el análisis de la consultora, los datos oficiales revelan que 21 de las 22 ramas industriales exhibieron caídas entre dichos períodos, por lo que se concluye que la crisis del empleo es transversal a toda la industria, alcanzada por la disminución del consumo interno.
Los sectores más afectados en estos cuatro años fueron el electrónico (-29,2%), cuero y calzado (- 29,8%), confecciones (-21,7%) y edición (-18,8%).
El rubro alimentos y bebidas registró una baja de 2,1% entre 2015 y 2018, es decir, alrededor de 8.100 empleos menos.
Dentro de metalmecánica, maquinaria y equipo, el nivel de empleo cayó 8,1%; equipos eléctricos 4,6% y otros productos de metal 7,5%, principalmente por la baja del gasto de inversión en equipamiento nacional.
Finalmente, aseguró que “el embate a las economías regionales no fue menor”. La industria del tabaco mermó 13%, la de madera 9,9% y la de la elaboración de vinos 4,6%.

Artículos destacados