Crece el consumo, pero aún no es acompañado por el stock de créditos

Las promociones y rebajas sostienen las ventas, pero los bancos están rezagados. El stock de préstamos personales con relación a la masa salarial está 2 puntos porcentuales por debajo del de 2008

Si bien el consumo interno mostró un alza importante durante los últimos meses, traccionado por rubros como electrodomésticos, indumentaria y automóviles, según un informe privado los bancos y otras entidades financieras aún no acompañan el ritmo de compra de los consumidores, pues el stock crediticio todavía se encuentra por debajo del máximo observado en el segundo trimestre de 2008.

La primera mitad del año deja por ahora una muy buena perspectiva a industriales y comerciantes argentinos, impensada un año atrás. Por caso, las concesionarias prevén superar el récord de venta de vehículos registrado en 2008 -610 mil unidades- y los comercios de electrodomésticos calculan vender más de un millón de televisores.

Este repunte en las operaciones fue acompañado por un fuerte crecimiento en el stock de créditos personales para consumo, motivado en las tentadoras promociones y rebajas que lanzan los comercios, con planes de financiamiento que en algunos casos llegan a las cincuenta cuotas.
Sin embargo, según un informe de la consultora Abeceb, “a pesar del despegue de los últimos dos trimestres en este tipo de créditos, aún el apalancamiento de los consumidores se encuentra por debajo del máximo observado en el segundo trimestre de 2008”.

El crédito en perspectiva
La crisis internacional que se inició a finales de 2008 generó una fuerte retracción en el crédito, en momentos en que los préstamos personales crecían a una tasa de 55% interanual. A partir de esa situación se observó una desaceleración del crecimiento del stock de créditos, que sólo pudo revertirse en el último trimestre del año pasado.

Según el trabajo de Abeceb, esta variación positiva se intensificó en el primer trimestre del corriente año, cuando mostró un crecimiento de 16,6% y llegó a 49.605 millones de pesos -contemplando los préstamos personales y de tarjetas de crédito-. Si bien se dio un importante crecimiento interanual, aún estaba muy por debajo de los incrementos previos a la debacle internacional.

Por otra parte, si se compara el stock de créditos personales respecto a la masa salarial, se observa que el monto representó 16,6% en el primer trimestre del año. Si bien en los últimos dos trimestres el porcentaje aumentó casi 1 punto porcentual, todavía se encuentra 2 puntos por debajo del máximo registrado en el segundo trimestre de 2008.

De esta forma, se observa que el apalancamiento de los consumidores, si bien se acelera desde el último trimestre de 2009, aún está por debajo de los niveles previos a la crisis global.

Las razones del bajo stock

De acuerdo con el análisis de Abeceb, esta situación se explica “en parte por la evolución de las tasas de interés reales percibidas por los consumidores que, en un contexto de alta inflación, tienden a ser bajas o incluso negativas” y así incentivan el consumo presente e impactan en la decisión de pedir financiación.

Por otra parte, la recomposición salarial que tuvo lugar en los dos primeros trimestres del año derivó en una mejora en los ingresos de los trabajadores, lo que se tradujo en un aumento de los recursos disponibles para el consumo.

Por último, las expectativas de los consumidores mostraron un importante repunte, avanzando 21% en lo que va del año el Índice de Confianza que elabora la Universidad Di Tella.

Artículos destacados