Córdoba: la crisis en el sector lechero impulsó el cierre de seis tambos en abril

Actividad láctea. En Córdoba, la realidad económica y de las inundaciones jaquea a los tamberos.

Lo dijo el ministro de Agricultura y Ganadería de la Provincia, Julián López, en declaraciones a la prensa durante el fin de semana. Cartez, en tanto, indicó que a la crítica situación económica se sumaron las inundaciones, que obligaron a alquilar vacas e, incluso, mandar otras a descarte.

La situación crítica que vienen arrastrando los productores lecheros determinó el cierre de seis tambos en la provincia de Córdoba durante las últimas semanas, según indicó el ministro de Agricultura y Ganadería local, Julián López, en declaraciones realizadas a la prensa durante el pasado fin de semana.

“En los últimos días nos han informado que cerraron seis tambos en la provincia”, contó el ministro.

La situación no se vislumbra como descabellada si se tienen en cuenta los datos que difundió el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) hace apenas un par de días, respecto de la actividad industrial y en el que se detalla que la actividad láctea registró una baja de 3,7% en marzo pasado respecto de igual mes del año anterior.

Según el Estimador Mensual Industrial (EMI), la lechería acumula en los primeros tres meses del año una contracción de 1,6% para la comparación con el primer trimestre de 2013.

“Indudablemente es una situación que nos preocupa muchísimo porque sabemos el esfuerzo, la tradición y el empeño al trabajo que hay detrás de cada emprendimiento tambero en el interior del país”, agregó el funcionario de José Manuel de la Sota.

Días atrás, el ministro participó, junto a sus pares de Santa Fe y Buenos Aires del encuentro del Consejo Federal Agropecuario (CFA), en el que el socialista Carlos Fascendini, ministro agropecuario santafesino, pidió que los tamberos tengan al menos 33% de participación en el precio final de la leche.

Según se indicó, esa relación se encuentra actualmente en 25%, lo que está llevando a la desaparición a muchos productores, según se expresó en el CFA.

“A la crítica situación económica hay que sumarle las inundaciones que dejaron bajo el agua a numerosos establecimientos tamberos”, explicó a Comercio y Justicia Jesús Vanzetti, directos de Lechería de Cartez.

“Algunos productores, los menos, lograron alquilar sus vacas, recurso que estuvo funcionando muy bien hasta hace un tiempo”, dijo y agregó: “Ahora eso no va de lo mejor porque la realidad es bastante mala para la mayoría de los tamberos; entonces, es difícil encontrar a quien se quiera hacer cargo, inclusive, de vacas ajenas”.

Respecto del alquiler de vacas, Vanzetti explicó que en el común de los tambos, 50% de los animales de los que se disponen tienen buen rendimiento. “Son ésas las vacas que se otorgan en alquiler. Del resto, 25% tiene un nivel de rendimiento por debajo de la media y el restante 25% son animales de descarte”.

En sumatoria, tras recurrir a esta maniobra, aquellos emprendimientos tamberos que logran subsistir y no cierran definitivamente sus puertas vendiendo sus animales, quedan reducidos a su mínima expresión, según explicó el especialista.

“Lo cierto es que los productores están a la espera de un cambio de Gobierno”, sintetizó.

Otras empresas agropecuarias
Casi mil empresas agropecuarias desaparecen por año desde 2008, a raíz de las significativas caídas de las áreas de cosecha y de la producción que registran los principales productos del campo, con excepción de la soja.

Según datos del Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la Sociedad Rural Argentina (SRA), del promedio de siembra de 5.829.333 hectáreas en la campaña 2003/2004 a 2005/2006, el año pasado cayó a solo a 3,6 millones.

En cuanto a las cosechas, el promedio de 14.383.333 toneladas de los ciclos 2003/2004 a 2005/2006, el volumen se redujo la última campaña a 10,1 millones, 30% menos, de acuerdo con el informe de la SRA, publicado este lunes por un matutino porteño.

El girasol, por su parte, tenía un área promedio de cosecha en los ciclos 2003/2004 a 2005/2006 de 2.021.667 hectáreas, pero pasó en 2013 a 1,48 millones, lo que representa una retracción de 27%.

La producción de este cultivo también se redujo: de 3,53 millones a 2,32 millones de toneladas en diez años.

El documento de la Sociedad Rural también puntualizó que el país, que ocupaba el quinto puesto como exportador mundial de cereales, descendió al noveno en los últimos años.

En cuanto a la carne, el estudio reveló que mientras se produjeron 3,13 millones de toneladas en 2005, el año pasado cerró con un estimado de 2,84 millones, una baja de casi 10%.

También cayeron fuerte las exportaciones de este alimento: de 771.400 toneladas en 2005, a 204.000 en 2013, y Argentina, que estaba posicionada como tercer exportador global de carne, descendió al puesto 11.

La producción lechera, en cambio, registró un leve repunte: los 11.100 millones de litros producidos en 2013 están 10% por encima del nivel de 2000, indicó la entidad empresarial.

Pero el cultivo que más ganó, por lejos, fue la soja: de una producción de 31,5 millones de toneladas en 2003/2004 y 14,5 millones de hectáreas, este año tendrá entre 53 y 55 millones de toneladas y más de 20 millones de hectáreas sembradas.

Este año, la soja representaría un negocio de más de 28 mil millones de dólares, de los cuales 9.200 millones quedarían en manos del Estado, por las retenciones, según el informe de la SRA.

Liberaron 500 mil toneladas de trigo

– La presidenta Cristina Fernández anunció la liberación de 500 mil toneladas de trigo para la exportación al encabezar un acto transmitido en cadena nacional, en el que reconoció la baja en la producción triguera en la última década e hizo una fuerte defensa de las retenciones a las exportaciones agropecuarias.

– «Este medio millón también se va a hacer con el contraacuerdo de que si llegara a faltar trigo para el consumo interno, quienes sean autorizados, que en realidad son las grandes exportadoras, deberán comprar para precio interno a su costa», dijo.

En ese contexto, la jefa de Estado afirmó que por aplicación del «Fideicomiso para Fomentar el Cultivo de Trigo» (CePaGa), que tiene por objeto transferir a los productores un monto equivalente a los recursos obtenidos por medio de lo producido de los derechos de exportación de trigo y sus derivados, en la proporción equivalente a la producción declarada por cada uno de ellos, en el que se inscribieron 10.519 productores, se les va a devolver 206 millones de pesos, con un promedio de 20.400 pesos por productor.

Artículos destacados