Córdoba, con ventaja para una inversión automotriz china por US$70 millones

Pretende fabricar buses 100% eléctricos y ocupará 500 empleados de manera gradual. La radicación se definirá en 30 días. Son claves los beneficios promocionales y el cordón autopartista para la provisión de piezas. De todas maneras, los componentes llegarán -en su mayor parte- del exterior. La relación que Schiaretti forjó en los años 90 con un directivo chino, un plus que ayuda

La empresa china Build Your Dreams (BYD) definirá en los próximos 30 días si invierte 70 millones de dólares en Córdoba, en el marco del desembarco en el país para fabricar buses eléctricos y vehículos de calle.
Las chances de Córdoba, son en principio superiores a las del resto de los competidores, entre ellos Salta, provincia con la que BYD ya firmó una carta intención para radicarse en el parque industrial Güemes.
“Definen en los próximos días. Las ventajas que ofrece Córdoba son importantes”, reveló a Comercio y Justicia el ministro de Inversión y Financiamiento, Ricardo Sosa, en línea con lo manifestado por su par de Industria, Roberto Avalle.
Ambos participaron de la reunión que ayer encabezó el gobernador Juan Schiaretti y que tuvo como contraparte a Sasson Attie, un empresario de origen boliviano que ofició de representante de la empresa.
En rigor, la llegada del gigante chino al país ya fue confirmada cuatro meses atrás, cuando el presidente Mauricio Macri firmó el decreto que autorizó a la empresa CTS Auto, subsidiaria controlada por BYD, a operar en el país como terminal automotriz.
Entonces, Attie habló de una inversión de 100 millones de dólares en una primera etapa de producción. Según el texto de aquella normativa, la empresa debería dar comienzo a la ejecución de las obras “en un plazo no mayor a 180 días corridos”. En ese marco, la definición sobre el lugar de radicación es inminente.
En tanto, la producción efectiva de buses comenzaría en 2019.
La compañía, que tiene en total 220 mil empleados e inversiones en diferentes países, entre ellos Brasil, definirá al fin en los próximos días su lugar de desembarco.
En ese sentido, Attie evitó avanzar respecto a la determinación final.
La firma está abierta a múltiples propuestas que tienen que ver, entre otros puntos, con los beneficios que reciba en materia impositiva, fiscal e incluso de subsidios a la creación de nuevos empleos, todos elementos incluidos en la Ley de Promoción Industrial vigente en la provincia.

Además, hay elementos extras y también de peso como el cordón de proveedores potenciales para abastecer de piezas locales. Si bien la mayor parte de los buses se fabricará con partes importadas (de hecho las baterías, por ejemplo, llegarán desde China), por la ley vigente desde hace meses en el país que exige la incorporación de un porcentaje mínimo de piezas nacionales, BYD deberá contar con esos proveedores.
Sin embargo, hay un punto extra que la Provincia supone podría aportar ese plus mínimo pero indispensable para superar al resto: el gobernador Schiaretti -y, en rigor, también el propio Sosa- conocen “de años” a los referentes del grupo en el país. De hecho, con uno de ellos fue que ambos tuvieron estrecha relación cuando el hoy mandatario era secretario de Industria de la Nación, durante los primeros años de la década de 90, y trabajó sobre el acuerdo automotor, por ejemplo con Brasil. Entonces, uno de los referentes actuales de BYD era directivo de Mazda.
Si bien el análisis de una radicación exime del análisis cualquier relación personal, relegada por las ventajas competitivas, ante iguales condiciones, ese vínculo podría inclinar la balanza.
Algunas de las características de las unidades que BYD producirá fueron anunciadas ya tras una reunión a fines de junio pasado entre el presidente Macri y la CEO regional de BYD, Stella Li.

Concretamente, serán buses urbanos con 12 metros de largo, ciento por ciento eléctricos y equipados con baterías de litio. De hecho, si bien esos impulsores se producirán en China, en una etapa posterior se baraja fabricarlos en el país, de ahí la chance de radicarse en Salta, punto próximo al mayor yacimiento de litio de la región, ubicado en la Puna jujeña.
“Hoy no es un punto determinante para la radicación”, esbozó una fuente de la Provincia.
Los colectivos tendrán una autonomía de 300 kilómetros y en una primera instancia se producirán 300 por año para luego pasar a un máximo de 600 unidades por año.
En una etapa posterior, la compañía planea producir vehículos de calle, también eléctricos y destinados a abastecer el parque de taxis y remises.

El BYD ebuscolectivo

Según la especificación de fábrica, el colectivo cuenta con tecnología de tracción en las ruedas y sistema de suspensión neumática controlada electrónicamente para ajuste de altura del vehículo. Puede recorrer 250 km después de una carga completa y el tiempo de recarga es de cinco horas.
La capacidad del conjunto de baterías del BYD ebus es de 200Ah y la energía total entregada es 324Kwh con más de 4.000 ciclos de recarga en vida útil.

Artículos destacados