Contexto externo “poco favorable” para el país en 2019

El contexto internacional relevante para Argentina “no luce favorable” para el año que viene, ya que las condiciones financieras internacionales serán algo más restrictivas y no se espera un alza del precio de las commodities, afirmó la consultora Ecolatina en un nuevo informepero destacó que “las perspectivas de crecimiento de nuestros principales socios comerciales son positivas, particularmente en Brasil”.

“La economía argentina ha repetido muchas veces el mismo ciclo: atraso cambiario con endeudamiento, expansión de la actividad económica con creciente déficit externo que desemboca en una crisis de balanza de pagos cuando se revierte el ingreso de capitales foráneos”, señaló Ecolatina y explicó: “Esto produce un fuerte salto cambiario que acelera la inflación y provoca significativas pérdidas de poder adquisitivo de la población, lo que lleva a una brusca recesión que termina recomponiendo el equilibrio externo”. La consultora indicó que “la llamada restricción externa ha marcado los tiempos económicos y políticos del país durante varias décadas” y que “es un recordatorio de la importancia de generar divisas genuinas provenientes del comercio internacional y la inversión extranjera directa para sostener el crecimiento”.

Asimismo agregó: “De esta forma, resulta interesante analizar cómo el contexto internacional podría moderar o intensificar la restricción externa, lo cual afectará la solidez y solvencia argentina de cara al 2019”.

El informe, además, destacó que “en su reciente anuncio, la Reserva Federal estadounidense oficializó su última suba de tasas del 2018 y dejó la puerta abierta para dos incrementos adicionales para el año que viene”. Así, Ecolatina evaluó que “si bien esto plantea una política monetaria contractiva más moderada, la mitad respecto a las cuatro subas aplicadas este año, no será inocua para la economía argentina que todavía requiere acceso al financiamiento externo”. En consecuencia, estimó que “la suba de tasas incrementará el costo y reducirá la disponibilidad de crédito en los mercados”.

Además, remarcó que “los mayores rendimientos en la economía estadounidense resultarían en una apreciación del dólar que podría presionar a la baja el precio de las commodities” y agregó: “Y la suba de tasas norteamericanas afecta las proyecciones de crecimiento de la economía mundial, con su consecuente efecto negativo sobre la demanda de alimentos. De esta forma, los ingresos por exportaciones argentinas podrían verse impactados por ambas vías, precios y cantidades”.

El estudio señaló que “a este contexto internacional se le suma la guerra comercial entre China y Estados Unidos”, y sostuvo que “si bien se logró una suerte de impasse tras el G20, nada garantiza que ambos países no retomen su actitud beligerante en el corto plazo, generando una atmósfera de incertidumbre y volatilidad que afectaría al comercio internacional, ya que ambas explican más del 20% del intercambio global”.

 

Artículos destacados