Consumidores: crece la confianza traccionada por la compra de durables

La percepción sobre la situación personal cayó 14%, mientras que la de la macroeconomía se contrajo 13,7%, siempre en la comparación interanual. Sin embargo, los cordobeses creen que éste es un buen momento para comprar casas, autos y electrodomésticos

La confianza de los consumidores cordobeses se incrementó 4,6% en mayo, respecto a igual mes del año anterior, según un relevamiento llevado a cabo por la consultora MKT durante la primera semana del mes.

Este aumento de la confianza fue traccionado por la suba en el subíndice de bienes durables, que registró un incremento de 78,4% interanual.

Por el contrario, los subítems de situación personal y situación macroeconómica cayeron, para igual período, 14% y 13,7%, respectivamente.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

En tanto, con respecto a abril, la confianza aumentó 2,6% (en la medición sin estacionalidad), con todos los componentes del índice mostrando variaciones positivas (1,8% en situación personal, 3,2% en situación macroeconómica y 2,8% para la compra de bienes durables), según indicó ayer Gastón Utrera, titular de MKT, durante la presentación del informe.

“Detrás de esto está el proceso inflacionario”, indicó Utrera. “La inflación es el fenómeno que seguramente explica este comportamiento de los consumidores. Cuando se acelera (la inflación), la confianza tiende a reducirse. Es lo que ocurrió sistemáticamente durante el proceso inflacionario de 2002. Pero ahora, a diferencia de aquella oportunidad, hay abundancia de financiamiento al consumo y, en muchos casos, mantenimiento del poder adquisitivo”, indicó, y agregó: “Esto explica por qué caen las expectativas sobre la situación económica personal y sobre la macroeconómica (por efecto de la inflación), pero se recupera fuertemente la percepción sobre el momento para comprar bienes durables (autos, casas y electrodomésticos), aprovechando el crédito y el poder adquisitivo para cubrirse de la inflación”.

Indicadores

Como elementos que sirven para fundamentar los resultados de la encuesta realizada a 400 cordobeses, Utrera consideró los índices elaborados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) que monitorean las ventas en los súper y en los centros de compras o shoppings, el nivel de ventas de autos cero kilómetro, que mide Adefa, y las ventas de comercios minoristas que evalúa CAME.

“Esto explica por qué la actividad comercial crece a dos velocidades. El consumo y los comercios relacionados con los bienes durables crecen a una tasa mayor que los que tienen que ver con el consumo masivo. Esto se observa en la venta de automóviles, que crece fuertemente; en el mayor incremento de las ventas de shoppings que de supermercados; y en las diferencias de alzas por rubros dentro del comercio tradicional, en los que se puede apreciar que electrodomésticos, calzados, textil e indumentaria son los que registran mayor expansión, mientras que alimentos y bebidas integran el pelotón de los rubros que apenas mostraron pequeñas subas”.

Inflación

Si bien Utrera coincidió en que el alza en los precios está moderándose – “lo que ya se aprecia en la medición de marzo y seguramente se verá en la de abril”-, previó que, anualizada, no descenderá de 25 ó 30%. “Los acuerdos de subas salariales y la política de expansión monetaria y fiscal hacen muy difícil estimar que la suba pueda darse por debajo de ese nivel”, indicó.

En tanto, explicó que, a “futuro, los efectos de la inflación sobre el consumo pueden moderarse si se reducen las expectativas inflacionarias”.

“Durante los últimos meses la inflación estuvo explicada esencialmente por dos elementos: un reacomodamiento de precios, tal como lo explicó el ministro Boudou (por ejemplo, en carnes y lácteos), y una política económica expansiva”. El primero de ellos tiende a reducir su impacto, aunque el segundo continuará influyendo sobre la inflación, por las políticas fiscal y monetaria expansivas”, aseguró.

Creciemiento de la actividad
Para el presidente de MKT, la recuperación de la actividad económica “viene siendo más acelerada que lo esperado”. De esta manera y “de mantenerse el ritmo de expansión, a finales de año podría registrase una suba cercana a 7%”, bastante por sobre la previsión tanto oficial como privada, que oscila entre 3 y 5%. “El piso de creciemiento económico está en 4,5%”, indicó, y explicó: “el nivel alcanzado durante los primeros meses del año es tal que, con sólo mantenerse durante el resto del año, asegura ese nivel de incremento”, confirmó.

Por último y consultado respecto a las expectativas para el año 2011, Utrera adelantó que “dependerá del nivel de inversión que se lleve a cabo durante este año”.

Crisis generalizada de las expectativas. Por Cecilia Pozzobon

Más allá de la influencia real que la suba de los precios tiene en la confianza de los consumidores, la actitud de un cordobés y un argentino frente a un gasto o a una inversión está impregnada de lo que emerge de la opinión pública y de la tensión política reinante que, en la actualidad, está sensibilizada por el “permanente estado de crispación al que a diario estamos siendo sometidos”, según lo describió el lunes pasado el flamante titular de la Unión Industrial de Córdoba (UIC), Ércole Felippa, en su discurso de asunción. “Todos los días vivimos al borde: si tenemos quórum, si no lo tenemos, si se aprueba una ley o no se aprueba, si me votan a mí o no”, indicó.

Esta crisis generalizada de las expectativas acerca la línea del horizonte de manera tal que la previsibilidad, la estabilidad y las reglas de juego son moneda que deben negociarse casi a diario.

“A 200 años de la revolución que dio inicio a la independencia de Argentina, aún no hemos logrado definir qué modelo de país queremos, y para usar un término futbolero digo: debemos pisar la pelota y mirar la cancha, la construcción del destino de un país es responsabilidad de todos y todos debemos estar comprometidos”, explicó Felippa y agregó: “Los empresarios estamos entusiasmados con un escenario de perspectivas y alternativas que superen la coyuntura”. Sólo eso generará nuevas inversiones productivas que permitan, a su vez, la creación de trabajo genuino y la distribución equitativa de la riqueza.

Artículos destacados