Concesionarias de autos denuncian alta presión fiscal

La presión impositiva sobre la venta de autos cero kilómetro alcanza a 72% en casi todo el país debido a las diferentes tasas que cobran a la actividad,  por separado, los Estados nacional, provinciales y municipales.

En las provincias, las concesionarias afrontan Ingresos Brutos (sobre el valor total de cada coche), Impuesto al Valor Agregado (IVA) e impuesto a los débitos y créditos bancarios (conocido como “impuesto al cheque”).

Asimismo, crece aceleradamente la cantidad de municipios que están comenzando a cargar impuestos como Tasa de Seguridad e Higiene o Impuesto a la Publicidad Interna, con los cuales buscan sumar recaudación.

El impactante desempeño de la venta de autos en los últimos seis años hizo que, con el advenimiento de la crisis mundial, los Estados aumentarán la presión tributaria sobre los sectores con mejor rentabilidad.

Así como la Nación gravó con hasta 35% algunas exportaciones como la de soja, la presión también se disparó en el plano comercial interno del país.

Unas 710 concesionarias nucleadas en de la Asociación de Concesionarias de Automotores de la República Argentina (Acara) denunciaron que su rentabilidad está siendo “confiscada” y reclaman una reforma fiscal.

El presidente de Acara, Dante Álvarez, dijo que si no se implementa una reforma tributaria que elimine la contraposición de impuestos entre las esferas del Estado, será muy difícil tornar competitivos a sectores clave de la economía.

Artículos destacados