Con los productores en las rutas se complica la negociación con el campo

Si no fuera tanto lo que está en juego, se podría hablar de una comedia donde, en el primer acto de una jornada donde se intentó avanzar en acuerdos, un dirigente agropecuario -presente en el encuentro- sostuvo que el Gobierno reconoció problemas en las retenciones, y minutos después, un alto funcionario -presente en la misma reunión- desmintió tales aseveraciones.
En efecto, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, salió a rechazar de plano haber aceptado que las retenciones móviles eran un error del Gobierno. "En ningún momento se dijo que eran un ‘error’ las retenciones móviles, lo que dijimos es que estábamos de acuerdo en solucionar los problemas que puedan haber generado en materia de mercados a futuro", señaló el jefe de Gabinete.

De esta manera respondía al titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi (foto), quien había asegurado -tras la reunión- que el ministro coordinador "admite que las retenciones son un ‘problema’ y está dispuesto a modificarlas".
En ese mismo sentido leyó la reunión el presidente de la Sociedad Rural, Luciano Miguens, quien señaló que en la reunión también hubo una promesa de que desde este miércoles quedará reabierta la exportación de carnes, que continuaba trabada. "Le transmitimos la necesidad de que exista una solución; acá no se quieren ganadores y perdedores, sino modificar una alícuota o un sistema de retenciones que cambió las reglas de juego", sostuvo Miguens.

¿Cómo sigue?

La diferencia semántica de “problema” (Buzzi) a “error” (Fernández) es grande, inversamente proporcional a la posibilidad de que este miércoles se supere definitivamente el conflicto con el campo, a pesar de haber existido en la víspera gestos de flexibilidad.
¿Hasta dónde se negociará? El jefe de Gabinete sostuvo ayer, luego de la reunión, que el Gobierno "está dispuesto a atender problemas puntuales como el mercado a término, pero no a revisar las retenciones móviles, que son potestad del Estado aplicarlas". Además, esas revisiones deberían estar -según el Gobierno- en el marco del llamado Acuerdo del Bicentenario, el que peligra con el campo en conflicto.

Versiones señalan que el Ejecutivo estaría dispuesto a dejar igual el piso de las retenciones, pero modificaría el techo para que el impuesto no se torne inaceptable en caso de que se registren fuertes incrementos en los precios externos de los granos. El tema es: ¿se negociará con esa flexibilidad con productores en las rutas?
Carbap (Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa) leyó de manera diferente la reunión: mediante un comunicado titulado “Ante el autismo oficial”, anunció que intensificará la movilización de los productores ante la falta de respuestas concretas de los reclamos sectoriales.

La incertidumbre por la nueva reunión de hoy, tras el cruce semántico, fue seguido desde las rutas en distintos lugares del país. En Córdoba hubo, incluso, cortes de ruta en Bell Ville y otras localidades donde “las bases” descontentas salieron y detuvieron a camiones con cereales y carnes. Hoy, en paralelo con el encuentro entre Gobierno y entidades, en Gualeguaychú los productores definirán las formas de protesta.

Artículos destacados