Comerciantes apelan al consumo responsable para sortear la crisis

La Fedecom presentó ayer una campaña de sensibilización con vistas a las fiestas de Fin de Año. Pretenden poner en valor al pequeño comercio formal cordobés que, a diferencia del ilegal, genera trabajo digno, humaniza la ciudad y dinamiza la economía

La Federación Comercial de Córdoba (Fedecom) presentó ayer una estrategia comunicativa con la cual pretenden coadyuvar a los centros comerciales y pequeños comerciantes cordobeses –sobre todo del interior de la provincia- a atravesar la actual coyuntura de crisis y recesión que, en el sector, se pone de manifiesto con los 21 meses de caídas interanuales consecutivas en sus ventas minoristas registradas hasta el mes de noviembre pasado.
“Es una campaña de concientización, de sensibilización, destinada a los consumidores, a los comerciantes y también a los Estados para que estos velen por el comercio legal y formal”, indicó el presidente de Fedecom, Ezequiel Cerezo, en una conferencia de prensa de la que participó Comercio y Justicia.
La campaña, denominada de “Revalorización del Pequeño Comercio Formal”, es una estrategia comunicativa destinada a las redes sociales de cara al consumo de las fiestas de Fin de Año que se basa en cinco ejes: el comercio formal genera fuentes de trabajo; ofrece un trato personal, cercano y profesional; humaniza la ciudad; dinamiza la economía, y apoya a las familias y emprendedores a que prosperen de manera independiente.
“El Producto Bruto de la provincia de Córdoba es de $759.362 millones de pesos y 18,4% de ello se origina en el sector comercio y servicios”, dijo Cerezo.

“Además, el comercio minorista genera alrededor de 60.000 puestos de trabajo sólo en la provincia, esto sin contabilizar el autoempleo y el comercio familiar que, si se tienen en cuenta multiplica la cifra por tres, según algunas estimaciones”, agregó.
“Por todo ello es que buscamos poner en valor la figura del comercio como recurso con el que cuenta la sociedad, y remarcar, en ese sentido, la necesidad de su conservación”, aclaró.
Según explicó, la campaña está destinada a la gente en primer lugar, para “incentivar la compra y el consumo en comercios formales por sobre aquellos online (salvo legales) y no registrados, o ubicados en ferias no habilitadas”. También a los comerciantes, “para que tomen conciencia de que los tiempos cambian, el consumo no es el mismo y hay que aggiornarse”. Finalmente a los Estados, “para que estos se encarguen, sobre todo en esta época del año, de cuidar el comercio formal y no autorizar la instalación de ferias en las zonas turísticas o de festivales que ofrecen productos de dudosa procedencia y en las que trabajan personas no registradas y con ningún tipo de beneficios ni seguridad laboral”.
Consultado respecto de presentaciones formales realizadas para evitar ese tipo de situaciones, Cerezo indicó que se hacen constantemente. “Hemos tenido reuniones incluso con quien era responsable del control a nivel nacional”, aseguró.
Contexto social y presión impositiva
Respecto de la realidad por la que está atravesando el sector, el presidente de la entidad que nuclea a 65 centros comerciales del interior provincial explicó: “En noviembre se registró una nueva caída en las ventas minoristas, la número 21 consecutiva. Nosotros medimos unidades vendidas, no facturación, y se anotó una baja incluso en alimentos y bebidas, lo que demuestra que la gente está comiendo menos”.
En ese sentido, hizo referencia a la inflación y al pedido de Armando Cavalieri, titular de la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios, quien reclamó reabrir las negociaciones paritarias para acordar un incremento salarial de 22% con retroactividad al 1 de diciembre.
“Una recomposición salarial es absolutamente necesaria. Somos conscientes de eso. Es más, capaz que 22% ni siquiera sea suficiente para devolverle a los empleados el poder adquisitivo que tenían a principios de año. Pero también sabemos que el comercio está muy complicado y que no tenemos posibilidades de enfrentar el pago de los impuestos que incluso ese aumento generaría”, indicó.

En esa línea, admitió que la situación sería diferente si el Gobierno decidiera alguna compensación sobre los costos laborales que deben tributarse.
Vale recordar que la semana pasada, la entidad lanzó un comunicado en el que reclamaba a los responsables de los tres niveles de gobierno que, “en función de la prolongada crisis económica no incrementen la presión impositiva y procuren un Estado eficiente que limite el gasto público”.
Finalmente y respecto de las asunciones de nuevos funcionarios en la Provincia, refirió: “esperamos ser convocados para dialogar sobre todo, de la continuidad de algunos programas que llevamos a cabo de manera conjunta con el sector público como son el Sifcos y el Embellezco Mi Ciudad, que para nosotros son de mucha utilidad y tienen mucho potencial”.

Artículos destacados