Cayeron 4.100 empleos formales en la construcción

Según las estimaciones sindicales y empresariales, en la provincia de Córdoba se perdieron desde marzo 4.100 puestos de trabajo registrados en el sector de la construcción. Esa caída estaría vinculada a la paralización o disminución del ritmo de obras en el sector privado y al freno en la construcción de viviendas en el ámbito público.
El secretario general de la regional local de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), Néstor Chavarría, estimó que desde marzo, cuando se desató el conflicto con el sector agropecuario, se perdieron en Córdoba 3.200 puestos de trabajo en el sector público y 900 en el ámbito privado. Los mismos números fueron confirmados por el presidente de la Cámara de la Construcción de Córdoba, Mario Buttigliengo.
Las estimaciones locales coinciden en líneas generales con las realizadas por el Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric), que en su último informe de coyuntura indicó que en setiembre y por quinto mes consecutivo se contrajo el empleo en el sector. La retracción del último trimestre fue del 5% en relación con el mismo período de 2007, aunque a lo largo de 2008 la caída interanual acumulada fue del 0,4%.

“El Plan Federal I está inconcluso y paralizado, y aún faltan 4.000 viviendas. El Plan Federal II ni siquiera ha empezado. Este freno, más la reducción de un 30% en las obras viales, explica los puestos de trabajo perdidos en el ámbito público”, indicó Chavarría. El dirigente señaló que en los premoldeados es particularmente grave la situación, con una sangría de 500 obreros.
A nivel de las inversiones privadas, Buttigliengo consideró que el freno en la construcción de edificios y en obras de automotrices, supermercados y shoppings ha sido la causa principal del retroceso en el empleo. Estimó además que Córdoba reprodujo más intensamente los cambios a nivel nacional: de un techo de 390 mil trabajadores, la construcción perdió en Argentina en los últimos meses 30 mil obreros.

Freno en la actividad

La contracción del empleo es consecuencia de la caída en el ritmo de las obras. Según Ieric, el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (Isac) aumentó en los primeros 9 meses del año un 7,6% en relación con igual período de 2007.
De todas maneras, el crecimiento fue desparejo a lo largo de 2008: muy alto en el primer trimestre, con fuertes caídas en los dos siguientes.
De acuerdo a la opinión de Chavarría, no se produjeron mayormente paralizaciones, sino disminición del ritmo de obra. “Se trabaja más lento. Si las empresas contrataban 20 trabajadores para un edificio, ahora lo hacen con 14 ó 15 personas”, explicó.
Según Buttigliengo, en Córdoba la actividad se frenó con el conflicto con el campo, pero luego repuntó cuando se desató la crisis internacional: “La gente buscó refugio en los inmuebles, pero ahora el principal problema es la incertidumbre -explicó- Ante eso las empresas trabajan con la misma o con menos gente”.

Artículos destacados