CAME denuncia presión fiscal “descontrolada”

COMPLEJO. Así resulta el escenario de tasas, contribuciones e impuestos provinciales.

La entidad que nucela a la mediana empresa puso en evidencia esta situación como conclusión de un relevamiento en 24 jurisdicciones. Señala que provincias y municipios siguen subiendo tasas e impuestos.

La presión impositiva sobre las empresas está “descontrolada” debido a que desde 2010, 62,5 por ciento de las provincias subió las alícuotas de Ingresos Brutos a la industria y al comercio, denunció la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Las subas impulsadas por los gobiernos provinciales alcanzan 80%, en muchos casos sin modificar la tasa general sino sólo con la quita de exenciones impositivas y recortes, o con alzas progresivas en las alícuotas.

“También los municipios, donde en cada uno hay más de 20 tasas distintas, están subiendo alícuotas y sumando nuevos tributos que se superponen entre sí y con tributos provinciales”, dijo la CAME en un informe.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

“La presión fiscal sobre las empresas crece descontroladamente en todo el país”, se quejó la entidad, y señaló que frente a las dificultades para financiar sus gastos corrientes, provincias y municipios vienen subiendo “abusivamente” las alícuotas que gravan las pequeñas y medianas empresas.

El mapa nacional
Un relevamiento realizado por CAME en las 24 jurisdicciones y en 100 municipios del país demuestra que desde 2010 -y más a partir de 2012-, la presión fiscal a las pymes aumentó por todos los frentes y hoy se lleva hasta 60% de sus márgenes brutos.

Entre 2010 y 2014, todas las provincias subieron la alícuota de Ingresos Brutos (IIBB), ya sea en algún sector u otro, y eliminaron exenciones a actividades clave del comercio y la industria.

“En la industria, por ejemplo, son muy pocas las jurisdicciones que aún la eximen de ese tributo”, indicó la entidad que preside Osvaldo Cornide.

En el caso del comercio minorista, desde 2010 hubo 15 provincias que aplicaron subas de entre 16% y 80% en la tasa general. A su vez, en 12 jurisdicciones la tasa de IIBB a esa actividad ya se ubica por encima de 3,5%, y hay cuatro que ya la tienen arriba de 4%.

La tasa promedio conjunta con que provincias y municipios gravan las ventas del comercio subió a 3,9% en 2014, y en Entre Ríos y Misiones la presión supera 5%.

Misiones es la jurisdicción de mayor tasa de IIBB provincial al comercio (4,5%), y Entre Ríos y Tucumán son las de mayor tasa municipal sobre las ventas (1,25% y 1,53%).

En el ámbito municipal “hay un abuso” de tasas y contribuciones: se detectó un promedio de 20 tributos diferentes por ciudad, y todas aplicaron algún tipo de aumento o incorporaron nuevas tasas que se superponen entre ellas o con los impuestos provinciales.

En 48 de las 100 ciudades relevadas, directa o indirectamente se ajustaron alícuotas que gravan la industria y el comercio. El resto subió los montos mínimos (en muchos casos por encima de la inflación), aplicó adicionales o incrementó otros tributos.

La tasa promedio municipal en el país se ubica en 0,6%, pero en Entre Ríos, Tucumán, Salta y Buenos Aires superan 1%. A eso hay que sumarle otros gravámenes locales, que también han ido en aumento, como derecho de publicidad y propaganda, derecho por uso de espacios públicos, tasa inmobiliaria, derecho de emisión de boletas, o mismo el impuesto automotor, que también representa un costo para muchas pymes.

Artículos destacados