Calzado: la industria puede crecer pero el cuello de botella está en los proveedores

El sector integra el Plan Estratégico Industrial 2020 lanzado por el Gobierno nacional, pero la cámara del sector confirma que se avanza “a paso lento” porque faltan inversiones en la industria de proveedores por pérdida de competitividad.

El 19 de junio de 2012 tuvo lugar la primera reunión de la mesa de implementación de la cadena de valor del Cuero, Calzado y Marroquinería, en el marco de Plan Estratégico Industrial Argentina 2020 que lanzó el Ministerio de Industria de la Nación con el objeto de incrementar la actividad de ese sector.
Según la ministra de Industria, Débora Giorgi, los objetivos planteados para 2020 pretenden lograr producir 200 millones de pares de calzado, crear 12.000 nuevos puestos de trabajo y exportar 50 millones de pares.

Sin embargo, la Cámara de la Industria del Calzado de Córdoba aseguró a Comercio y Justicia que se avanza a paso lento. “La industria local podría crecer mucho más, pero el cuello de botella está en el sector de los proveedores”, explicó Miguel Hames, titular de esa entidad. “Sucede que los precios internos son muy caros, lo que le resta competitividad a esta industria”, agregó.
Según Hames, el consumo interno de calzado se ha incrementado desde 2010 en entre 7% y 8% anual, y la industria nacional siguió similar desempeño. Pero el empresario explicó que “se podría crecer mucho más. Hay mercado, pero por los precios internos los proveedores ya no son competitivos y, por ende, no realizan las inversiones que son necesarias”.

Por su parte, el secretario general de la Cámara Argentina del Calzado (CAC), Horacio Moschetto, ponderó ayer la defensa de la industria nacional que lleva adelante el Gobierno, al tiempo que recordó que el país importa anualmente 15 millones de pares desde Brasil, lo que equivale a 60% del total de compras que hace en este sector.
“Brasil es el primer país exportador de calzado para la Argentina, con 15 millones de pares vendidos en 2012”, lo que representa 60% de las compras totales del sector, dijo Moschetto.  “La relación con Brasil es óptima y estable. Está ingresando lo que vienen exportando al país históricamente en los últimos años”, aseguró.
Este dato fue corroborado por Hames.  “En 2009 y hasta 2011 estuvo vigente un acuerdo entre privados (de Argentina y Brasil) para que importáramos un cupo 15 millones de pares terminados y se ha venido cumpliendo, incluso el año pasado y pese a que no se hubiera renovado el acuerdo. Pero si pensamos en las partes y piezas que también se importan desde Brasil, allí también concentramos 60% de las compras”, explicó.
En ese sentido, recordó que el Plan Estratégico Industrial 2020 prevé duplicar el desempeño del sector, pero actualmente se avanza a paso lento e incluso “no se cumplen los tiempos de las pautas fijadas debido a la falta de inversión por parte de los proveedores de la industria del calzado”.
Hacia adelante, Hames estimó que habrá un cambio. “Hay que esperar a que pasen las elecciones. Va a haber un cambio pero aún no sabemos hacia dónde puede ir ese cambio”, indicó.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Con Brasil
Moschetto reafirmó que la relación del sector con Brasil “es estable y muy buena” a pesar de existir una balanza largamente superavitaria a favor del vecino país. “Argentina le compra a Brasil 15 millones de pares al año y le vende unos 100.000, cifra que este año comenzará a crecer por las ventas de calzados deportivos, pero infinitamente inferior a las importaciones”, afirmó el directivo.

Según la información oficial, en la última década este sector generó en este período más de 35.000 empleos y en 2012 la importación disminuyó 3% interanual, de manera que en la actualidad 84% del mercado interno es de fabricación nacional, con un consumo per capita de tres pares por año.

Artículos destacados