Automotrices: Argentina y Brasil buscan prorrogar el acuerdo pero persisten diferencias

Argentina propuso a Brasil extender por un año el régimen para la industria automotriz entre ambos países, pero reclamó alcanzar un intercambio «más equilibrado», trascendió de fuentes oficiales.

El Gobierno argentino condicionó una eventual toma de créditos de parte de Brasil, destinada a reactivar el comercio bilateral, a que este intercambio dé un resultado equilibrado, luego de haber sido negativo para el país en 3.100 millones de dólares el saldo del año pasado.

La propuesta brasileña fue uno de los temas que abordaron ayer los ministros de Industria, Débora Giorgi, y de Economía, Axel Kicillof, con el ministro brasileño de Industria y Comercio, Mauro Borges, y el asesor presidencial Marco Aurélio Garcia, durante una reunión mantenida en la sede del Palacio de Hacienda.

Durante el encuentro, que fue calificado de manera «positiva» desde ambos lados, los funcionarios acordaron continuar las negociaciones el martes o miércoles próximos en Brasil, en una ciudad a designar -que puede ser San Pablo o Río de Janeiro-, en la que también estarán presentes representantes de la industria automotriz. El objetivo será negociar una ampliación hasta junio de 2015 del acuerdo automotor vencido a mediados del año pasado.

Tira y afloje
Borges, quien estuvo acompañado por el secretario Ejecutivo del Ministerio de Hacienda de Brasil, Paulo Cafarelli, abrió la reunión ofreciendo líneas de crédito para dinamizar el comercio bilateral.
Kicillof y Giorgi, junto al presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, condicionaron una eventual aceptación de esos créditos a que se equilibre la balanza comercial entre ambas naciones, que en los últimos años fue favorable a Brasil.

Según cifras oficiales, el intercambio comercial durante 2013 resultó negativo para Argentina en 3.100 millones de dólares, con un crecimiento casi nulo de las ventas a Brasil, que sumaron 16.463 millones de dólares, mientras que las importaciones se elevaron 9% interanual -alcanzaron 19.616 millones-.

En ese marco, Giorgi planteó la necesidad de lograr un acuerdo más compensado en la industria automotriz ya que, si bien el año pasado dio un superávit comercial para Argentina por la venta de autos terminados de 389 millones de dólares, la cifra es sensiblemente inferior al déficit de 2.767 millones de dólares que tuvo el país por las compras de autopartes.

Por eso, Argentina insistió en la necesidad de extender por un año más el acuerdo automotor vigente, pero con una mayor integración de piezas locales, tema que será tratado la semana que viene con los empresarios del sector, en Brasil.

La reunión de hoy ocurrió en el marco de una caída en la producción automotriz de 8,4% en Brasil durante el primer trimestre, y de 16% en Argentina, según cifras de las cámaras empresariales.
Participaron también del encuentro el embajador argentino en Brasil, Juan Carlos Kreckler; y su par brasileño en el país, Everton Vargas.

Verde en vehículos, rojo en autopartes

– El año pasado, Argentina tuvo un saldo a favor de 389 millones de dólares en el intercambio de autos terminados.

– En contrapartida, finalizó con un déficit de 2.767 millones en el comercio de autopartes.

Artículos destacados