Automotrices: acuerdo con Brasil está cerca aunque faltan detalles

Concluyeron las reuniones técnicas. Los funcionarios de ambos países son optimistas para terminar de definir el entendimiento. No hay aún definición sobre el índice flex, que sirve para ajustar la balanza comercial bilateral.

Argentina y Brasil concluyeron las reuniones técnicas para buscar acuerdo de integración automotriz y las negociaciones continuarán la semana próxima en Argentina.
Según un comunicado del Ministerio de Economía, en las reuniones se buscó “avanzar en una agenda común de trabajo que permita fortalecer la integración productiva y recuperar los volúmenes comerciales”.
Los representantes del sector oficial y privado de la industria automotriz de ambos países se “comprometieron a acelerar las negociaciones para plantear un nuevo protocolo automotriz, cuyos lineamientos irán más allá de las cuestiones de comercio bilateral”, informaron.
Los dos países discuten los problemas surgidos en el comercio bilateral, especialmente en la industria automotriz, en el que Argentina mantiene un superávit en el intercambio de autos pero un déficit importante en el de autopartes.

Los encuentros realizados en Brasilia son la continuación de los realizados la semana pasada por los ministros Axel Kicillof y Débora Giorgi, en los que se estableció un mecanismo de trabajo entre el sector público y el privado de ambos países para definir metas y compromisos de intercambio e integración productiva, con el objetivo de dinamizar y tender a equilibrar el comercio bilateral del complejo automotriz.

Flex en debate
Pese a los acercamientos, ambos países están atentos a las condiciones del nuevo acuerdo automotor que vence a finales de junio.
De no ser renovado, se terminaría el libre comercio y la alícuota de 35% que se cobra a los países de fuera del bloque pasaría a incidir también sobre los vehículos y autopartes argentinos y brasileros.
La propuesta de Brasil es extenderlo un año más. Según el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, Mauro Borges, el plazo es suficiente para que sea elaborado un acuerdo definitivo.

El impasse está en la definición del sistema conocido como flex, que regía en el acuerdo hasta el año pasado. Establecía que por cada millón de dólares en vehículos argentinos exportados a Brasil, las fábricas brasileñas podrían vender hasta US$1,95 millón sin pagar impuestos.
Ahora Argentina pide que el sistema sea nuevamente incluido, pero de manera más restrictiva. La propuesta es que Brasil quede exento de tarifas hasta US$1,3 millón en embarques, frente al índice de 1,95 antes permitido. Borges afirma que la relación de 1,30 para el flex sería demasiado baja y no traería alivio a los fabricantes brasileños. Sin embargo confía llegar a un acuerdo.
“Es más que justo que los países defiendan sus posiciones pero tenemos condiciones para llegar a un acuerdo”, señaló.

Artículos destacados