Argentina pone en marcha las negociaciones ante el mediador

Se inicia una instancia clave ante Daniel Pollack, designado por Griesa. En la primera jornada no participarán los holdouts, quienes la semana pasada dejaron ver que aceptarían un pago similar al acordado con Repsol.

Una comitiva enviada por el Gobierno iniciará hoy en Nueva York las negociaciones por la deuda pública que reclaman fondos especulativos ante el mediador Daniel Pollack, designado por el juez Thomas Griesa.

Los secretarios de Finanzas, Pablo López; de Legal y Administrativo del Ministerio de Economía, Federico Thea, y el subprocurador del Tesoro, Javier Pargament, serán los que, junto con los abogados que defienden a Argentina, participarán del primer encuentro con Pollack en Nueva York.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, quien no integrará la comitiva -la que definió como «muy calificada»-, aclaró que en la reunión no estarán los representantes de los holdouts.

Sin embargo, indicó que, al haber «novedades todos los días», su equipo se mueve «de la misma manera» para luego definir «la mejor forma de defender los intereses de la República».

Por su parte, Pollack aseguró, mediante un comunicado, que los abogados del estudio Cleary Gottlieb, que defienden al país, le confirmaron que los representantes de Argentina son funcionarios de «alto nivel».

Con la mirada en el 30
Así, se dará inicio a un nuevo capítulo en el que Argentina deberá llegar a un acuerdo con los holdouts para poder atender la sentencia de Griesa, si es que no quiere caer nuevamente en un default masivo el próximo 30.

El magistrado condenó al país a pagar 1.330 millones de dólares y bloqueó el pago que hizo Argentina mediante una entidad neoyorquina a los bonistas que entraron a los canjes de deuda realizados en 2006 y 2010.

En este escenario, hace tan sólo unos días Kicillof señaló durante su visita a Washington que «Argentina quiere pagar», aunque aclaró que «sobre todo va a pagar su deuda reestructurada, que es un trabajo muy arduo, de mucha negociación».

La orden dictada por la Justicia indica que Argentina debe pagar el monto total en una sola vez y en efectivo, aunque los acreedores adelantaron que podrían aceptar que la cancelación de la deuda se lleve a cabo con un mecanismo similar a los de los casos de Repsol y Club de París, es decir, combinando efectivo y bonos con un vencimiento a largo plazo.

Argentina, por su parte, sostiene la necesidad de que el juez Griesa reponga una medida cautelar, para que se pueda negociar con más tiempo.

Actualmente, el país se encuentra en «incumplimiento» con el pago de su deuda, puesto que los acreedores con títulos reestructurados no pueden cobrar lo que les corresponde debido a que la sentencia de Griesa no permite la circulación de fondos.

Por el bloqueo de los fondos
Europeos iniciaron acciones contra el BoNY

Bonistas europeos iniciaron juicio a Euroclear y Bank of New York por la aplicación de la decisión del juez Thomas Griesa que traba el pago depositado por Argentina.

Según una nota publicada por Tiempo Argentino, «los bonistas europeos pasaron al ataque y ya recurrieron al Poder Judicial de Bélgica con acciones contra las entidades financieras que no procesaron los pagos que realizó Argentina». La nota indica que, en un documento presentado la semana pasada ante el juez Griesa, el equipo legal de los acreedores advirtió de esta decisión y especificó que tanto la ley belga como la de Luxemburgo hacen inaplicable cualquier orden judicial que pretenda restringir la distribución del dinero.

«Los tenedores de bonos iniciaron litigios en Bélgica contra Euroclear y el Bank of New York Mellon Bruselas para obtener una orden que confirme que los mandatos judiciales (emitidos en Estados Unidos) son inaplicables en ese territorio», planteó Christopher J. Clark, abogado de los bonistas.

Los fondos involucrados son Knighthead Capital Management, Redwood Capital Management, Perry Capital, VR Global Partners, Monarch Master Funding, Silver Point Capital, QVT Fund, Quintessence Fund y Centerbridge Partners.

El argumento central utilizado por los bonistas es que el parlamento belga aprobó una ley en 2004, modificando la implementación de un acuerdo continental de 1999 para evitar una situación similar a la actual, pero con los bonos reestructurados en Nicaragua. En esa ocasión, la entidad presionada judicialmente también era Euroclear, pero los legisladores de Bélgica fueron más allá y elaboraron un sistema por el que cualquier otra entidad financiera tanto belga como de cualquier otro país europeo no puede ser limitada en su tarea de distribuir pagos.

Artículos destacados