Argentina pide nuevo stay para poder negociar

KICILLOF. Pidió una medida suspensiva al juez.

Busca así ganar tiempo para discutir con los holdouts sin con ello resignar el pago que debe hacerles a los bonistas que entraron al canje. Pretente condiciones “equitativas, justas y legales”.

El gobierno pidió al juez Thomas Griesa una «medida suspensiva» de la sentencia que obliga a Argentina a pagar a los fondos buitre, en un escrito en el cual advirtió que un rechazo a su pedido puede hacer caer en default la deuda reestructurada y en el que se compromete a negociar el pago con los acreedores.

En su perfil de Facebook y bajo el título: «Dialogando de buena fe», la presidenta Cristina Fernández difundió el escrito que los abogados de Argentina le presentaron al magistrado.
El pedido había sido anunciado por el ministro de Economía, Axel Kicillof, pocos minutos antes de que Griesa designara al abogado Daniel Pollack como mediador en el conflicto.
«Solicitamos una medida suspensiva de la sentencia, que es aquella que obliga a pagar el total de lo adeudado a los fondos buitre al momento de hacer el próximo pago de vencimiento de la deuda argentina (reestructurada) que ocurrirá el 30 de junio», dijo Kicillof.

El pedido es el mismo que se había presentado en octubre de 2012 en la Corte de Apelaciones de Nueva York y que ese tribunal hizo cesar la semana pasada, tras el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos, que denegó la solicitud de revisar esa sentencia.

«Queremos esta medida para que la Argentina pueda continuar pagando normalmente a los bonistas de la reestructuración y en paralelo que podamos llevar un diálogo en condiciones equitativas, justas y legales», explicó el ministro.

Kicillof aclaró que el Gobierno necesita «poder pagar el próximo vencimiento» de los bonos Discount por unos 900 millones de dólares a los tenedores que habían ingresado a los canjes de 2005 y 2010 propuestos por el país. Dijo además que Argentina acordó con los acreedores que aceptaron los canjes condiciones que están en los contratos y que el Gobierno «quiere seguir cumpliendo».

«Además, hay condiciones que señalan que no se les puede pagar a otros acreedores más que lo que se les paga a los que entraron al canje», dijo el funcionario en referencia a la denominada cláusula Rufo, que vence en diciembre de este año.

Cumplir con los bonistas
Al presentar la carta que le enviará al juez neoyorquino, el ministro de Economía ratificó que el Gobierno quiere cumplir con «el 100% de los bonistas», en línea con lo expresado por la Presidenta en el acto por el Día de la Bandera el viernes último.

«Queremos pagarle al 100% de los bonistas en condiciones equitativas, justas y legales, en el marco de la Constitución, de las leyes y de los contratos que asumió con los bonistas reestructurados», enfatizó el titular del Palacio de Hacienda.

La presentación argentina advierte de que «no está en condiciones de pagar a los demandantes en su totalidad a algunos acreedores y no a otros».

El país señaló también que no puede violar la denominada clausula RUFO, que la obliga hasta el 31 de diciembre a no pagar al contado la deuda en default ni otorgar a los deudores mejores condiciones a la que otorgó en los dos canjes de deuda, de 2005 y 2010.

Artículos destacados