Apyme vuelve a enarbolar la bandera en la lucha por el cierre dominical del comercio

Eduardo Fernández, presidente de la Asamblea de pequeños y medianos empresarios, recordó que se brega por esta medida desde fines de la década del 90, cuando también se pretendía que se regulara la instalación de las grandes superficies comerciales. Entiende que es una iniciativa de difícil instrumentación si no se consigue que se apruebe una ley nacional. Ya hay algunas localidades provinciales donde ya se materializa este descanso semanal.

Algunas localidades provinciales se sorprendieron con las consecuencias que tuvo reimplantar el cierre de los comercios los días domingos. Fue el caso de San Justo, localidad de la provincia de Santa Fe, en donde la calesita de la plaza principal fue la primera que retomó su recorrido sin fin. Otras ciudades fueron testigo de que sus bares, boliches y confiterías concentraran gran cantidad de personas los sábados por la noche, situación que -según indicaban- hacía tiempo no ocurría.

También hubo dirigentes que hicieron mención del reencuentro de la familia en el almuerzo del domingo.

Preservar la calidad de vida de la población, el bienestar de los trabajadores y el resguardo de las pequeñas y medianas empresas -que son la mayores dadoras de empleo y dinamizadoras de las economías locales en Argentina-, son las razones que llevan a la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) a retomar la batalla y a recordar su posición a favor del cierre obligatorio de los comercios durante el día domingo, medida que resisten las grandes superficies comerciales.

“Es una regulación por la que venimos peleando desde fines de la década del 90, cuando también intentábamos que se regulara la instalación de las grandes superficies comerciales”, recordó a Comercio y Justicia el presidente de Apyme, Eduardo Fernández.

Esta asociación ha sido pionera en la lucha contra lo que considera “indiscriminada” instalación de las grandes superficies comerciales en todo el país, “práctica que fue creciendo a expensas de las pymes y las economías locales durante los años posteriores”.

Es que ella considera que precisamente a raíz de la modalidad horaria que impusieron las grandes superficies y cadenas comerciales las pymes minoristas, “exceptuando algunos rubros tradicionales”, se vieron en su mayoría obligadas a abrir los domingos para “subsistir”.

“Las grandes cadenas comerciales, fuertemente concentradas, no hacen aportes significativos a la localidad en materia laboral y tributaria, no consumen producción regional ni concretan inversiones en las zonas en que se instalan”, expresa Apyme, y agrega que el cierre dominical es una medida “justa y necesaria, en línea con una regulación efectiva de las grandes superficies y cadenas en todo el país, de acuerdo con los objetivos de democratización económica, preservación del trabajo digno y defensa de las pymes y las economías regionales”.

Falta una ley nacional
En referencia a lo que considera necesario para que el cierre del comercio se vuelva una realidad, Fernández mencionó una ley nacional. “Va a ser la única forma en la que vamos a lograr que las grandes superficies se sumen a la iniciativa”, consideró al explicar que la instrumentación de la medida jurisdicción por jurisdicción “es muy difícil de llevar a cabo”.

Las que ya se sumaron
La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) es otra de las instituciones que, en el ámbito nacional, impulsa la misma iniciativa. En ese sentido, ha logrado la firma de distintos actores de la sociedad (candidatos a ocupar cargos políticos, legisladores, representantes de sindicatos regionales de comercio y empresarios) y hasta el propio papa Francisco, quien avaló “la humanización del trabajo”.

En esta lucha en la que se unieron Apyme y CAME, enarbolando la bandera del cierre dominical, ya se sumaron casi 60 ciudades de la provincia de La Pampa, donde el comercio no abre al público los domingos a partir de la implementación de la ley provincial 2717.

En un relevamiento realizado por la CAME se informó que en Santa Fe también se unieron San Carlos, San Justo, Sunchales, Ceres y Avellaneda; y que en Buenos Aires adhirieron Tres Arroyos y Azul.

En Córdoba, en tanto, Arroyito, Laboulaye, Miramar, Pilar y Villa del Rosario son las localidades donde ya se implementa la medida.

Finalmente, Concepción del Uruguay (Entre Ríos) y Caucete (San Juan) son las ciudades que completan el listado de las jurisdicciones en las que ya se instrumenta el cierre del comercio, de acuerdo con la información que difundió la entidad nacional.

Artículos destacados