Anticipan recesión por escaso margen para aplicar políticas activas

MARY ACOSTA, Economista

La comisión asesora de Economía del CPCE indicó que se atraviesa una etapa contractiva con “posibilidades ciertas” de que se prolongue hasta fin de año debido a la falta de fondos del Gobierno nacional para imponer medidas expansivas como las de 2009.

La comisión asesora de economía del Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CPCE) de Córdoba anticipó las “posibilidades ciertas” de que la actividad ingrese en recesión, debido al escaso margen de maniobra que tiene el Gobierno nacional para intervenir por medio de políticas fiscales expansivas como se realizó en la crisis de 2009.

“No hay grados de libertad para aplicar políticas activas. Se necesitan fondos que no hay en la actualidad”, destacó Mary Acosta al momento de exponer el análisis de coyuntura de la entidad profesional.

“Hace tres años ya que el Gobierno se financia con aportes del Tesoro y se refinancia con diferentes organismos públicos. Además, hay muy pocas posibilidades de que se generen nuevos ingresos, y se está notando en la recaudación impositiva como están mermando los aportes tributarios debido a la baja de la actividad”, agregó para hacer referencia a la poca disponibilidad de divisa para aplicar políticas activas.

Según describieron los economistas, el actual escenario está marcado por la alta inflación que “lleva al menos 18 meses de suba, que se sumó a la decisión de anclar el tipo de cambio para frenar la inflación. No dio ningún resultado, al contrario”, dijo Acosta, y agregó: “El deterioro del tipo de cambio real y la pérdida de reservas empujó al salto devaluatorio de enero que provocó una baja del consumo, de la producción y de la confianza del consumidor, además de una pérdida de poder adquisitivo del salario, nula generación de empleo (con perspectivas de más desocupación) y aceleración de la inflación”.

La devaluación –subrayó- tuvo efectos “nefastos” en la vida diaria. Añadió que recién ahora, por el lado de la balanza comercial, deberían empezar a verse algunos signos positivos como efecto de la devaluación.

En este contexto complejo, apuntaron como aspectos positivos la cosecha récord, los altos precios internacionales, el acuerdo con el Club de París y la posibilidad de acceso a los mercados internacionales.

Guillermo Pizarro, otro de los especialistas, aportó que las expectativas negativas están jugando un rol clave en la economía, al igual que la baja confianza en el equipo económico. “Afectan la actividad, el consumo y las inversiones”, concluyó el economista.

Artículos destacados