Anticipan cosecha récord y escenario favorable al agro

Las primeras estimaciones hacen prever un buen resultado comparativo tanto de soja como de maíz. No tanto así en el caso del trigo, cultivo que no se vio afectado por la sequía pasada, por lo que se cree que el desempeño positivo será escasamente significativo. Calculan mejores márgenes

La cosecha agrícola de la campaña 2018/19 alcanzará 140 millones de toneladas, con un nuevo récord histórico, producto del fuerte avance de la producción de maíz y de soja, según se señaló en la primera estimación del Sector Agrícola elaborada por IES Consultores.
En tanto, los operadores esperan que el trigo crezca (en volumen) comparativamente poco, ya que la sequía no afectó ese cultivo el ciclo pasado.
“Los buenos pronósticos climáticos para el actual ciclo y la mayor rentabilidad, en línea con la devaluación del peso, hacen prever una trilla récord y un aumento de las inversiones del sector”, se consignó en el trabajo difundido ayer.
“Las perspectivas para el ciclo agrícola 2018/19 plantean un escenario más favorable para el sector, que recuperará volúmenes tras la fuerte sequía que afectó la última campaña, acompañada por la mejora de los márgenes brutos y por un tipo de cambio más favorable para el sector”, dijo Alejandro Ovando, director de IES Consultores.

La producción agrícola fue de 112,4 millones de toneladas en el ciclo 2017/18, con una caída de 17,7% respecto del ciclo anterior por el efecto de la falta de precipitaciones y el estrés hídrico de los suelo, caracterizándose por la mala calidad de los cultivos y un bajo rinde medio.
“La campaña agrícola 2018/19 está en marcha a lo largo del país, en una etapa que combina el inicio en octubre de la recolección de la cosecha fina (trigo y cebada), y la siembra de la cosecha gruesa (maíz y soja como principales cultivos)”, recordó el trabajo.
Si bien los analistas esperan un crecimiento del área sembrada total, con la soja que recupera algo del terreno perdido (tras la fuerte sequía que afectó su cosecha el ciclo pasado), en un contexto en el que también crecerá la siembra de cereales, “habrá que ver cómo impacta la reciente imposición de retenciones a las decisiones de siembra de los agricultores (entre maíz y soja)”, advirtió el informe.

En el ámbito mundial, agregó, “las proyecciones para la campaña que comienza, según el reporte de septiembre del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en ingles), exhiben volúmenes de producción menores para el trigo (por problemas climáticos entre los principales productores) y un aumento en la cosecha global de maíz y soja”, aunque, en el caso del maíz, consigna que “caerán las existencias finales por el mayor consumo, lo que dejó una coyuntura de mayor firmeza para los precios de los cereales (trigo y maíz)”.
Por otra parte, advirtió que “seguirá la volatilidad en los precios de la soja por la guerra comercial entre China y los Estados Unidos”.
Con relación a las retenciones temporarias de 12% aplicadas por el Gobierno nacional a las exportaciones de todos los bienes, el trabajo indicó que, en el caso del sector agrícola, “a pesar de la mayor carga tributaria, los márgenes brutos no se verán afectados, ya que la ganancia cambiaria atenúa el impacto de las retenciones”.
Finalmente, consideró que “la medida impuesta implica exportar a un tipo de cambio de $4 menos que la cotización oficial, que es una paridad competitiva”.

Artículos destacados