Al límite, EPEC y cooperativas alistan alza de tarifas; Nación extendería cepo

El presidente de la firma estatal admitió que analizan una presentación. En tanto, Fecescor y FACE elevarán la semana próxima una nota al Ersep pidiendo incrementos. Las cooperativas advirtieron de su preocupación por su situación económico financiera. Para EPEC se hace insostenible un escenario sin ajuste en función del alza de costos. En ambos casos, no adherirían a un nuevo convenio para congelar tarifas en 2015, tal como prepara la Nación.

Por Alfredo Flury – [email protected]

La Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC) y las cooperativas eléctricas nucleadas en Fecescor y Face preparan sendos pedidos de incremento de tarifas eléctricas ante el Ente Regulador de los Servicios Públicos (Ersep) luego de evaluar la imposibilidad de sostener la estructura de costos con precios congelados desde el año pasado.

La posibilidad de un aumento tarifario fue admitida ante Universidad 580 por el presidente de la EPEC, Jorge González, quien no obstante por ahora la puso en un plano de “alternativa” para afrontar la situación. Diferente fue la postura de las cooperativas. Tanto Luis Castillo, titular de Fecescor, como Luis Pozzo, presidente de FACE, coincidieron en que la situación se torna insostenible para algunas entidades y que el aumento de tarifas es clave para revertir la tendencia.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

De hecho, que ambas entidades presentarán la semana próxima un planteo al Ersep solicitando abrir el expediente que debería desembocar en las audiencias públicas para debatir la suba tarifaria.

Con todo, ni Castillo ni Pozzo arriesgaron eventuales porcentajes. Por lo pronto, al Ersep ya ingresaron pedidos concretos de algunas cooperativas solicitando nueva tarifa, mas allá del planteo general que harán las federaciones.

En el caso de EPEC, si bien el titular de la compañía fue más cauto, la situación es parecida.

Tanto la empresa provincial como las cooperativas están “atadas” al acuerdo marco de Convergencia Tarifaria nacional firmado oportunamente con el Ministerio de Planificación Federal.

Ese acuerdo estipula que las distribuidoras eléctricas se comprometen a congelar sus tarifas en 2014 a cambio de un aporte de la Nación para obras en Distribución.
En el caso de EPEC, los fondos prometidos alcanzan 160 millones de pesos; y 100 millones para las cooperativas.

Con todo, a poco más de 60 días de concluir el acuerdo, tanto EPEC como las cooperativas han recibido sólo 10% de los fondos comprometidos.
Concretamente, González admitió que la Nación sólo envió un anticipo de 15 millones de pesos. En tanto, Castillo y Pozzo señalaron que los giros desembolsados para ese sector llegaron a 10 millones de pesos.

En ambos casos, hay obras licitadas para ejecutar esos programas cuyos fondos aún no fueron remitidos.

Según trascendió, el exiguo monto girado obedecería a que EPEC mantiene deudas con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa).

En esta instancia, las cooperativas, como clientes de la EPEC en la compra de energía, quedan “pegadas” al supuesto castigo a la eléctrica provincial.

Pero mas allá de la demora en la ejecución de los recursos, el ingreso al plan de Convergencia Tarifaria resultó definitivamente ruinoso tanto para EPEC como para las cooperativas.

Los números son concluyentes. En el caso de la EPEC, los 160 millones de pesos prometidos por la Nación para obras, aun si hubieran llegado íntegramente, representan apenas un “vuelto” en el marco de un presupuesto que, para este año, estimó fondos por 7.516,2 millones de pesos.

De ese monto, 2.058,02 millones de pesos eran sólo para el pago de sueldos a los más de 3.800 empleados.

Pero este año hubo una suba salarial, de 30,6 por ciento escalonado.
El costo fiscal de ese aumento se ubicó en torno a 500 millones de pesos. En tanto, en enero la empresa deberá afrontar el pago de la Bonificación Anual por Eficiencia (BAE), que insumirá más de 300 millones de pesos, seguramente a cancelarse en cuotas.

Antes, probableamente el mes próximo, EPEC debería pagar un bono a sus empleados, en línea con la Provincia. De replicarse los 1.500 pesos, sólo para los activos el aumento representa un costo fiscal de 5,8 millones de pesos, casi la mitad del monto que giró la Nación para obras en todo el año por el “cepo” a las tarifas. Este plus también debería ser afrontado por las cooperativas.

A esos costos tendría que sumarse el aumento general de precios de insumos y redeterminación de valores pedidos por las contratistas en obras en marcha. Ni hablar de la asistencia que ya recibe la EPEC de la Provincia para pagar todos los meses el bono en dólares emitido por la central Pilar.

En tanto, un incremento de tarifa hoy, por ejemplo de 10 por ciento, implicaría unos 400 millones de pesos extras al año. En esa línea, 25 por ciento -por ejemplo- que estaría por debajo de la inflación, le aportaría a la compañía unos mil millones de pesos anuales, por cierto de aplicarse de una sola vez y desde enero.

La ecuación es clara y exime de mayor análisis. O se ajustan costos y se hace más eficiente la empresa o se aumentan tarifas como complemento, o bien la Provincia subsidia. Las alternativas no van mucho más allá.

Para peor, fuentes consultadas admitieron que la Nación analiza prorrogar el plan de Convergencia Tarifaria para 2015.

“No hay forma de adherir otra vez. Es imposible sostener una estructura de costos semejante con tarifas congeladas y fondos para obras que ni siquiera llegan”, señaló una fuente del mercado eléctrico muy al tanto de la situación de EPEC y las cooperativas.

Pero las urgencias muchas veces no se condicen con el contexto que marca la realidad. Un pedido de aumento de tarifas por la EPEC a horas de un apagón que dejó a 400 mil usuarios “sin luz” sería “echar más leña al fuego”, admitieron las fuentes contactadas.

En todo caso, las cooperativas “harán punta” la semana próxima y la EPEC presentaría un planteo probablemente en 15 días. Luego se verá qué postura tomará la Nación.

Artículos destacados