Advierten que se frenó la pérdida de empleos

Tras atravesar un proceso de destrucción de puestos de trabajo iniciado a finales de 2008, la economía argentina detuvo lentamente la pérdida de empleos en sectores claves como la industria y la construcción. Así lo reveló un estudio privado que atribuyó el freno al esfuerzo de retención de personal por parte de las empresas. El trabajo indicó además que la retracción de los puestos de trabajo “no parece haber sido muy grave si se toma como referencia la caída del nivel de actividad” que ocurrió en los últimos trimestres y consideró que “es posible que haya algún crecimiento -bien que exiguo- de la ocupación en el último trimestre” de este año.
Dado que los datos aportados por el Indec resultan muchas veces sospechados -principalmente los relativos a inflación-, la difusión de estudios de consultoras privadas reputadas en el estudio de la situación laboral y social resulta importante para conocer el impacto de la crisis. Tal es el caso de este trabajo de Sel Consultores -dirigida por Ernesto Kritz-, uno de los centros de estudios con mayor trayectoria en el país en el abordaje de cuestiones sociales.

Destrucción y estabilización
Según el trabajo, la economía argentina sufrió desde octubre de 2008 hasta junio de este año un proceso de destrucción de puestos de trabajo, inclusive en el sector formal. Pero el examen de cada trimestre respecto del previo mostró que, tanto en la industria como en la construcción, “esta fase parece estar concluyendo” y la pérdida de empleos se recortó.
Las previsiones de las firmas líderes también confirmaron esta situación, porque aumentaron levemente (0,4%) las expectativas de incorporación de personal, tras caídas permanentes desde enero de 2008.
De todas maneras, la consultora subrayó que, a pesar de este freno en la destrucción de puestos de trabajo, “la pérdida acumulada de empleos desde el cuarto trimestre del año pasado supera 5% en la industria y 7,5% en la construcción”. Aun así, consideró que a diferencia de otros períodos recesivos “esta vez la pérdida de empleos no es muy larga” y “no parece haber sido muy grave si se toma como referencia la caída del nivel de actividad”.

El esfuerzo empresarial
Sel Consultores consideró que el freno en la destrucción de empleos se debió a que los empresarios, en medio de un escenario recesivo, “han tratado de evitar, o cuando menos morigerar, la reducción de la dotación estable” de trabajadores y priorizaron “preservar su capital humano”. En ese sentido, resultó un importante antecedente la experiencia de la salida de la crisis de 2002, cuando la escasez de operarios de competencias adecuadas se convirtió en una restricción para el crecimiento de los negocios.
“Algunas lo lograron con la ayuda de subsidios para el pago de parte de la nómina, otorgados por el Estado a cambio de no disminuir la dotación, pero la mayoría lo hicieron recurriendo a otros mecanismos más suaves de ajuste”, indicó el estudio.
Entre las estrategias utilizadas por las empresas se impusieron la reducción de horas extras -puesta en práctica en dos de cada tres empresas- y el congelamiento de vacantes -que en agosto pasado estaba aún vigente en 40% de las firmas-.
El menú de medidas incluyó otras como la revisión de las remuneraciones variables o la reducción de beneficios. “

Artículos destacados