Advierten que costos laborales crecerán entre 8 y 19% en 2010

A partir de una inflación anual de 25%, un informe del Iaraf traza distintos escenarios según los incrementos salariales y el valor del dólar. De cualquier manera, el costo laboral industrial, corregido por productividad; se incrementará con respecto a 2009.

Buscando analizar la competitividad de la industria en Argentina, un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), advirtió que el costo laboral por unidad de producto, medido en dólares, se incrementará este año entre ocho y 19% respecto de 2009.

El estudio sobre “Costo laboral argentino por rama industrial” determinó que, considerando una inflación anual de 25%, un incremento del salario en pesos en línea con la suba de los precios y  un tipo de cambio proyectado en 4,1 pesos por dólar, la industria encontraría su costo salarial en un nivel general muy cercano al existente previo a la devaluación de 2002, es decir en 94%.

“Si se estuviera en una situación de atraso de los salarios reales industriales (incremento de 20%), el costo laboral se incrementaría ocho por ciento con respecto al valor asumido durante 2009, ubicándose en un nivel equivalente a 91% de su valor del año 2001”, indicó el informe.

En tanto, si esos haberes se ajustaran para fines de 2010 un 25%, la industria se enfrentaría a un costo laboral por unidad de producto menor al existente a fines de 2001, registrando un incremento de 13% con respecto al año 2009.

Finalmente, “un incremento salarial de 32% supondría un costo laboral que alcanzaría el mismo nivel existente en el cuarto trimestre del año previo a la devaluación, registrando un incremento de 19% con respecto al año anterior”.

Para la estimación se contempló la tendencia registrada en la productividad de las distintas industrias.

Cabe destacar que ante un alza salarial mayor, el costo laboral industrial en dólares resultaría mayor. “Adicionalmente, el costo laboral unitario en dólares sería menor si se considerara un tipo de cambio mayor al supuesto y viceversa”, se indicó.

En consecuencia, “se puede apreciar que el nivel general de la industria encontraría su costo salarial en uno muy cercano al previo a la devaluación, en 94% con respecto a dicho año”, concluyó.

Por sectores
De acuerdo con el informe, sólo ocho ramas industriales se encontrarían por debajo del nivel general, entre las cuales se pueden destacar los de “fabricación de vehículos automotores, remolques y semirremolques” (64%), “Fabricación de metales comunes” (83%), “Fabricación de maquinaria y equipos” (84) y “Fabricación de sustancias y productos químicos” (91%).

Por el contrario, existirían trece ramas industriales que observarían un costo salarial por encima del nivel general de la industria, y once de ellas superarían el costo salarial unitario en dólares que observaban en 2001. En este grupo pueden destacarse las industrias de “Fabricación de productos alimenticios y bebidas “(99%), “Fabricación de equipos de transporte” (103%), “Fabricación de productos textiles” (113%) y “Fabricación de productos elaborados de metal excepto maquinaria y equipo” (122%).

¿Y la productividad?
Finalmente, el informe concluyó que “independientemente del ajuste en materia salarial, el costo laboral industrial en dólares, corregido por productividad se incrementaría con respecto a 2009, ya que todo incremento se encontraría vinculado a compensar la pérdida de poder adquisitivo, y no encontraría su justificación en alza de productividad”.

“Sólo podrían mantenerse el costo laboral por unidad de producto del año 2009, si actualizasen los salarios pagados en función del incremento de la productividad y no en función de la inflación, es decir, que se generase un atraso salarial considerable o se incrementaran las inversiones de capital de manera tal de incrementar la productividad del factor trabajo”, indicó.

Artículos destacados