Advierten que alza en salarios exigirá bajar gasto provincial para sostener el equilibrio

Un aumento del 10% en las partidas salariales para los empleados públicos a partir de febrero en la Provincia requerirá reducir un 2% los gastos no automáticos para 2009, con el fin de no caer en déficit fiscal, en un escenario donde los ingresos totales trepen un 15% en el año.
El dato es parte de las conclusiones del análisis efectuado por Marcelo Capello, economista jefe del Ieral de Fundación Mediterránea, en el marco de la presentación efectuada ayer en el primer almuerzo del año organizado por la entidad.

Capello, quien elaboró el informe en conjunto con investigadores del Ieral, arranca con un análisis crítico de las cuentas públicas nacionales que, no obstante, cerrarían el año con un superávit del 2,5% del PIB. Asimismo, analiza la capacidad de pago de los vencimientos para 2009 y habla de dificultades para cumplir los compromisos en 2010. En cuanto a las provincias, refiere al difícil escenario fiscal. En el caso de Córdoba, estima un cierre del ejercicio 2008 con leve superávit y traza un panorama complejo en caso de avanzar en aumentos salariales por encima del 10%.

En tanto, el informe plantea la necesidad de una amplia rediscusión del régimen de reparto de fondos a las provincias. En ese marco, estima que Córdoba resignó en 2008 un total de $ 2.355 millones de pesos, producto de impuestos no coparticipables e inclumplimientos de la Nación.

Artículos destacados