Advierten de que no hay que esperar que Brasil sume al PIB argentino

OPTIMISMO. Con cautela,el sector espera que se sostenga la mejora.

La consultora Ecolatina dijo que el principal socio del Mercosur afronta problemas estructurales y tiene poco margen de maniobra para hacer política fiscal expansiva que influya positivamente en Argentina. Giorgi y Kicillof, sin embargo, firmarán el miércoles un protocolo automotor con funcionarios de Dilma Rousseff.

El desempeño de Brasil para lo que resta de 2014 y el año próximo “no luce auspicioso”, por lo que se especula que no traccionará positivamente la economía argentina -como sí lo hizo en otras oportunidades- según lo puso de manifiesto un trabajo elaborado por la consultora Ecolatina con base en datos proporcionados por una de sus socias en la Alianza Latinoamericana de Consultorías Económicas (Laeco), la brasileña Tendencias.

De acuerdo con esta organización, la performance del país vecino no será tan buena como en el pasado. Su PIB sólo ha crecido en términos desestacionalizados, en el primer trimestre del año 0,2%, y se proyecta una mejora en la actividad de sólo 1,5% para todo 2014. La actividad industrial, en tanto, se contrajo 1,2% interanual durante los cuatro primeros meses, y eso pese a los esfuerzas del Gobierno de Dilma Rousseff por estimular la actividad mediante exenciones impositivas, subsidios y crédito barato, herramientas con las que se especula que no contará la gestión en el futuro cercano debido a los problemas fiscales generados en Brasil.

“Es que en los últimos años se verificó un pronunciado deterioro en las cuentas públicas”, indicó Ecolatina que refirió que el resultado primario como porcentaje del PIB brasileño se redujo de 3,1% en 2011 a 1,9% en 2013.

“Otro factor clave para la actividad local es la evolución del real brasileño”, remarcando luego que, “conforme se acerquen las elecciones (Brasil elige presidente en octubre próximo) es probable que aumente la volatilidad del tipo de cambio nominal”.

Por todo ello, Ecolatina advirtió que Argentina deberá “sortear sus dificultades” sin contar con la ayuda de una mayor demanda externa de Brasil, el mayor socio del Mercosur.

La consultora analizó que “el poco dinamismo de la economía del vecino país responde a problemas estructurales como un tipo de cambio poco competitivo, un abultado déficit en cuenta corriente y un margen acotado para hacer política fiscal expansiva”.

“Con este escenario, es probable que en el corto plazo Brasil no traccione significativamente la economía real argentina, por lo que tendremos que sortear nuestras dificultades si contar con un incremento sustancial de la demanda externa”, se indicó.

El trabajo sostiene que Argentina transita un escenario recesivo con aceleración de la inflación, que podría extenderse a 2015 y Brasil, si bien el año pasado mostró una mejora respecto de la débil performance de 2012, todavía se encuentra lejos de la bonanza de 2007-2011”.
“Todas las miradas están puestas en Brasil no sólo por el Mundial sino por cómo influirá en su economía, y en Argentina también hay expectativa sobre un mayor dinamismo del país vecino ya que se concibe como una oportunidad para apuntalar la alicaída demanda externa”, explicó. “Dada la estrecha relación comercial bilateral, el repunte y dinamismo de Brasil siempre es buena noticia para la economía argentina, y más aún si transitamos un contexto recesivo, pero sin embargo, esas expectativas no se condicen con la realidad de Brasil”, añadieron, por lo que “tendremos que sortear nuestras propias dificultades sin contar con la ayuda del vecino”.

Comercio bilateral
De acuerdo con los datos publicados por el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior (MDIC) brasileño, las relaciones comerciales con el principal socio del Mercosur continúan por un sendero decreciente, registrando en mayo una caída de 21,4% respecto al mismo mes del año pasado. De esta manera cierra por octavo mes consecutivo a la baja y acumula en lo que va del año una caída de 19,5%, según informó Abeceb.com.

La caída en el volumen se explica por una baja tanto en las compras como en las ventas de Argentina a Brasil. En cifras, el quinto mes del año registró 1.355 millones y 1.257 millones de dólares respectivamente, lo que representan disminuciones de 25,8% y de 16% contra el mismo mes de 2013. En el acumulado a mayo, contrastando contra el año pasado, se registran descensos de 19,3 % para las importaciones argentinas desde Brasil y del 19,9% para las exportaciones.

Sin embargo, se destacó que las mayores bajas en los últimos meses corresponden a las compras de Brasil, alcanzando así el décimo mes consecutivo en caída con un promedio que ronda 20% de retracción interanual.

Nuevo encuentro
El miércoles podría firmarse acuerdo hasta 2015

La ministra de Industria, Débora Giorgi, y su par de Economía, Axel Kicillof, se reunirán el miércoles con el ministro de Industria brasileño, Mauro Borges, para cerrar un acuerdo en el sector automotriz y equilibrar la balanza comercial que el año pasado fue favorable al vecino país en 3.100 millones de dólares.

La discusión pasa, entre otros puntos, porque Argentina quiere que Brasil exporte entre 1,3 millón y 1,4 millón de dólares, por cada millón de dólares en autos que Argentina envíe a ese país. Brasil, en tanto, pretende que esa relación se estiré hasta dos millones de dólares.

“Un punto de acuerdo sería en torno a 1,6 ó 1,7 (millones de dólares), habrá que seguir hablando”, explicó a la agencia Télam una fuente que participó en la negociación de la semana pasada y consideró que “como sea, se va a alcanzar un entendimiento para un período de transición, hasta 2015, y en ese año elaborar otro régimen automotriz hasta 2020”.

Otro punto a tratar es la propuesta Argentina para que Brasil adquiera menos autopartes en países extra Mercosur.

Artículos destacados