Advierten de que el aumento del PIB no alcanza para sumar desarrollo

Garzón. Cerró su presentación con una frase que dice que ninguna sociedad puede florecer si gran parte de sus integrantes es pobre.

Juan Manuel Garzón destacó los contrastes que se desprenden entre el 50% de incremento de la actividad económica nacional desde 1998 y el no descenso de los niveles de pobreza que aprisionan a la misma cantidad de argentinos desde ese año. Falta cumplimentar requisitos culturales, económicos y políticos.

En un nuevo almuerzo de coyuntura, el presidente de la Fundación Mediterránea, Martín Amengual, reiteró la necesidad de combatir los problemas que Argentina acumuló en las últimas cuatro décadas. En ese sentido, volvió a hacer mención de la propuesta que realizaron sobre la creación de 7,5 millones de puestos de trabajo que implicarían la creación de 300 mil pymes.

“Pero para eso hay que hablar de lo que no se habla”, dijo al hacer un paralelo con la película argentina De eso no se habla, y reiteró sus ideas sobre el “progresivo e imparable aumento de la pobreza” pero esta vez haciendo foco en el “gran deterioro cultural, que se fue insertando de forma solapada, imperceptible, subvirtiendo muchos valores de la sociedad, que nos hacen pensar que hay cosas que son lógicas cuando en realidad no lo son”.

En ese sentido, consideró que es oportuno plantearse “que estas cosas hay que cambiarlas y para eso hay que instalarlas, empezar a hablarlas”.

En el subdesarrollo
Siguiendo la línea marcada por el titular de la Mediterránea, Juan Manuel Garzón -director del Ieral- brindó detalles sobre aquellos problemas que afectan a Argentina luego de cuatro décadas,y que la dejan lejos de los indicadores de desarrollo en relación con otros países del mundo.

En ese sentido, explicó que un economista inglés consideraba que una economía estaba atravesando una fase de desarrollo cuando lograba dar respuestas positivas a tres preguntas: ¿Qué ha pasado con la pobreza?; ¿qué pasó con la distribución del ingreso? y ¿qué pasó con el desempleo?

“Entre 1998 y 2013 la actividad económica creció más de 50% y el Producto Interno Bruto (PIB) por habitante más de 30%, según el Indec. Las ventas de autos en 2013 más que duplicaron las de 1998. Asimismo, 1,5 millón de argentinos se tomaron un avión en 2013 para irse de vacaciones al exterior. Por el contrario, los niveles de pobreza (26%) e indigencia (5,8%) actuales son similares a los de 1998. Esto es, 2,4 millones de argentinos vivieron con menos de 23 pesos diarios durante el año pasado”, repasó el economista.

“La historia, la experiencia muestran que el crecimiento no es suficiente para mejorar la calidad de vida de los segmentos más vulnerables. Debemos trabajar en la construcción de una estrategia de desarrollo”, dijo, y agregó: “En algo coinciden los estudios más modernos y es en que no se trata sólo de una cuestión puramente económica, los disparadores y sostenedores del desarrollo son multicausales. Tienen que ver con factores culturales, políticos y económicos. Éstos deben estar alineados de manera tal que propongan transformaciones que lleven al desarrollo”, indicó.

Acto seguido, enumeró dentro de los requisitos culturales la necesidad de una actitud pro trabajo, un rol activo de la mujer, los valores morales de las elites y el altruismo de la comunidad, entre otros. Dentro de los requisitos económicos, la defensa de los derechos de propiedad, la estabilidad de la moneda, la competencia en los mercados, la profundidad del sistema financiero, el rol efectivo del Estado, la promoción del comercio y la red pública de contención social, entre otros. Finalmente, entre los políticos consideró necesarios la división de responsabilidades y poderes, la alternancia, la independencia de grupos de poder, la honestidad y transparencia y la idoneidad en cargos públicos.

“Así se facilitan las transformaciones estructurales e institucionales que llevan al desarrollo económico”, concluyó Garzón.

Julio Cobos
“Lo unico que debe tener corto plazo es el gobierno”

Invitado a participar del Ciclo de Voces Federales que lleva adelante la Fundación Mediterránea, en la que invitan a disertar a referentes políticos de distintos partidos, el ex presidente Julio Cobos consideró que “lo único que tiene que tener corto plazo en este país es el Gobierno nacional”. En ese sentido, el también ex gobernador de Mendoza recordó que en esa provincia los mandatos duran sólo cuatro años, “lo que nos obliga a abocarnos a lo importante para no pensar en cómo nos van a reelegir”. Destacó Cobos: “La alternancia es democracia, rompe estructuras. Obliga a generar políticas de Estado”.

Al seguir con la línea de los expositores que lo antecedieron, Cobos -casi lanzado en la camapaña presidencial para 2015- consideró que “el país no puede desarrollarse con la economía que tenemos” y, en ese sentido, consideró fundamental darle batalla al proceso inflacionario. “El país no puede crecer ni desarrollarse con los niveles de inflación que tenemos”, disparó, y agregó: “Lo que necesitamos es previsibilidad. Hay que sostener la inversión y las exportaciones”, indicó.

En otra instancia de su discurso, también sostuvo que “al país hay que hacerle una reforma tributaria”. Y fustigó -al hacer mención al vacío que deja la oposición en el Congreso para dar un debate-: “Con la inflación que hay, que no se actualicen los mínimos no imponibles de Ganancias no es más que una viveza del Gobierno”.

Otros indicadores

Garzón hizo mención de que lo que diferencia a una pesona pobre de una no pobre es la posibilidad de acceder a un empleo de calidad. “Eso puede deberse a que la economía no creó la cantidad suficiente y/o a que la persona no reúne las condiciones para acceder a ese empleo”, dijo. Destacó uno de los requisitos culturales que son necesarios para un país desarrollado: la educación. “La OECD realiza las famosas pruebas PISA, en las cuales mide los resultados educativos de 60 países en la escuela media. En matemáticas, nosotros estamos en el puesto 54”, recalcó.

Artículos destacados