Acuerdan fondeo y se inician los gasoductos

El convenio con el Bndes de Brasil se firmaría el jueves en la embajada de ese país. De concretarse, la Provincia aportaría fondos propios para iniciar los trabajos “antes de fin de año”. El megaproyecto tiene un plazo de ejecución de 24 meses.

La obra de los gasoductos troncales en el interior provincial, que fue adjudicada y contratada hace un año y medio, comenzaría finalmente “antes de fin de año”, con fondos propios a la espera de los desembolsos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) de Brasil, que comenzarían a “gotear” a comienzos de 2010.

Los trabajos, que se iniciarán con obras en terrenos “ya liberados”, vinculados a la traza definitiva de los ductos, será ejecutada por la constructora brasileña Andrade Gutiérrez y las nacionales Iecsa y Britos, y tendrá un costo de 350 millones de dólares.

El dato fue admitido a Comercio y Justicia por fuentes del Ejecutivo provincial, quienes no obstante supeditaron el adelanto de fondos propios a que primero se firme el acuerdo con el banco brasileño.
En ese sentido, fuentes consultadas por este medio aseguraron que el acuerdo se firmaría el jueves próximo en la delegación diplomática de Brasil en Buenos Aires.

Con todo y a tenor de que el acuerdo por el financiamiento se viene dilatando desde hace meses, en el Ejecutivo provincial buscaron bajarle el perfil al tema y prefirieron no avanzar hasta tanto se rubrique el vínculo.

Puntualmente, la idea es que ese día se firme el convenio entre el Bndes y la Provincia para el fondeo ya acordado en su momento (atado al contrato con los adjudicatarios), aunque ahora con el aval del Banco Nación y con el visto bueno del Banco Central, con la aprobación del convenio de reciprocidad exigido para este tipo de trámites.

De acuerdo con el contrato firmado oportunamente con las adjudicatarias, las obras de los gasoductos troncales, con una extensión superior a 1.600 kilómetros, se dividirán en tramos que  abarcan el norte y este de la provincia con un presupuesto de 830,6 millones de pesos, mientras que el centro, sur y ruta 2 asciende a 539,8 millones pesos, según los datos de la ley marco que aprobó el financiamiento para el proyecto. En ese marco y siempre de acuerdo con la normativa aprobada por la Unicameral, el Bndes aportará 75,9% del valor final de la obra y aplicará un interés de 5,17%, con una tasa de 2,59 más Libor  y una comisión de 1,9 por ciento. El préstamo se pagará en 10 años con dos de gracia.

En cuanto al 24% restante del fondeo, será finalmente aportado por Merrill Lynch a una tasa apenas por debajo de 12% en dólares.

“Esos fondos, que iban a ser aportados por el BNP Paribas, finalmente se desecharon por la tasa que estaba por encima del Boncor. Luego se sondearon otros financiamientos, incluso del Banco Nación, hasta que finalmente las empresas consiguieron fondeo de Merrill a una tasa menor”, señaló una fuente.

Cerrada la contraparte del financiamiento del Bndes, ahora resta acordar con el banco brasileño a partir de las exigencias del BCRA, situación que finalmente ocurriría el jueves próximo.

De hecho que esa fecha fue mencionada por el embajador brasileño en Argentina, Enio Cordeiro, en un encuentro que mantuvo en las últimas horas con el gobernador Juan Schiaretti.

De firmarse esta semana, la Provincia estaría en condiciones de liberar fondos para iniciar los trabajos y luego recuperar el aporte una vez que comiencen los desembolsos desde Brasil y de Merrill Lynch.

“La Provincia tiene una afectación de partidas por US$50 millones”, reveló una fuente del sector privado al tanto del tema.

“A full” en febrero

Tanto la Provincia como las adjudicatarias confían en iniciar los trabajos “antes de fin de año”. Diez días atrás, el propio Schiaretti admitió a este medio que la idea era comenzar este mismo año.

La obra, que fue incluso eje de campaña electoral de Schiaretti en 2007, se ha convertido en un verdadero desafío para el gobernador, quien observa cómo se agotan los tiempos de su gestión y el proyecto no termina de plasmarse.

En rigor, los ductos requieren de un plazo de ejecución de 24 meses desde la liberación de la traza, por lo que en el mejor de los casos el gobernador podrá retirarse del Ejecutivo con las obras iniciadas aunque lejos aún de completarse.

Como fuere, las fuentes consultadas aseguraron que, en paralelo al inminente acuerdo con el Bndes, se trabaja en el diseño de los proyectos ejecutivos y se analizan los tramos a liberar en caso de tratarse de campos o lotes de privados que, de no prosperar la oferta oficial, deberán expropiarse.

“Hay tierras nacionales, de ferrocarriles, provinciales y otras privadas que habrá que expropiar. Ya se trabaja en ese sentido”, señaló uno de los informantes. De todas formas, los trabajos “fuertes”, comenzarían recién “en febrero”, coincidieron allegados a los adjudicatarios.

Artículos destacados