A la espera del canje, las empresas reducen su deuda

Pese a la liquidez internacional, la expansión de la producción y la actividad en el país, las compañías no tomaron créditos externos y esperan que el país cierre la operación con los holdouts

Durante los meses de mayor impacto de la crisis internacional en Argentina y mientras el Gobierno nacional se alista para lanzar el canje de deuda con los “holdouts” -que de no mediar inconvenientes estará cerrado en junio-, las empresas argentinas avanzaron con la cancelación de sus deudas en el exterior. En el marco del default que aún atraviesa el país, las compañías evidentemente esperan todavía, para tomar deuda, una mejoría en las condiciones de acceso al crédito internacional, algo que recién podrá ocurrir cuando se normalice la situación con los bonistas.

Según los datos del Banco Central (BCRA), la deuda del sector privado con el exterior asciende a 55.456 millones de dólares. Esto significa que las empresas saldaron deuda a lo largo de 2009 por 3.500 millones, lo que implicó una reducción de 6,25% desde diciembre de 2008.

En el marco de la liquidez existente en el mundo y de la expansión de la producción y la actividad económica que se dio en el país -con un freno en 2009-, esta disminución puede explicarse por las arduas condiciones que deben enfrentar las empresas para acceder al crédito externo, en función -entre otras cosas- de la cesación de pagos que mantiene Argentina con los bonistas que quedaron fuera del canje de 2005 -a quienes adeuda 20 mil millones de dólares- y con el Club de París,
6.000 millones de dólares.

Los sectores endeudados
Los sectores empresarios más endeudados en el país son el petrolero (con 9.880 millones de dólares), la industria química y del plástico (con 4.211 millones); el de las oleaginosas y cerealeras (con 4.094 millones); y el de las comunicaciones (con 4.047 millones).

Según las estadísticas del BCRA, al 30 de septiembre pasado las casas matrices del mismo grupo al que pertenece el deudor continuaron siendo el principal acreedor externo del sector privado no financiero (SNPF), lo que evidencia la dinámica crediticia de las mayores firmas radicadas en el país.

Esas acreencias con las casas matrices suman 20.086 millones de dólares, aunque experimentaron en el tercer trimestre de 2009 una caída de 713 millones, debido principalmente a las deudas de carácter comercial.

En verdad, el total de la deuda externa privada cayó en 1.031 millones de dólares en julio-septiembre de 2009, y más de dos tercios de esa baja correspondió a obligaciones del SNPF.

Los tomadores
El informe del BCRA destacó además que un centenar de empresas recibió fondos frescos por 596 millones de dólares en el tercer trimestre del año pasado, principalmente provenientes de organismos internacionales y agencias oficiales, con plazos cercanos a siete años y una tasa promedio de 6,51%.

De todas maneras, la recepción del financiamiento fue acotada, pues los mayores beneficiarios de esos ingresos de recursos fueron diez compañías, que absorbieron en julio-septiembre más de 400 millones de dólares.

Se encaminan a repetir el buen 2009
Los bancos acumularon una ganancia de $1.200 millones en el primer bimestre del año

De acuerdo con el último Informe sobre Bancos distribuido por el BCRA, con datos relativos a febrero de este año, la ganancia de las entidades financieras fue de 503 millones de pesos en febrero, con lo cual alcanzaron un resultado positivo de 1.191 millones en el primer bimestre del año, pues en enero había sido de 687 millones. De esta manera, los bancos parecen encaminarse a un año tan fructífero como 2009, cuando alcanzaron ganancias por 8.563 millones de pesos.

El BCRA puntualizó que estas ganancias llegaron al 2% anual del activo, lo que implicó un aumento de 0,2 punto porcentual interanual “en un contexto en el que mejoraron los beneficios obtenidos por los bancos públicos y se redujeron levemente los de los bancos privados”, indicó el informe. En este marco de optimismo para el sistema financiero en el país, tanto empresarios como los gobiernos nacional y provinciales continúan trabajando para que las entidades amplíen y mejoren sus líneas de créditos dirigidas al sector productivo.

Tratando de potenciar este proceso, se conoció días atrás que la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) comenzó durante los últimos meses a derivar plazos fijos hacia los bancos que otorgan créditos a la producción. El organismo maneja un total de 10.052 millones de pesos en depósitos a plazo fijo.

Esto implicó que un traspaso de recursos hacia el Banco Nación: en noviembre de 2009 esta entidad no figuraba entre las que tenían mayor porcentaje de plazos fijos de la Anses, pero para fines de febrero, en cambio, ya pasó a tener 8,3% del total.

Artículos destacados