Hacia un profesional “antifrágil” y con “mentalidad de crecimiento”

Ser resilientes para afrontar crisis como la del covid-19 ya no es suficiente. A partir de la pandemia, especialistas ya hablan de un nuevo concepto que implica no sólo ponerse en pie ante los golpes sino beneficiarse de esas contingencias o turbulencias. Además, es fundamental saber gestionar las interacciones en entornos virtuales y nuevas formas de visibilizar el trabajo en las redes

Por Carolina Klepp – [email protected]


Reequipar el kit de competencias, mejorar las habilidades comunicacionales en entornos virtuales, practicar la asociatividad, “vender” el trabajo a través de las redes, agudizar la creatividad, tomar decisiones en contextos de incertidumbres, ser realistas pero también generar confianza y optimismo en el futuro. La lista sigue, pero sirve como ejemplo del nuevo escenario laboral. Eugenia Pacetti, consultora organizacional y directora en Programas de Formación Ejecutiva, analizó el tema y brindó una serie de propuestas para surfear la actual crisis y crecer profesionalmente

¿Cuáles son las habilidades que requerirán los profesionales en la pospandemia? 

La crisis de la pandemia abre un futuro diferente para los profesionales a escala global. Cosas que nos sirvieron en el pasado, incluso en el pasado reciente, ya no nos sirven. Cosas que nos sirvieron en marzo ya en septiembre no nos sirven. Lo que necesitamos es desarrollar un nuevo kit de habilidades y cualidades nuevas que tiendan a adaptarse al nuevo contexto: adaptarnos, actualizarnos y reequipar este kit de competencias. Una de ellas es transversal: las habilidades comunicacionales, sobre todo aquellas que nos permitan gestionar nuestras interacciones en entornos virtuales. 

Los expertos ya nos están anunciando que las nuevas formas de trabajo van a ser híbridas -presencial y remoto-. Entonces, las interacciones con clientes, con colegas y demás van a tener que estar readecuadas a esas formas de trabajo. Otra de las habilidades a desarrollar es cómo vamos a ser visibles. 


¿Cómo deberán ahora visibilizarse los profesionales?

Por ejemplo, en las redes sociales, el networking a modo virtual, participar de convenciones virtuales que antes eran impensadas. Ahora hay que participar no sólo para vincularnos y visibilizarnos como profesionales sino que muchas veces tenemos que organizar convenciones virtuales y necesitamos un nuevo kit de herramientas. 

La habilidad de la creatividad es otra que ya venía siendo un diferencial antes de la pandemia, solo que ahora tener esta habilidad es una urgencia. La creatividad para nuevas formas de aprender, de hacer, de vincularnos.

Muchos especialistas ponen también como prioritario aquello de ser resilientes.

Hoy hay que ir más allá. Se está trabajando sobre el concepto de la “antifragilidad” que es la versión empoderada de la resiliencia. La resiliencia es aquello que puede aguantar los choques y seguir igual. Soy resiliente cuando la crisis me golpea y me levanto, pero lo antifrágil es más que eso. Lo antifrágil, ante la crisis no sólo se para sino que mejora y se beneficia de esas contingencias o turbulencias. Si antes de la pandemia ser resilientes era una habilidad muy requerida, hoy necesitamos ir a lo antifrágil. Es decir: cómo podemos como profesionales empoderarnos o beneficiarnos de estos golpes que son a escala global. 


¿Hay alguna diferencia entre la realidad de los profesionales argentinos respecto a los del resto del mundo?

El profesional argentino está muy acostumbrado a las crisis, a los vaivenes políticos, sociales y económicos, con lo cual tenemos más recursos para ser resilientes y convertirnos en antifrágiles y reponernos a partir de eso. En otras partes del mundo, las crisis son muy aisladas. Aquí tenemos un entrenamiento para reponernos. 

Otro tema es el de la conectividad a lo largo de todo el país. Profesionales que trabajan en pueblos o el interior del país tienen que lidiar con problemas de conectividad propios de sus clientes y sus colegas. Por cuestiones geográficas o de clima, no tienen el mismo acceso que profesionales de la urbe. 


¿Qué adaptaciones específicas se distinguen entre campos disciplinarios diferentes?

– Hay profesionales de la industria que han sido más golpeados. En el caso de la construcción con los protocolos, en la medicina con la telemedicina. La justicia con nuevos tiempos. Pero la habilidad transversal para todos es la comunicación y la reinvención permanente de los profesionales. Hoy es el momento de que los profesionales se asocien. Es el tiempo de la asociatividad, la colaboración, de sinergizar verdaderamente para que como profesionales poder llegar a espacios adonde solos no podemos. Agrupar los reclamos de los sectores, como lo hacen por ejemplo por medio de cámaras o diversas entidades. 

El desafío es poder sostener esto en el futuro. Hay una crisis, va a haber recesión y vamos a tener -sí o sí- que reinventarnos constantemente. Dentro de estos contextos de incertidumbre tenemos que además poder tomar decisiones y ser agudos en ello.Tenemos que tomar acción dentro de la incertidumbre, ya no tenemos tiempo para evaluar o ver cómo se acomoda, el corto, mediano y largo plazo son otros. 

Una gran habilidad a desarrollar es la emocional para gestionar la incertidumbre, el miedo y  tomar decisiones en contexto de ambigüedad.

Por otro lado, como profesionales también necesitamos inspirar confianza en nuestros clientes y promover expectativas positivas. Una gran cualidad es poder ver la crisis y el contexto de hoy con realismo pero también con optimismo futuro.

 

¿Qué evolución de “cambio de mentalidad” se requerirá? 

Tenemos que pasar de esta mentalidad fija de que yo sé hacer tal cosa a una mentalidad de crecimiento en la que pueda entender que me voy a potenciar de estos nuevos aprendizajes, de la formación, la tenacidad va a ser fundamental. Esto tiene que ver con tomar los desafíos como oportunidades, el talento se hace. Como profesionales estamos posibilitados de construir nuevos talentos a partir de la práctica y el esfuerzo. Es fundamental poder entender los problemas como oportunidades porque el mundo no se pausó, se está reseteando. 

One thought on “Hacia un profesional “antifrágil” y con “mentalidad de crecimiento”

  1. Si tal cual profe Euge. En mi caso personal tuve que reinventarme. No hay otra. Es indispensable ser abierto a los cambios, crítico para poder discernir, manejar y dominar las denominadas habilidades blandas y a su vez el manejo de las redes sociales y de todas las plataformas virtuales para poder interactuar entre profesionales, posibles clientes, etc.
    En toda crisis surgen miles de oportunidades. Feliz día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *