Sobreeducación y falta de experiencia, el talón de Aquiles de los recién graduados