Por Rosana Guerra

rguerra@comercioyjusticia.info 

El Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba conmemora sus primeros 60 años, en una semana de actos que comienza el día 29 de noviembre y concluye el 3 de diciembre, cuando se festeja el Día del Médico. En diálogo con su vicepresidente, doctor Héctor Rolando Oviedo, pasamos revista a sus logros más importantes, entre ellos la conversión de su vieja estructura en un nuevo Consejo de Médicos Digital, que significa su ingreso a una nueva era tecnológica y a un profundo cambio cultural al servicio de sus matriculados.

“El Consejo de Médicos fue resultado de una larga lucha del gremio médico por los años 60, cuyo principal logro consistió en que los profesionales de la medicina fueran quienes controlaran el ejercicio de la profesión médica. La creación de nuestra institución, así como la Caja de los Profesionales de la Salud y la carrera médico hospitalaria, fueron parte de la lucha de los profesionales médicos a fines de los años 50 y principios de los 60”, destacó el doctor Oviedo.

Lo paradójico, agrega, es que, en el transcurso de los años, los médicos fueron perdiendo la estructura gremial, por un lado, y, por otro, la larga lucha contra el gerenciamiento parasitario de la obra social estatal había dado paso a un descreimiento generalizado en las instituciones. “Por eso, cuando los colegas confiaron en nuestro grupo para conducir la institución, la tarea prioritaria fue trabajar para reconstruir el prestigio de lo que era el Consejo Médico como entidad deontológica. Y desde entonces hasta el día de hoy, seguimos luchando por la recomposición de un gremio fuerte como estructura complementaria y necesaria, apoyando toda iniciativa en este sentido. Por ley, el Consejo tiene vedada la acción gremial, porque tiene otra función. El Consejo es norma, la estructura gremial es lucha, como decía el doctor Bergoglio, uno de los pioneros en la creación de nuestra institución”, recordó Oviedo.

La sede nueva

Preguntamos al doctor Oviedo sobre qué se siente al cumplir 60 años de vida institucional, con un largo proceso de consolidación. Responde de inmediato: “Celebrar los 60 años de permanencia de esta institución es resultado de un trabajo de construcción colectiva de los profesionales médicos que hicieron posible la existencia, el desarrollo y la expansión de una institución referente reconocida a nivel local, provincial y nacional”

“Hemos logrado tener una estructura edilicia, una infraestructura técnica, una propuesta académica y un soporte humano invalorable”, añadió orgulloso.

Oviedo se detiene en algunos hitos de esta historia, que significaron grandes avances: “La construcción de una nueva sede donde actualmente funciona el Consejo fue uno de los hitos sobresalientes en la historia de la institución”. El edificio que se ubica en Mendoza 251 es un espacio de encuentro y participación colectiva, además de ser un lugar de recepción donde los colegas vienen a hacer sus trámites y a participar de los cursos de actualización.

Sin lugar a dudas, la sede que estaba originalmente en Obispo Trejo al 661, y tuvo varias remodelaciones, siendo la última en 1997, quedó absolutamente obsoleta, porque cuando se creó esta institución había sólo 400 médicos mientras que actualmente el total de matriculados asciende a 19.167. “Construimos la nueva sede en la calle Mendoza que pensamos iba a resolver el problema, pero vimos que crecían exponencialmente las tareas que realizábamos y nos está quedando chica”, relató Oviedo.

“El 20 de setiembre de 2012 inauguramos esta sede nueva porque necesitábamos de una infraestructura para dotar a la institución con más aulas, para tener más actividades de formación y certificación, cumpliendo la función del Consejo Médico que es velar por la salud de la población y por la calidad de la medicina que reciben los ciudadanos”, recordó Oviedo. De hecho una de las tareas fundamentales de esta organización es controlar las especialidades médicas, así como otorgar la validez y la recertificación de las especialidades que se dictan en la institución”.

“Tenemos una estructura de contralor de todas las especialidades en las instituciones médicas públicas y privadas de la Provincia, es decir, hacemos el contralor de la formación y de la calidad de las prestaciones médicas en toda la Provincia, a través de un equipo de profesionales que trabajan en los Comités de Contralor”, precisó el vicepresidente.

El Consejo Médico Digital 

La transformación digital fue otro gran hito de la institución. En 2014 y ya en 2015 comenzaron a construir el Consejo Médico Digital, que consiste en un proceso de reconversión tecnológica de la organización, que incluyó un cambio cultural, el desarrollo de la infraestructura técnica y la incorporación de nuevos sistemas.

 “Nuestra idea -sostiene Oviedo- era integrar nuestra institución al Siglo 21, para lo cual fue necesario cambiar la mentalidad de todos los integrantes de la organización y capacitar a todo el personal necesario para administrar ese equipamiento”, consideró. 

Primero se comenzó con un cambio del sistema operativo en la institución, tanto en el software como hardware con una inversión muy importante. “La transformación digital se venía avecinando como una ola imparable desde 2015 y advertimos este fenómeno para lo cual nos preparamos para afrontar estos cambios. Y fue casi premonitorio, empezamos cinco años antes de 2020, donde explotó la necesidad de la virtualidad”, reflexionó el médico. De este modo se pudo llegar a la pandemia con una estructura tecnológica consolidada.

A partir de esta nueva realidad, es que a través de la autogestión, hoy por hoy, comenta Oviedo, el matriculado puede hacer todos los trámites desde su casa o consultorio. Pero además nos permitió incorporar el concepto de aula virtual, en los procesos formativos y poner en marcha el Programa de Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA) y contar con herramientas digitales para comunicación. Un cambio realmente profundo.

“Antes los cursos que se dictaban en el Consejo eran presenciales, después se hicieron con modalidad mixta, y luego en 2020 se transformaron todos en virtuales, como respuesta a la pandemia. Los exámenes de las especialidades también se hicieron bajo esta modalidad”, indicó Oviedo

La firma digital y el sello de competencia

La otra gran transformación, base de la idea de un Consejo Digital, ha sido la incorporación de la firma digital y el sello de competencia. Para ello el punto de partida, recuerda Oviedo, fue conocer profundamente la realidad institucional, a través de la convocatoria a una rematriculación obligatoria y gratuita.

El objetivo central fue contar con datos fidedignos y actualizados para una mejor planificación de las acciones. Con la incorporación de la firma digital, afirma el vicepresidente de la institución, pudimos hacer entrega de un nuevo carnet profesional, totalmente confiable y seguro, con máxima protección y emplearla en documentos médicos tan valiosos como la historia clínica, las recetas o las interconsultas.

La firma digital -ejemplifica Oviedo- “es una herramienta similar al DNI de las personas. Cuando firmo, digo que soy el que soy, perfectamente autenticado, que evita su falsificación. Al principio, la firma digital se realizaba a través de una empresa externa, ahora somos nosotros los que otorgamos la firma digital, directamente nos convertimos en entidad de registro que puede otorgar la firma digital, ya no necesitamos un tercero para que los médicos tengan una firma digital”, explicó. Esto significa un ahorro significativo.

“El sello de competencia es la herramienta que permite la instrumentación de la firma digital en documentos médicos, de una manera segura y eficaz. Con dicho sello, además de acreditar la identidad, suma los datos de en calidad de qué firmo, si estoy matriculado, si estoy habilitado para ejercer la profesión. Estamos orgullosos de haber sido pioneros en la adopción de la firma digital y su proceso de validación”, concluye Oviedo.

Desafíos pendientes

Consultado sobre los desafíos por delante, Oviedo dijo que está pendiente la constitución de una entidad gremial. En Córdoba estamos sin gremio desde hace más de dos décadas y es fundamental que exista una entidad que atienda la demanda en los temas que atañen a las condiciones de trabajo de los médicos”, consideró.

El año de la pandemia puso en evidencia la necesidad de tener un sistema de salud fuerte y consolidado, revalorizando la tarea de los médicos a nivel social.

“Por eso, uno de los desafíos más importantes es ayudar a reconstruir y colaborar para que los colegas puedan tener una estructura única y fuerte como lo fue la Federación Médica o Colegio en su época. Trabajamos fuertemente este último año para que haya cohesión y se pueda formar un grupo fuerte de médicos para crear un gremio que nos represente a todos los médicos en unidad, solidaridad y organización”, destacó el vicepresidente.

“Otro de los desafíos que se nos presentan es la reforma del sistema de salud. Si bien existen recursos en el país y hay un gasto de salud que no es menor, desde su perspectiva el sistema no está bien organizado, en cuanto a la asignación de los recursos. La idea es que lleguen a los pacientes, en calidad de servicio y que también llegue a los profesionales y a las instituciones de salud en un adecuado reconocimiento económico”, propuso Oviedo.En este sentido, el doctor Oviedo adelantó a Comercio y Justicia, que se está trabajando en una ley de honorarios profesionales. “Estamos tratando que los honorarios de los colegas, lleguen a sus manos sin intermediación, tenemos que lograr que los honorarios profesionales que fija el Consejo Médico sean respetados por los prestadores, por las obras sociales y las prepagas, necesitamos que haya un marco regulatorio saludable y justo para todas las partes”, dijo convencido, el vicepresidente de la entidad.


El crecimiento del Fisap
En cuanto a los logros, el doctor Héctor Rolando Oviedo, hace una mención especial al gran paso adelante que se dio cuando, en 2014, el Consejo de Delegados aprobó el proyecto de creación del Fideicomiso Solidario de Ayuda Profesional (Fisap), reemplazando así al anterior Sistema Solidario de Ayuda Profesional.

Después de profundos análisis, se adoptó la figura jurídica del fideicomiso, que tiene autonomía con respecto al Consejo, evitando riesgos entre ambas instituciones. La acertada decisión permitió cambiar lo que era un seguro en un sistema integral de protección profesional, que mantenía y mejoraba el acompañamiento al médico adherente en todo el proceso jurídico por una eventual mala praxis y sumaba nuevos beneficios, tales como los subsidios por Maternidad, por Incapacidad Laboral Transitoria, por Accidente personal en caso de incapacidad o fallecimiento, etcétera.

Con motivo de la pandemia, el Fisap se convirtió en un instrumento solidario por situaciones críticas derivadas de la misma, ofreciendo beneficios específicos. Entre ellos se encuentran: los subsidios por Covid-19, de Emergencia Económica, de ayuda a monotributistas, a la que se agregó recientemente el Soporte de Salud Mental en situación de crisis. En la actualidad, el Fisap tiene más de 11.618 adherentes.

El doctor Oviedo nos reveló que el próximo martes, en el contexto de los actos conmemorativos, habrá nuevos anuncios.

Un poco de historia

El Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba fue creado en el año 1960 e instituido oficialmente el 17 de febrero de 1961. Este hecho histórico es fruto de la persistencia de una larga lucha, comenzada mucho antes de esa fecha, por los gremios médicos.

Está integrado por todos los colegas que ejercen la medicina en la Provincia de Córdoba, al servicio de la comunidad, protegiéndola y protegiéndonos para un correcto ejercicio del acto médico. En el artículo 3 de la ley 4853, sancionada en 1965, se establecen los objetivos de esta organización que es la de propender al progreso de la profesión médica; establecer un eficaz resguardo de las actividades comprendidas en el ejercicio de la medicina, velar por el mejoramiento científico, técnico, cultural, profesional, social, moral y económico de todos los médicos. También se mencionan el de asegurar el decoro y la independencia de la profesión médica, Combatir el ejercicio ilegal e irregular de nuestra profesión, vigilar la observancia de las normas de ética profesional, del mismo modo que el cumplimiento de la presente ley y demás disposiciones atinentes al ejercicio de la medicina y contribuir al estudio y solución de los problemas que en cualquier sentido puedan afectar el ejercicio profesional, así como el mejoramiento de la legislación sanitaria en lo referente a la medicina.

La función primordial del Consejo de Médicos es la protección de la sociedad, en el campo de la salud. La defensa de nuestra dignidad como médicos está inscripta en esa protección a la comunidad.

Es un organismo deontológico; no es una organización gremial, que también es necesaria y deseable, pero que no está entre las funciones del Consejo de Médicos.

El Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba promueve salvaguardar el ejercicio ético de la profesión, impulsar y profundizar el desarrollo de las especialidades, apoyar a los colegas para una educación médica continua, interactuar con organizaciones científicas, académicas, sociales, políticas y similares para propender al desarrollo de la medicina y a la defensa de la dignidad profesional. Asimismo, establecer los límites éticos de la propaganda médica; mantener canales abiertos de comunicación entre los miembros de la institución e impulsar actividades culturales y sociales que hagan al desarrollo personal del médico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu