“Los Colegios han sido fundamentales para apoyar, sostener y brindar herramientas para ejercer la profesión”

Dar contención a los profesionales del derecho fue primordial para que logren sortear los cambios que trajo la pandemia. La digitalización obligó a ofrecer capacitaciones y modificó el mapa del ejercicio profesional, remarcó el presidente de la Federación de Colegios de Abogados de la Provincia de Córdoba, César Avendaño

César Avendaño asumió la presidencia de la Federación de Colegios de Abogados de la Provincia de Córdoba (Fecacor) -que nuclea los 11 colegios profesionales de las 10 circunscripciones judiciales provinciales- en abril pasado. Dirigió el Colegio de Abogados de la ciudad de Río Cuarto y asumió Fecacor en reemplazo del villamariense Augusto Parola, quien había encabezado la entidad durante dos períodos.

En el Día del Abogado, Comercio y Justicia dialogó con Avendaño, quien tendrá a cargo la conducción de Fecacor hasta 2024. En una entrevista en profundidad, el letrado detalló cuáles son los proyectos sobre los cuales trabaja la federación y qué tipo de planteos y necesidades tienen hoy los profesionales del derecho. 

¿Qué evaluación hace sobre el rol del abogado en los tiempos que corren?¿La pandemia fue un punto de inflexión en lo que se refiere al ejercicio de la abogacía?

Indudablemente, el ejercicio de la abogacía cambió notablemente en los últimos años y los colegios de Abogados hemos tenido una participación vital en el desarrollo de todas estas cuestiones. No sólo con nuestras instituciones acompañamos a los colegas en la capacitación sino también en la contención, en un contexto tan particular como fue el de la pandemia. Muchos colegas lamentablemente se vieron excluidos de estas nuevas formas de ejercer la profesión y creo que los colegios profesionales han sido fundamentales para apoyar, sostener y brindar herramientas para ejercer la profesión.

La pandemia fue una bisagra para los abogados y también para las instituciones que los representan. Institucionalmente cambiaron las actividades y también las preocupaciones de los directorios, que tuvieron que acompañar y contener a los profesionales. Aparecieron nuevas facetas de la institución que en otras circunstancias no se habían visto.

En lo que se refiere a los colegas, las situaciones son disímiles: hay abogados que cerraron sus estudios porque se vieron superados por la digitalización y otros,modificaron la forma de trabajar y de atender a sus clientes. 

Los cambios más trascendentes fueron, sin dudas, la digitalización del 100% de los expedientes en todas las causas y en todos los fueros. En ese marco, surgió la necesidad de brindar capacitaciones, un gran trabajo que estamos todavía haciendo los colegios profesionales.

¿Qué opinión le merece el hackeo del que ha sido víctima el Poder Judicial ?

Es muy grave lo que ha ocurrido. Trajo muchos problemas al servicio de Justicia. Indudablemente esto obliga a replantearse muchas situaciones aunque sabemos que a veces este tipo de ataques resulta imprevisible. Lo que vamos a plantear al Tribunal Superior es que una vez que esto se normalice podamos contar con algunos protocolos para que en estas circunstancias de crisis tengamos una alternativa de trabajo que evite los perjuicios que se han causado en este tiempo.

En este nuevo contexto, ¿cuáles son las necesidades que se presentan?

Sin dudas, surge ahora la necesidad imperiosa de modificar los códigos procesales, que requieren más que nunca de una modificación que se adapte a la realidad tribunalicia. 

¿Hay voluntad política para avanzar en ese sentido?

Sí, porque es absolutamente necesario a los fines también de evitar desgastes jurisdiccionales que no tienen sentido. Por supuesto, la legislación va por detrás de la modernización del sistema judicial pero en algún momento tenemos que avanzar. Hay una colaboración en este sentido del Poder Legislativo, estamos trabajando para llevar nuestra opinión y acercar soluciones consensuadas.

¿Qué proyectos piensa impulsar Fecacor en su presidencia?

Los desafíos son diversos. Tratamos de aunar criterios en lo que hace a cuestiones comunes de los colegios, fundamentalmente a convenios que nos vinculan con instituciones hacia afuera -Banco de Córdoba, Caja de Jubilaciones- y también cuestiones internas. Estamos pensando en unificar los sistemas contables e informáticos de todos los colegios; esto es muy importante intrainstitución porque hoy los abogados litigamos en varias sedes o jurisdicciones dentro de la provincia y eso significa que estamos haciendo aportes en otras instituciones a los cuales no estamos colegiados. Esto puertas adentro de los colegios significa un problema; es un trámite burocrático reclamar esos aportes, estar encima de una auditoría, ir siguiendo adónde está ejerciendo la profesión cada matriculado. La idea es unificar los sistemas informáticos y contables para que todos tengamos la información clara y precisa para saber adónde se debe remitir cada aporte que el colegiado hace. Yo creo que hay muchos temas que son comunes a los colegios y son los que va a tomar la federación en representación de todos y llevar la solución a las instituciones.

Como representante de muchos abogados del interior de la provincia, ¿nota retraso en cuanto a la asignación de recursos en algunas sedes? 

Siempre estamos atrasados en materia de recursos, tanto en la ciudad de Córdoba como en el interior y cualquiera sea su demografía. No obstante, creo que todos tenemos que apostar a los juzgados especializados, los juzgados multifueros son de imposible cumplimiento. Entiendo que este cambio va a ser paulatino pero la necesidad de la sociedad indica que los juzgados tienen que tener una competencia acotada y específica porque los temas que se ventilan judicialmente son cada vez más complejos y requieren de soluciones de igual naturaleza. 

¿Qué análisis hace respecto de la mora judicial?

La mora ha mejorado en algunos fueros. Creo que las reformas legislativas, por ejemplo, en el fuero Laboral con el Procedimiento Declarativo Abreviado va a permitir una merma en la demora de las sentencias y va a disminuir la cantidad de causas que llegan a la cámara. creo que eso ha venido muy bien, por lo menos los primeros números son muy auspiciosos. Veremos qué dice el tiempo pero creo que la perspectiva es muy buena en ese sentido. En el fuero Civil también se ha dado esa situación de que la ley de oralidad ha venido a agilizar muchísimos los procesos civiles, procesos que llevaban muchísimo tiempo aunque no fueran de una significación económica ni jurídica ni técnica que así lo ameritara.

Despertó mucha polémica el proyecto que pretende que los escribanos puedan realizar sucesiones. ¿Qué opina sobre esa iniciativa?

La postura de la federación coincide con la de todos los colegios de Abogados del país: la sucesión no es un acto notarial, no la podemos reducir a eso, es un acto judicial, está dentro de la competencia de un juez. El proyecto viola una infinidad de normas de rango constitucional. Es un proyecto que no es nuevo, ya hubo otros embates, nosotros lo discutiremos hasta las últimas consecuencias y, dependiendo del resultado de esta gestión que han iniciado nuevamente, nosotros también plantearemos nuestros proyectos de reformas de leyes que hoy existen y que imposibilitan a los abogados que también son escribanos ejercer la profesión.

Estos avasallamientos sobre las incumbencias profesionales siempre han existido, siguen existiendo y nos vamos a defender. En este caso, la iniciativa es muy gruesa, en un debate en comisión ninguna persona que tenga un mínimo conocimiento jurídico lo puede aprobar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *