La ley del Abogado del Niño sigue esperando su reglamentación

La demora no tiene explicación. Mientras tanto, la norma sigue operativa. Hay unos cien abogados en la ciudad de Córdoba inscriptos en el Registro. Falta capacitación en ambos lados de la barandilla, advierten 

En junio de 2019, la Legislatura de la Provincia de Córdoba aprobó la ley 10636 para regular la figura legal del Abogado del Niño. Largamente esperada, la normativa significó un avance fundamental en términos de protección de derechos para niñas, niños y adolescentes (NNyA).

En aquel momento, el actual ministro de Justicia, Julián López -quien se desempeñaba como legislador provincial- fue uno de los defensores de la iniciativa en el recinto. “Las modificaciones son para adecuarnos a estándares internacionales que beneficien a nuestros niños”, planteó en aquella oportunidad al cerrar el debate.

A tres años de su aprobación, la Provincia sigue sin reglamentar la normativa y, aunque ello no impide que la ley sea de aplicación efectiva, hay cuestiones -como la regulación de los honorarios de los abogados- que siguen siendo un tema controvertido.

Las razones de la demora del Ejecutivo no tienen explicación. Los borradores de la reglamentación están listos y han participado numerosos actores vinculados con la temática. Sin embargo, la firma del ministro aún no termina de materializarse.

Es una combinación de voluntad política y presupuesto lo que se requiere para que finalmente salga su reglamentación”, consideró la abogada Vanina Lamberti, una de las impulsoras de la norma sancionada hace ya tres años.

Pese a la demora, Lamberti explicó que la falta de reglamentación no ha impedido ni tampoco ha frenado las regulaciones de honorarios con su correspondiente imposición de pago al Estado provincial. “Lo único que vendría a aclarar la reglamentación tiene que ver con el procedimiento de pago. Hasta tanto esto no se determine, el Estado deberá cumplir conforme los procedimientos tradicionales dispuestos para hacer efectivo el pago”, precisó.

No obstante, Lamberti no duda de que “la falta de reglamentación de la ley y especialmente lo relacionado con el pago de honorarios es un elemento disuasor de la actividad profesional”. “Si el trabajo no es remunerado con seriedad y celeridad, entonces el resultado final será que la ley tendrá una vigencia meramente simbólica”, destacó.

Capacitaciones y registro

La ley 26964 dispuso la creación de un registro de abogadas y abogados especializados en la materia. Funciona en la sede de los Colegio de Abogados de la Provincia. Ese registro, que se renueva en forma anual, está plenamente operativo en la ciudad de Córdoba y cuenta con un promedio de 100 profesionales del derecho. El listado con los nombres de los profesionales que lo integran es utilizado luego por los juzgados y tribunales a la hora de solicitar la intervención de un abogado de NNyA.

Lamberti, quien además preside la Sala de Abogados de NNyA del Colegio de Abogados de Córdoba, puntualizó que “hay un acompañamiento fuerte desde el Colegio de Abogados para sostener y garantizar el ejercicio profesional”. En ese sentido, recordó que recientemente se emitió una resolución que autoriza el diferimiento del pago de aportes colegiales hasta el momento en que se perciba el pago de los honorarios profesionales por las tareas cumplidas como abogados/as de NNyA.

Mirada adultocéntrica

Aunque la normativa 10636 es conocida ampliamente por los operadores judiciales y quienes interactúan con NNyA, sigue existiendo un “sesgo tutelar y adultocéntrico que atraviesa las diferentes prácticas en espacios por donde la vida de niñas y niños transita”, planteó Lamberti.

En algunas causas todavía se pueden ver resoluciones que impiden la participación de personas menores de edad con su propia asistencia letrada, con argumentos arbirtrarios y absolutamente refutables”, agregó.

Por este motivo, la abogada considera fundamental la capacitación constante en ambos lados de la barandilla. “Es lo que marcará el cambio real y la aplicación efectiva de la norma”, subrayó.

Lamberti hizo una distinción y destacó que en el Fuero de Niñez, Adolescencia Violencia Familiar y de Género “la formación y el compromiso de los/as operadores son altos”. Explicó que la mayor cantidad de oficios recibidos para que se sorteen profesionales de NNyA provienen de ese fuero.

“Esto no significa que sea el único fuero en el que los derechos e intereses de niñas y niños están en juego, por lo cual la capacitación sigue siendo imprescindible”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *