“La reforma de la justicia tiene que pasar por el presupuesto que se asigna al Poder Judicial”

Para el representante de los abogados en el Consejo de la Magistratura de la Nación, Carlos María Matterson, lo importante es dotar a la Justicia de mayor tecnología y mejor conectividad y avanzar en la reforma de los códigos procesales. Relativizó la necesidad de crear más juzgados, como plantea el proyecto del Gobierno nacional

Desde noviembre del año pasado, Carlos María Matterson es el representante de los abogados del interior en el Consejo de la Magistratura de la Nación. Asumió en reemplazo de Marina Sánchez Herrero, quien renunció en el marco de un acuerdo para darle alternancia al cargo.

Matterson, matriculado en el Colegio de Abogados de Bell Ville, permanecerá en el puesto hasta 2022 y, luego de casi un año en él, dialogó con Comercio y Justicia. Trazó un panorama sobre las falencias en el Poder Judicial en la Nación, los desafíos de la abogacía organizada y los proyectos con vistas al año próximo

-¿Qué balance hace del ejercicio de su función como representante de los abogados del interior en lo que va de su mandato?

-Lo primero que tengo que decir es sobre la poca representación que tenemos los abogados en el Consejo de la Magistratura, sobre todo de los abogados del interior; no se trata solamente de la cantidad de abogados que uno representa sino también de la extensión geográfica de esa representación implica. Yo estuve hace poco en Salta y Jujuy con motivo de un concurso que logramos que se haga allá y visité a esos colegios de Abogados y a los tribunales de esas provincias y, ahí uno se da cuenta de que la presencialidad no se suplanta con nada. Hay una necesidad de estar, para ver los edificios y conocer los problemas reales que existen en cada lugar. Es inequitativo que un solo abogado del interior tenga que recorrer todo el país, realmente se convierte en una tarea inconmensurable.

 -En ese recorrido que ha hecho ¿cuáles han sido las dificultades o problemas que le plantean los operadores judiciales?

-El principal reclamo es de infraestructura y de conectividad. Con la pandemia se agilizó la digitalización de la Justicia y, si bien se avanzó mucho y se ha hecho un camino importante, todavía falta mucho por recorrer. En este momento, se están repartiendo notebooks en todos los juzgados, lo que es fundamental para que los operadores del Poder Judicial puedan trabajar. Pero la conectividad es un aspecto también fundamental. Obviamente, otro de los reclamos está vinculado con la cobertura de las vacantes.

-¿Cómo está ese tema, qué porcentaje de vacantes tiene el Poder Judicial?

-Se mantiene el porcentaje histórico, que es de 25%; hoy en números eso significa unas 260 vacantes. 

-¿Cómo se resuelve este problema que parece endémico en la justicia argentina?

-Yo digo que esto no es sólo un esfuerzo que tiene que hacer el Consejo de la Magistratura, que está trabajando y haciendo los concursos. No hay que perder de vista que hay pliegos que están detenidos en el Poder Ejecutivo desde hace más de un año y son más de 100. No nos olvidemos que en 2019 se remitieron muchos pliegos al Senado para su aprobación y, como ese año fue electoral, no se aprobó ninguno o se aprobaron muy pocos. Cuando ganó Alberto Fernández, en febrero de 2020, se retiraron los pliegos del Senado y fueron devueltos a cuentagotas. Por eso digo que el problema no es sólo el Consejo de la Magistratura; el Consejo está trabajando en tiempo y forma pero el cuello de botella hoy está en el Poder Ejecutivo.

-¿Cómo vienen los concursos?¿Volverán a hacerse en el interior del país o continuarán en Tecnópolis?

-Ésa es la otra pelea que estamos dando, que los concursos salgan de Buenos Aires, porque esa decisión se tomó en un contexto de emergencia, por la pandemia. Se eligió Tecnópolis porque era un lugar que permitía realizar las evaluaciones con distanciamiento y todos los protocolos sanitarios. Pero ¿qué pasa?, yo sostengo que continuar con los concursos en Buenos Aires desalienta a la gente del interior. Cuando uno está concursando para un cargo de Salta y tiene que rendir en Tecnópolis, ¿cuántos representantes del interior hay? Son pocos, la mayoría es de Buenos Aires. Ocurre que a quienes son naturales de la zona donde se produce la vacante se le dificulta enormemente viajar, pagar la estadía en Buenos Aires, se hace pesado económicamente. En este momento, hay resistencia para sacar los concursos de Tecnópolis, al principio se dijo que era excepcional y ahora estamos peleando para que la excepcionalidad no se convierta en una cosa definitiva. 

-¿Cómo está la situación financiera del Consejo de la Magistratura?

-La situación del Consejo no ha variado en la medida en que no varía el presupuesto que se asigna al Poder Judicial. Históricamente, al Poder Judicial se le asignó 3,5% del Presupuesto nacional y sigue en esos porcentuales. El Consejo utiliza 97% de su presupuesto para pagar sueldos y solamente queda 3% para mantenimiento de edificios, infraestructura y otros gastos. Además, se necesita de la ayuda del Tesoro Nacional para que en los últimos tres meses del año se termine de pagar sueldos. 

-¿Qué opinión le merece la reforma judicial que pretende aprobar el gobierno nacional?

-Parte de la reforma de la justicia tiene que pasar por el presupuesto que se asigna al Poder Judicial. Si no se asigna presupuesto, no se puede avanzar en ninguna reforma. Hay que mejorar la tecnología, avanzar en conseguir una mayor y mejor conectividad; y son de todas estas cosas las que debemos hablar cuando hablamos de reforma de la justicia. Sin digitalización no hay celeridad en los procedimientos y si se acorta el presupuesto y se lo destina casi exclusivamente a pagar sueldos, entonces no hay intención de mejorar nada.

-Se planteó crear más cámaras y juzgados… 

-Sí, la reforma judicial así como está pensada, se reduce a la creación de juzgados, algo que no me parece. A último momento se decidió crear cámaras de Apelaciones y Tribunales Orales que, realmente, no sé si es pensando en función de una necesidad real o si responde a otros acuerdos políticos. Yo considero que no hubo un estudio sobre la necesidad, se fueron agregando tribunales y nada más. Insisto, la verdadera reforma pasa por otro lado, puede ser que se requiera de la creación de algunos tribunales, pero no en la magnitud que lo presentaron. Reitero, para una verdadera reforma se requiere de mayor tecnología, más conectividad, más presupuesto y reformas en los procedimientos. Necesitamos dotar de más celeridad a los procesos, ésa es la mayor queja que hoy tienen los justiciables.

-La Reforma Procesal Penal federal se aprobó hace muchos años y recién se implementó en dos provincias ¿Por qué la demora?

-Hay una comisión en el Congreso encargada de su seguimiento e implementación. Arrancó con Salta y Jujuy y ahora quedó frenada. Con los operadores que yo hablé se mostraron conformes con los resultados, lo ven positivo, aseguran que ha mejorado la celeridad de los procesos. Correspondía que siguiera en Mendoza y Rosario pero no sabemos porqué aún no se puso en marcha.

-¿En qué etapa está el proceso de digitalización del Poder Judicial?¿Cómo impactó este cambio que llegó con la pandemia?

-Sin dudas, la digitalización mejoró los tiempos en la Justicia y ha llegado para quedarse. Ha favorecido el ejercicio profesional y ha venido a resolver problemas que tendríamos que haber solucionado mucho antes. La pandemia demostró que cuando está la necesidad se puede, no hace falta esperar 10 años. La justicia Federal fue la primera que empezó con la digitalización pero después se quedó. Hoy casi todos los procesos se han digitalizado. 

-¿Y tienen recursos para seguir avanzando hacia mayor conectividad y mejora de los procesos?

-Sí, el Consejo tiene recursos para avanzar en este sentido y lo va a seguir haciendo; esto es un camino sin retorno porque resuelve el problema a los letrados pero lo más importante es que resuelve el problema de la gente que necesita Justicia. 

-Hay un proyecto de su autoría que busca modificar el reglamento de selección de magistrados para que los abogados tengan más oportunidades de ganar un concurso ¿Qué porcentaje de letrados accede a un cargo en la justicia nacional tras un concurso?

-Según la información que recabamos, apenas entre 10% y 20% de los abogados que rinden un concurso luego termina integrando la terna e ingresando al Poder Judicial. El problema se suscita cuando se trata de analizar la trayectoria y la especialidad. Para el abogado en ejercicio de la profesión las exigencias son mucho más altas, tiene que presentar escritos relevantes, apelaciones, recursos extraordinarios para acreditar especialidad en la materia. El funcionario judicial, con sólo certificar su permanencia en el Poder Judicial ya acredita trayectoria. La disparidad es mucha. 

Proyectos para Córdoba

Nuevos inmuebles

El Consejo de la Magistratura de la Nación elevó su proyecto de presupuesto para 2022 que incluye un total de 615 millones de pesos que serán destinados a obras de infraestructura para los tribunales federales en la provincia de Córdoba.

Para la ciudad capital está prevista la erogación de 162 millones de pesos que se utilizarán para la compra de un inmueble que alojará al Tribunal Oral Federal Nº 3 (TOF 3), que aún no fue habilitado por falta de espacio físico.

Para el interior de Córdoba, se aprobó un gasto de 303 millones de pesos para avanzar en el Polo Judicial Federal de la ciudad de Río Cuarto y para la ciudad de San Francisco, se destinarán 150 millones de pesos para construir la sede de los tribunales federales de esa ciudad en un terreno de 3.749 metros cuadrados donado por el municipio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *