El ejercicio de la abogacía con visión de género. Hacia una mirada igualitaria

Sabrina Kenis (1) Myriam Londero (2)

Miles de preguntas y respuestas, imágenes y recuerdos vividos, momentos que quedan grabados en la memoria en este largo, sinuoso y apasionante trayecto que como abogadas y feministas estamos recorriendo.

Muchos momentos estuvieron teñidos por la desazón y la tristeza, por un extraño sabor amargo frente a situaciones que advertimos y aún hoy advertimos -aunque en menor medida-; sin embargo, otros momentos -quizás sobre éstos debemos detenernos- dibujan una sonrisa en el rostro, nos sacan una mueca de nostalgia tan sólo con pensarlos, porque representan las batallas libradas y los logros conseguidos. 

Con estas vivencias comenzamos una nueva etapa; ya no sólo seríamos mujeres abogadas, litigando en las barandillas, sino que enarbolamos nuevas banderas, las de participar en el ámbito que nos cobija, que nos representa y que debe defender nuestros derechos. Nos largamos y animamos a formar parte de la gestión en este Colegio de Abogados. En nuestro Colegio de Abogados.

Con la pasión de siempre, con la mirada puesta en la otra, en la colega, esta gestión se tiñó de derechos, amplió derechos, nos igualó en derechos: Comisión de Género, curso obligatorio en perspectiva de género para los nuevos matriculados, observatorio de violencias en la Provincia de Córdoba, proyecto de ley de licencias para abogadas/os, la inauguración de un espacio propio para amamantar nuestros niños y niñas con la inauguración de un lactario, en el Colegio de Abogados.

Además, avanzamos en la generación y propuestas, todas ellas desarrolladas incluso en tiempos de hostilidad como ha sido y sigue siendo la pandemia, de un centenar de cursos, talleres y una diplomatura con perspectiva de género, convencidas de que los cambios en una sociedad y una profesión marcadas por un complejo entramado patriarcal sistémico se combate con sensibilización y prevención. Los actos conmemorativos y comerciales pasaron desde un simple día comercial a una acción concreta todos los días para todos y todas.

Como será que hasta la “Negra” García nos visitó en nuestra casa, vestida de Ángel a través de su madre y su padre el “Yuyo” García y firmamos el convenio de ley Micaela. A partir de ese día el Colegio ya no fue igual, habíamos recuperado el camino de la inclusión y la igualdad.

Estamos ahora convencidas de que no hay vuelta atrás, porque cuando de derechos humanos se habla, es sólo el punto de partida.

En el medio apareció el covid-19, para profundizar una crisis social y marcar aún más las desigualdades, nos pegó una cachetada a todos y todas y advertimos que la labor de cuidados no estaba tan democratizada como pensábamos y que esto en el ejercicio cotidiano de la profesión nos colocaba otra vez en un escalón más abajo. Ahora la virtualidad ganó la cancha, y pasamos desde salir a trabajar a coincidir con el expediente electrónico, las clases virtuales de nuestros hijos, las videollamadas de clientes y audiencias, las innumerables plataformas que surgieron. Y las milanesas que invadían los improvisados ámbitos laborales y escolares. Tareas de cuidado en simultáneo con las profesionales y/o laborales, una constante en las mujeres. Y seguimos luchando.

Los espacios de decisión aún siguen en manos de unos pocos, romper con ese techo de cristal sigue siendo muy dificultoso y más aún cuando los pisos engomados se resisten a salir de escena.

La lucha continúa, la batalla por una profesión igualitaria, que nos permita ejercer la abogacía en un plano de igualdad y teniendo especial mirada por las diferencias, por esas desigualdades que nos siguen costando lágrimas.

La lucha continúa. Exigimos integrar y alcanzar puestos de decisión, democratizar las tareas de cuidado para ejercerlas más plenamente y en un plano de igualdad, no sólo normas que nos ayuden a visibilizar sino acciones concretas …. Y lo más importante … PAREN DE MATARNOS.

  1. Presidenta de la Sala de Trata del Colegio de Abogados de Córdoba.
  2. Abogada. Presidenta de la comisión de Género del Colegio de Abogados de Córdoba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *