A paso lento pero firme, Córdoba avanza con sus reformas procesales

La Legislatura comenzará a discutir en comisión la implementación de un procedimiento especial denominado de “estructura monitoria” para el fuero Civil y Comercial. La Mediación Prejudicial Obligatoria fue aprobada en mayo.

Agilizar los procesos judiciales es uno de los reclamos más importantes que tiene hoy el Poder Judicial. Bajo esa premisa, el gobernador Juan Schiaretti envió en diciembre pasado a la Legislatura Unicameral una serie de paquetes de reformas procesales que involucran a los fueros Penal, Civil y Comercial y Laboral de la Provincia. La necesidad de introducir reformas procesales estuvieron siempre en agenda del Gobierno de la Provincia, pero sólo lograron concretarse – en algunos casos- de manera parcial e incipiente en el fuero Penal. Este año, la prioridad estuvo puesta en el fuero Civil y Comercial, y se avanzó con la Mediación Prejudicial Obligatoria.

Concretamente, en mayo se aprobó la modificación de la actual ley de mediación (N° 8858), implementando la Mediación Prejudicial obligatoria en las causas civiles. La reforma plantea un cambio de paradigma en los ciudadanos y actores del sistema, que implica pasar de la litigiosidad a la solución del conflicto por “métodos no adversariales”. A partir de su implementación, una demanda en el fuero Civil y Comercial deberá primero pasar por la Mesa General de Entradas de tribunales, donde se llenará un formulario que se remitirá al Centro Judicial de Mediación (CJM), que deberá intervenir de inmediato. Si en esta instancia no hay acuerdo, o algunas de las partes no cumple con lo pactado, recién entonces la demanda ingresará formalmente a la vía judicial.

Se estima que un promedio de 12.400 causas del fuero Civil y Comercial de la Capital serán remitidas por año a los centros de Mediación habilitados para tal fin. Otro de los proyectos que comenzará a ser analizado esta semana en comisión está relacionado con la intención de agilizar la tramitación de las causas vinculadas con desalojos, cancelación de hipotecas y transferencia de vehículos. En este caso, se prevé la incorporación de un procedimiento especial denominado de “estructura monitoria” que permitirá obtener una respuesta jurisdiccional rápida y expedita a reclamos sustentados con base en un documento público o privado con firma certificada. Para el fuero Laboral también está pensada una reforma que permita agilizar los juicios laborales. Habida cuenta de su complejidad, es probable que su tratamiento pase para el próximo año.

El proyecto del Ejecutivo busca implementar dos nuevos procedimientos especiales, orales y abreviados que garanticen el derecho de defensa para aquellos tipos de juicios con alta verosimilitud en el reclamo y que no exigen un amplio debate ni mucho volumen de prueba, tales como despidos incausados, despidos directos por fuerza mayor, falta o disminución del trabajo, salarios en mora, despidos por falta de pago de haberes o derivados de la Ley de Riesgo del Trabajo. La apuesta es fuerte: la duración de un juicio laboral, que hoy es de tres años y medio -promedio-, podrá rondar seis meses.

Los juzgados de Conciliación seguirán funcionando pero para causas más complejas. Por último, está prevista la creación de la denominada justicia vecinal, destinada a conflictos de menor gravedad. El juez de Paz Letrado Vecinal tendrá jurisdicción territorial en barrios o localidades y se apoyará en el Expediente Digital. Podrá atender a casos referidos a la vecindad o medianería así como en torno a derechos del consumidor o de usuario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *