Home  >   Tecnología   >   La nube híbrida abierta, la nueva apuesta de Red Hat

La nube híbrida abierta, la nueva apuesta de Red Hat

Esta compañía anunció innovadores productos que hacen posible esta visión. OpenShift Enterprise 2 permite mejorar la velocidad, la eficiencia y la escalabilidad de TI.

Red Hat, proveedor número uno a escala mundial en soluciones de código abierto, presentó nuevos productos que respaldan la visión de nube híbrida abierta. OpenShift Enterprise 2, la versión beta de Red Hat Enterprise Linux OpenStack Platform 4.0, avances para ejecutar OpenShift de Red Hat en OpenStack y una versión preliminar de OpenStack-M.

La elección de la nube es una tema clave para las empresas, por eso Red Hat viene trabajando desde hace bastante tiempo en propuestas y tecnologías que se adapten a las necesidades de los clientes. Esta nueva oferta de productos apuesta a open hybrid cloud (nube híbrida abierta), la combinación de una infraestructura pública y privada, con el objetivo de que el usuario final pueda obtener y mover servicios entre distintos tipos de nubes, sin estar atado a un proveedor o formato tecnológico.

OpenShift Enterprise 2 es la última versión de la Plataforma como Servicio (PaaS) privada local. Los clientes pueden aumentar la velocidad, eficiencia y escalabilidad de sus servicios de TI; fomentar un desarrollo más veloz de nuevas aplicaciones y servicios de negocio, y acortar los plazos de comercialización. Entre sus nuevos atributos se incluyen integración de infraestructuras del centro de datos, que simplifica la implementación de OpenShift en OpenStack permitiéndole al área de tecnologías de la información (TI) gozar de los beneficios de la computación en la nube con mayor rapidez.

Por otra parte, Red Hat Enterprise Linux OpenStack Platform 4.0 Beta es una solución que sirve de base para los usuarios de nube avanzados que buscan construir una nube que funcione con OpenStack. La versión 4.0 beta incluye varios atributos novedosos para una mejor implantación y gestionabilidad de las implementaciones de computación en la nube.

Entre las nuevas características se encuentran: una herramienta de gestión del ciclo de vida para servidores físicos y virtuales que simplifica el agregado de nodos de computación; un motor de organización para lanzar pilas de aplicaciones y recursos que pueden resultar útiles para los sistemas de supervisión de servicios y los sistemas de facturación en la captura de datos de utilización de los clientes. Cuenta con una única interfaz de gestión unificada para nubes híbridas abiertas que incorpora las capacidades de virtualización del centro de datos, y una solución de almacenamiento.

OpenShift de Red Hat en OpenStack: a partir de ahora los usuarios podrán usar la tecnología OpenStack nativa para ejecutar y escalar con rapidez su propia PaaS en un entorno de producción.
La unión de estas dos tecnologías proporciona una solución de nube verosímil para las empresas, que brinda elasticidad y eficiencia a las operaciones de TI y suma, además, servicios de autogestión y automatización para los equipos de desarrollo de TI.