Home  >   #BuenasPracticasRSE   >   La corrupción no aparece como un riesgo grave para los ejecutivos de América Latina

La corrupción no aparece como un riesgo grave para los ejecutivos de América Latina

Según el estudio “Una mirada al tema de corrupción y fraudes en las empresas de América Latina”, desarrollado por Incae Business School y KPMG, los ejecutivos latinoamericanos “experimentan dificultades para admitir como un riesgo la existencia de actos de corrupción”.
Los gerentes entrevistados mostraron reservas para admitir que la corrupción puede existir en sus propias empresas. El 68% contestó que la corrupción es un fenómeno de escasa incidencia. La encuesta reveló que a pesar de las crecientes preocupaciones públicas sobre el tema, la importancia que algunas organizaciones le conceden a este flagelo todavía es relativamente baja.
Casi en un extremo, 15% de los encuestados consideran que la corrupcio´n ha generado beneficios que representan ma´s de 5% del volumen de las ventas de las organizaciones. “Nuestra experiencia profesional nos muestra la necesidad de promover cambios en la mentalidad organizacional que generen conciencia sobre los graves efectos de este feno´meno”, advierten los autores.
Para este estudio se tomó la opinión de más de mil ejecutivos de 18 países de América Latina y el Caribe, de los cuales 23% de estos trabajan en compañías con ventas de más de $50 millones.
“El estudio nos muestra que existe todavía una brecha entre las mejores prácticas anti corrupción y lo que sucede en América Latina. Estos resultados confirman la importancia de aumentar la formación y la promoción de las mejores herramientas para prevenir, detectar y erradicar estos problemas en la región tanto en el mundo público como en el de la empresa privada”, comentó Luis Cuenca, profesor de Incae.

Los responsables
La responsabilidad de la lucha contra la corrupción y el fraude debe recaer en la alta gerencia, especialmente la junta directiva y la gerencia general, así lo demuestra el estudio. Para combatir la corrupción en las empresas las altas gerencias deben empezar por crear un efectivo sistema de comunicación interna para concientizar y capacitar a todo el personal sobre la visión, las políticas y los protocolos de la organización en este tema.