Home  >   RRHH   >   Las redes sociales internas ganan terreno a la comunicación presencial

Las redes sociales internas ganan terreno a la comunicación presencial

Las áreas de Recursos Humanos están cada vez más abocadas a uno de los conductores más estratégicos de la productividad y del clima laboral

Lo que comenzó denominándose Intranet evolucionó hoy a redes sociales internas y ésta es actualmente la tendencia que viene ganando terreno en materia de comunicación interna en empresas.
El objetivo de estas redes no es que sólo haya transmisión de información sino que, poco a poco, como ocurre en las redes sociales más utilizadas, se permita la interacción y que los empleados tengan un canal directo con diferentes áreas y personas de la empresa. Ese proceso de evolución de un portal de información a uno de interacción no es inmediato.
“Con la inserción de las nuevas generaciones al mercado laboral, el uso de la tecnología y redes sociales es casi innato y fundamental, por lo que valoran altamente, exigen y fomentan a las compañías este tipo de herramientas, incluso es muy importante tener en cuenta sus opiniones e incluirlos en el desarrollo de la misma como parte de su motivación y lenguaje y medio que les resulta altamente efectivo”, afirmó la consultora de recursos humanos HuCap en el marco de la presentación de su último Estudio de Compensaciones, Beneficios y Tendencias realizado entre 144 empresas en Argentina.

“Es muy común, casi sin excepción, culpar a los programas de comunicación de ineficientes, ineficaces, malos, insuficientes cuando hay problemas, pero el problema no es la comunicación, sino que lo son las personas que no se comunican. Si no entendemos esto y no trabajamos para resolver las causas que producen que las personas no se comuniquen, cualquier programa puede fracasar o acertar, pero difícilmente el resultado sea el que se espera o se podría lograr”, explicó Miguel Terlizzi, director General de HuCap.
Pocas veces las empresas hacen un exhaustivo análisis de métricas que les permita encontrar las formas y los canales más adecuados para lograr los objetivos que se definen en las políticas de comunicaciones establecidas, ya sea formales o informales, y por sobre todo recoger un feedback de parte de los colaboradores.

Comunicación de temas salariales
Hay temas a comunicar que son más difíciles que otros. La mayoría de las empresas encuestadas (58%) afirmó que la comunicación en temas salariales en su empresa es un déficit.
“Cuando hablamos de comunicación en temas salariales, nos referimos a la compensación total que perciben los colaboradores, la cual va más allá del salario bruto y hace referencia a la gratificación anual total que perciben, que puede incluir aspectos variables o de bono y beneficios y prácticas de work life balance (aquellas que apuntan a buscar el equilibrio entre la vida personal y laboral)”, aclaró HuCap.
Estas últimas prácticas son claves ya que frente a un escenario donde los costos laborales apremian cada vez más las empresas refuerzan a través del concepto de compensación total y de dichas prácticas en busca de complementar el salario.
Algunas prácticas que les permitirán a las empresas desarrollar programas de compensación total que sean atractivos y comunicarlos eficientemente a sus empleados son:

• Establecer canales de comunicación regulares para asegurarse de obtener y escuchar los intereses, inquietudes y actitudes de los empleados hacia la empresa y sus beneficios según las distintas características de la población.
• Analizar los beneficios por nivel (valoración–costo): determinar aquellos que funcionan correctamente, aquellos que no están funcionando lo suficientemente bien (eliminarlos o modificarlos) y aquellos que estén faltando (considerando las opciones que propongan los empleados).
• Comunicar los valores y alcance del programa: con emails claros y concisos, carteleras correctamente ubicadas y mensaje atractivo. Darles la oportunidad y el espacio a aquellos empleados satisfechos que avalan el programa o determinados beneficios para que puedan contar sus experiencias.
• Evaluación del programa implementado: apuntar a la retroalimentación constante analizando la participación y tasa de utilización de los beneficios por parte de los empleados.