Home  >   Pymes   >   Una buena imagen personal potencia el emprendimiento

Una buena imagen personal potencia el emprendimiento

Si se tiene en cuenta que 93% de lo que comunicamos es no verbal, queda reflejado que quienes se ocupan de su apariencia logran mejores resultados en sus negocios. Algunas claves: ser auténtico en cómo presentarser al mundo, pero con la habilidad de empatizar con el otro – Natalia Riva – nriva@comercioyjusticia.info

Todas las personas tenemos y proyectamos una imagen. Permanentemente estamos entablando relaciones sociales para desarrollar nuestra vida. Más aún lo hace un emprendedor, quien sistemáticamente debe mantener relaciones comerciales para posicionar su negocio y concretar ventas. En este contexto, ¿por qué se vuelve relevante para un emprendedor cuidar su imagen y presentación personal?. María Florencia Soto, licenciada en Ciencia Política y asesora de Imagen, aseguró a Comercio y Justicia que vivimos en el “siglo de la imagen”.
“Inevitablemente, nuestra apariencia exterior es lo único inmediatamente obvio para los demás. Somos vistos antes de ser escuchados. Cuando llego a una reunión con el objetivo de cerrar una venta o hacer un negocio, antes de que pueda hablar sobre las bondades de mi producto y por qué es mejor que el de la competencia, en tan sólo siete segundos el otro se formó una primera impresión sobre mi persona (la cual 68% de las veces no se modifica), lo que lo lleva a elaborar juicios de valor sobre cómo soy, cómo hago negocios, cómo es mi empresa, cuán confiable soy y si le agrada o no la idea de hacer negocios conmigo”.

Así de contundente es la primera impresión. Sobre esto, la especialista agrega: “Si tenemos en cuenta que 93% de lo que comunicamos es no verbal -es decir, nuestros gestos, la vestimenta, cómo entonamos al hablar, la prolijidad y pulcritud personal-, la importancia de por qué debemos cuidar la imagen personal queda más que clara: si me ocupo de mi imagen, logro vender más y mejor, logro ‘vender sin hablar’. Allano el camino a la concreción de la venta porque trabajo en lograr un primer impacto positivo en el otro”.
En la actualidad, según datos mostrados por estudios de la Universidad de Harvard, el cuidado de la vestimenta y la etiqueta de negocios incrementa en 40% la posibilidad de cerrar exitosamente una venta o negocio porque permite ser un excelente generador de relaciones comerciales y de confianza; ayuda a crear vínculos personales fuertes que reditúan no sólo en el incremento de las ventas sino también en la fidelización del cliente.

– ¿Se puede construir una imagen?
– Pensar en un estilo profesional, basado en una identidad propia, acorde con las competencias que se subrayarán como fortalezas profesionales, además del estilo o look propio forma parte de una construcción estratégica de aquello que se ha propuesto proyectar. Por ello, la elegancia, sobriedad, versatilidad, proactividad y profesionalismo de una persona, se verá sin dudas reforzada en su indumentaria. No obstante -siempre lo aclaro- la indumentaria será sólo un complemento que deberá ser utilizado como un plus, sin que reste importancia a las capacidades y actitud de quien los porta. Es necesario lograr un equilibrio estratégico entre cuerpo, personalidad y competencias profesionales, sin tener una colección de Prada o Armani.

– ¿Es necesario “adaptar” la forma en que un emprendedor se viste a la persona con la que debe reunirse?
– La clave es siempre ser auténtico en cómo uno se presenta al mundo. Pero es cierto también que la habilidad de poder empatizar con el otro es importantísima, y no quiero que se confunda con ser hipócrita, sino que se trata de buscar los puntos de coincidencia entre mi persona y la persona con quien me reúno, porque eso nos ayuda a allanar el camino en cuanto a la creación del vínculo personal, profesional y/o comercial.

– Por ejemplo, cuando los emprendedores pitchean sus proyectos ante posibles inversores ¿cómo debe ser su imagen? ¿es mejor que sea formal, o puede ajustarse al estilo de cada uno?
– Ante todo, el emprendedor debería crear un vestuario que represente de la mejor manera su estilo personal y el de su emprendimiento. Si hay colores institucionales ya elegidos y plasmados en un logo, toda la imagen del negocio y del emprendedor debería tener un hilo conductor. Luego, no siempre la formalidad es la mejor opción. Para emprendedores del ámbito creativo, usar traje azul marino les quitaría atractivo y fuerza, porque no comunicarían creatividad sino estructura y, si yo fuera el inversor, dudaría en poner mi dinero en ellos. Por el contrario, si mi emprendimiento es de consultoría financiera, probablemente presentarme con jeans rotos, sweater anaranjado y zapatillas no me sumaría ningún punto. ¿Por qué? Porque la vestimenta es un lenguaje y como tal reúne símbolos que las personas, en un determinado ámbito, comparten entre sí.

– Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, elige usar siempre la misma ropa en la mayoría de los eventos a los que asiste -una camiseta gris- y dice que lo hace “para tener en algo menos en qué pensar”…
– Lo que hace Zuckerberg se llama construcción de la marca personal. Hoy ya no tiene que pensar en su vestuario porque ya lo pensó y planificó estratégicamente. Si un día lo viéramos de camisa blanca, saco y corbata, ya no sería él. Habría perdido su esencia: estilo natural, comodidad, frescura e innovación. Por supuesto que él elige esa camiseta gris como su “uniforme” de trabajo. Y ésa es una elección estratégica que los emprendedores/empresarios tienen en el marco de sus posibilidades para instalarse en la conciencia colectiva asociados a un estilo de vestuario particular.

Los sombreros de Cristina Schwander, de la UES 21, ya son su “marca personal”.

Los sombreros de Cristina Schwander, de la UES 21, ya son su “marca personal”.

– ¿Qué personalidad local se destaca por su forma correcta de vestir y transmitir su imagen?

– La “imagen personal correcta o positiva” siempre es relativa a la persona, su estilo, su ámbito de actuación y sus objetivos. Me voy al de la Ciencia Política y pienso en Mario Riorda (ex decano de la facultad de Ciencia Política de la UCC y referente internacional sobre comunicación política). Es un académico que rompió con el estereotipo del intelectual “así nomás” para construir una imagen vanguardista y de estilo sumamente cosmopolita… !impresionante! Pienso también en Cristina Schwander (Universidad Siglo XXI), quien se caracteriza por usar sombreros y turbantes en sus presentaciones públicas, ya a modo de lo que yo llamo “marca personal”. Otra persona que se viene a mi mente es Inés Bertón, fundadora de Tealosophy, quien ha construido toda una filosofía basada en el estilo hindú y suele vestir siempre con túnicas propias de dicho estilo.

– ¿Los colores son determinantes?
– Sí, absolutamente, porque trabajan a nivel de nuestro inconsciente. Cada color nos remite a diferentes sensaciones y comunica diversos mensajes. Por ejemplo, inevitablemente al ver a una persona vestida de amarillo o anaranjado, uno la asocia a desconexión con el trabajo, frescura, aires descontracturados. Si lo que vos necesitás transmitir es compromiso con tu trabajo, el azul marino y el gris serían elecciones más adecuadas. El color rojo, por ejemplo, le transmitiría mucha ansiedad a un potencial cliente y le haría sentir presión en la negociación.

Persona y empresa
¿en qué consisten los asesoramientos?

La consultora Integral en Imagen Personal que dirige María Florencia Soto (www.mariasoto.com.ar) está enfocada en “captar y resolver holística y estratégicamente” las necesidades en materia de imagen de sus clientes. Entre otros servicios, ofrece asesoramiento de imagen empresarial y otro de imagen personal.
“Construir la marca personal del ejecutivo dentro del mundo de los negocios” es el objetivo del asesoramiento empresarial. “Se trata de un servicio que consta de diferentes partes”, explica Soto y puntualiza: En “Estilismo de imagen” se trabaja de manera integral la armonía de la imagen interna y externa del ejecutivo/a, respetando su estilo y potenciando sus cualidades y capacidades. En cuanto a “Códigos de vestimenta”, se orienta sobre la vestimenta apropiada para cada momento. Con relación a “Etiqueta de negocios”, se aprenden estilos y usos actuales que se deben observar en viajes de negocios, negociaciones exitosas, reuniones gerenciales, etcétera. Y en “Oratoria y lenguaje corporal”, se trabaja sobre las técnicas verbales y no verbales de la comunicación interpersonal.
Por su parte, continúa la experta, el asesoramiento de imagen personal tiene por objetivo identificar qué mensaje quiere transmitir la persona a su entorno (personal o laboral) a fin de obtener los mejores resultados. “En las sesiones con el cliente le hago una entrevista en profundidad más una serie de tests y análisis que me permite elaborar las herramientas de imagen que necesita el cliente. La persona aprende a potenciar o descubrir su estilo de personalidad y su estilo en el vestir, logrando la coherencia entre ambos, identifica cuáles son las prendas y colores que realmente le favorecen y aquellas que no lo hacen”, resalta Soto.

Tips para una “buena imagen”

Florencia Soto recomienda pensar la gestión de la imagen personal/profesional como la redacción de una carta:
– ¿Dónde? El ámbito o espacio físico es clave al momento de elegir un atuendo.
– ¿Con quiénes? No es lo mismo un after office con colegas que una reunión con un potencial cliente que se desea captar.
– ¿Qué se quiere comunicar? Es importante definir qué tenemos para decir.
– ¿Cómo? Aquí entran en juego la indumentaria, el calzado, los accesorios y los colores como las herramientas que nos permiten comunicar el mensaje, es decir, mostrarle al mundo que somos eficiente, creativo, responsable, bohemio, etcétera.
– Cuidar los detalles: caspa, mal aliento, olor desagradable, medias rotas, cabello grasoso, zapatos sin lustrar, son algunos aspectos que pueden restar puntos.

Un comentario

  1. MERCEDES dijo:

    QUE MANERA DE VENDER VERDURA PODRIDA ESTA GENTE. ES UNA MENTIRA GRANDE COMO UNA CASA QUE EL 93% LO COMUNICAMOS CON LENGUAJE CORPORAL, ENTONCES NO HABLEMOS MAS TOTAL CON EL CUERPO COMUNICAMOS TODO. EL LENGUALE VERBAL ES EL 99%, LO OTRO AYUDA.

Los comentarios están cerrados.