Home  >   Pymes   >   Proyectando su propio destino emprendedor

Proyectando su propio destino emprendedor

Arquitectura & Aluminio fue el proyecto ganador del premio al mejor emprendimiento 2012 que otorga Fundación E+E. Una joven arquitecta dio vida a esta iniciativa que se destaca por la solidez en su gestión empresarial.

Por Natalia Riva / nriva@comercioyjusticia.info

Iris Marengo es arquitecta, tiene 31 años y creó una empresa que le viene dando muchas satisfacciones. Está al frente de Arquitectura & Aluminio, emprendimiento que fue elegido por la Fundación E+E como el mejor de 2012. La empresa, que se dedica al asesoramiento y fabricación de aberturas de aluminio, surge por la inquietud de esta joven emprendedora de afianzarse en ese rubro. “Comencé trabajando como arquitecta en una empresa del rubro del aluminio. La curiosidad me llevó a especializarme cada vez más y con el tiempo me dedique a capacitar y asesorar empresas de carpinterías de aluminio. Sin querer y sin haberlo programado el paso que me faltaba era conducir mis energía para un crecimiento laboral personal”, contó Marengo a Comercio y Justicia .

Así se animó a dar “el gran salto” y comenzó con un pequeño taller en el fondo de su casa que, de a poco, fue creciendo. La experiencia acumulada, la formación profesional, la energía y pasión que le pone a su vocación emprendedora fue lo que la llevó a crecer como empresaria.

Actualmente, la empresa está ubicada en el barrio industrial Los Boulevares y pasó de ser un emprendimiento de garaje a convertirse en una fábrica con toda la estructura necesaria para funcionar como tal -máquinas, herramientas, mobiliario, oficinas y, sobre todo, recursos humanos calificados para brindar un producto de excelencia-.

Su paso por la fundación

“Conocí la fundación gracias a un artículo del diario Comercio y Justicia. Concretamente, me encontraba atravesando una crisis de crecimiento en la empresa. La demanda de trabajo nos sobrepasó y los inconvenientes no tardaron en sucederse. Por momentos pensaba en cerrar las puertas. En el artículo, una joven empresaria contaba su experiencia de crecimiento y la ayuda que le brindó la fundación para lograr consolidad esto. Fue así que, sin dudarlo, me inscribí en la convocatoria para el plan de negocios 2012”, recordó la emprendedora.

En palabras de Marengo, E+E tuvo un rol importantísimo en su crecimiento, no sólo por los conocimientos aportados sino también por el grupo que la conforma.

“Concretamente, perdí el miedo a crecer. Me di cuenta de que no importa el contexto y que siempre está bien animarse, arriesgarse por lo que uno quiere. Eso me llevó a que este año mi empresa duplicara la cantidad de empleados y produzca el doble que el año pasado. También me animé a sacar un crédito productivo para comprar las herramientas que me hacían falta, cosas que antes no me hubiera animado a hacer”, reconoció.

Las acciones anteriores hicieron que la empresa se acercara a su estrategia de negocio a corto plazo, que es expendirse dentro de Córdoba para luego poder implementar sus productos y servicios en el país y en el exterior.

En su camino como empresaria, Marengo también descubrió y entendió que el sentimiento de emprender va más allá de las ideas y proyectos. “Es un sentimiento que agrupa, refuerza y acompaña. Hoy me siento un ser emprendedor constructora de ideas y sueños. Un instinto realizador, proactivo y creativo me lleva diariamente a afrontar nuevos desafíos. Es la esencia de esta energía la que no podría reprimir y la que me lleva, cada día, a seguir adelante”, relató.

Números en crecimiento
Más de 70 emprendedores se capacitaron en “pdn”

El emprendimiento de Iris es uno de 44 proyectos que se capacitaron este año en E+E, lo que se tradujo en 73 emprendedores que se formaron en Plan de Negocios. Este año, la fundación hizo foco en aquellas iniciativas que se encontraban en funcionamiento o en etapas iniciales y que necesitan profesionalizarse para crecer. En lo que respecta al rubro de los proyectos seleccionados este año, se calsifican de la siguiente manera: 38 por ciento pertenece al sector industria; 48 porciento, a servicios y 6 por ciento, a tecnología. Sobre el estado de los emprendimientos : 25 por ciento se estaba en una etapa inicial, 73 por ciento ya funcionaba; y sólo 2 por ciento era una idea de negocio. Desde sus inicios hace cuatro años, de los 152 emprendimientos que recibieron asesoramiento (sin contar los de este año), 120 siguen en funcionamiento