Home  >   Pymes   >   En el Día de la Pyme, las cámaras y asociaciones empresariales piden tener en cuenta el sector

En el Día de la Pyme, las cámaras y asociaciones empresariales piden tener en cuenta el sector

El 27 de junio ha sido instituido en 2017 como reconocimiento de la ONU sobre el impacto de las micro, pequeñas y medianas empresas en el entramado productivo y social de cada país, entre otras razones por el dinamismo de estas empresas, su capacidad de innovación, su arraigo local y el papel dinamizador y democratizador que cumplen en la economía.
Aprovechando la ocasión, las pymes nucleadas en la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) elevaron una serie de pedidos a los candidatos presidenciales, entre los que figura una merma de la carga fiscal y la “modernización de la ley laboral”.
“Necesitamos un plan de gobierno orientado a bajar el costo argentino, disminuyendo la presión fiscal, eliminando los impuestos distorsivos y simplificando la carga tributaria”, indicó la entidad en un comunicado difundido ayer en conmemoración del Día Internacional de las pymes.

Al recordar que en Argentina las pymes “son grandes protagonistas de la actividad económica y movilizan el 70% del empleo”, indicaron que también necesitan la “modernización de la ley laboral” que incluya “compensar los aportes patronales por zona, diferenciando la realidad del interior profundo”.
La entidad instó a los candidatos presidenciales a tener en cuenta las necesidades de las pymes, entre las cuales señalaron “incentivos especiales para generar una nueva generación de pymes exportadoras como política de Estado”, y beneficios para las mipymes monotributistas que quedaron fuera de la ley Pyme.
También pidieron tasas de interés diferenciales y “frenar los abusos del sistema financiero en desmedro del sistema productivo”, así como “combatir la venta ilegal” y “fortalecer al turismo como dinamizador de las economías regionales”.
Otros reclamos son “generar acciones que amortigüen la brecha campo-góndola”, premiar la inversión productiva con la prórroga de la desgravación de bienes de capital, e incorporar en la currícula educativa herramientas que fomenten la cultura emprendedora y exportadora desde los primeros años de estudio.

También Apyme
Por su parte, Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme), por medio de su presidente Eduardo Fernández, destacó que en Argentina casi la totalidad de los establecimientos son mipymes (un 99,6%). También aportan 40% de valor agregado y 50% las ventas. Se destacan especialmente en su capacidad en la generación de empleo, aportando más de 70% del total.
“Estas características hacen que las pymes deban ser objeto prioritario de las políticas de Estado, algo que el actual gobierno desconoce. La ‘salida exportadora’ que propone sólo puede beneficiar a algunas empresas medianas. De las más de 610.000 empresas registradas son menos de 9.000 las que exportan”, resaltó Fernández.

Al mismo tiempo, agregó: “Nuestro país presenta una larga historia de proyectos de asistencia para las mipymes, que no han tenido aplicación efectiva o se han diluido en vericuetos burocráticos. En el período reciente se ha sancionado como ‘ley Pyme’ una normativa parcial, inconexa e insuficiente. Su principal carencia fue no contemplar la realidad del sector en un contexto de crisis recesiva, consecuencia de la aplicación un modelo económico de desregulación, valorización financiera, desindustrialización y destrucción del mercado interno”.
En este marco, el directivo aseguró que desde Apyme han venido sosteniendo, junto con otras entidades, la imperiosa necesidad de declarar la emergencia Mipyme. “En un marco más amplio, se necesita una Ley de Desarrollo para las micro, pequeñas y medianas empresas que fomente la creación, el crecimiento, la innovación y la competitividad, impulsando para ello políticas de alcance general que se concreten a través de instrumentos específicos”.
Para que las medidas realmente lleguen a sus destinatarios -completó Fernández- debe diferenciarse eficazmente a las mipymes de las grandes empresas y subsidiarias. “Otro punto importante es dotar de jerarquía y efectividad al organismo de aplicación, que debe ser un ente autónomo, democrático, con capacidad de coordinación y con fuerte presencia regional. Es indispensable la jerarquización de la actual Secretaría Pyme, que debe elevarse al rango de Ministerio”, puntualizó.