Home  >   Pymes   >   Argentina, entre los países con mayor dinamismo en materia de criterios de impulso al emprendedorismo

Argentina, entre los países con mayor dinamismo en materia de criterios de impulso al emprendedorismo

Junto con Uruguay y Brasil lidera los países de la región. La mayoría de los programas apunta a innovadores, y la etapa del emprendimiento apoyada es, principalmente, la de creación de la empresa

En el III Encuentro de la Red de Gestores de Política de Emprendimiento Dinámico e Innovador de América Latina se definió el interés y la necesidad de contar con un monitor de tendencias en materia de políticas y programas de apoyo al emprendimiento dinámico e innovador en la región. Con esa premisa, Prodem desarrolló una metodología, en consulta con el Consejo Asesor de la Red, y a principios de 2019 lanzó una encuesta a los profesionales de las instituciones públicas que fomentan el emprendimiento en la región.
El sondeo captó las iniciativas implementadas en 2017 y 2018 referidas a lanzamientos de nuevos instrumentos, cambios en los existentes, discontinuidades y proyecciones a futuro.
Así, gracias a la colaboración de miembros de la Red pertenecientes a 16 instituciones de 13 países de América Latina, se elaboró esta primera edición del Monitor de Políticas de Emprendimiento Dinámico e Innovador de América Latina, cuyo objetivo es sistematizar y divulgar las principales tendencias que se están verificando en materia de instrumentos/programas en favor del emprendimiento dinámico e innovador en Latinoamérica.

Principales conclusiones
El períodos 2017-2018 fue una etapa muy dinámica, con 66 iniciativas, que incluyen principalmente nuevos lanzamientos que se combinaron con algunos cambios en los instrumentos existentes. Son pocos los que se discontinuaron.
¿Quiénes son los más activos? En los países, se identifica un mayor dinamismo en Uruguay, Argentina y Brasil, donde tienen un alto peso los instrumentos nuevos y en menor medida los cambios en instrumentos existentes. En el otro extremo, se identifican con muy bajo dinamismo a Paraguay, Bolivia y República Dominicana. Considerando conjuntamente estos tres países, se identificó solamente un instrumento nuevo y uno discontinuado. El resto de los países presenta un dinamismo medio.
Según el informe, como es esperable, el dinamismo de los países se corresponde con la presencia de instituciones que se han mostrado dinámicas durante el bienio analizado. Las más dinámicas no necesariamente son las más nuevas. El activismo en el lanzamiento de nuevas iniciativas y programas y de cambios en los existentes se observa tanto en las organizaciones más nuevas, como la Dirección Nacional a Emprendedores y Pymes de la Sepyme en Argentina, y en ANDE de Uruguay; como en aquellas de mayor trayectoria, como ANII de Uruguay, Corfo de Chile, Sebrae de Brasil o Innóvate Perú.

Sobre los nuevos instrumentos
¿A quiénes van dirigidas las iniciativas de nuevos instrumentos? Principalmente tienen como beneficiarios directos los emprendedores. En algunos casos se combinan también con el apoyo a las instituciones. Muy pocos casos señalan como beneficiarios únicos las instituciones y, en general, se refieren a programas de creación y fortalecimiento del ecosistema.
Ahora bien, ¿cuáles son las características principales de los emprendimientos apoyados? En su gran mayoría (2 de 3), los nuevos instrumentos apuntan a emprendedores innovadores, seguidos de los dinámicos. Los programas genéricos son una minoría.
La etapa del emprendimiento apoyada es principalmente la de creación de la empresa. Sólo una minoría apunta al escalamiento y sólo marginalmente lo hacen para fomentar la internacionalización. Asimismo, también son muy marginales las iniciativas no focalizadas que abarcan todas las etapas.
Los nuevos instrumentos ofrecen principalmente financiamiento (cerca del 60% de los instrumentos), seguidos en menor medida por algún tipo de asistencia técnica (aproximadamente 20%).
¿Cuáles son las características del apoyo? En general ofrecen capital semilla en montos muy variados, que suelen oscilar entre 10 mil y 50 mil dólares. En su gran mayoría lo hacen mediante ANR (70%). Sólo una de cada tres iniciativas busca algún tipo de reembolso, sujeto o no a resultado. En su gran mayoría la responsabilidad de la ejecución descansa en una institución intermediaria.
Acerca del perfil de las instituciones con las que trabajan los gobiernos, el informe destaca que las incubadoras de negocios son el tipo de organización más usual, ya sea por recibir fondos directos para su funcionamiento o bien para operar como intermediarias de los instrumentos. Les siguen, un poco más lejos, las redes de ángeles inversores y los fondos.

En general, las organizaciones del ecosistema son beneficiarias indirectas del apoyo. La gran mayoría de las iniciativas tiene por finalidad última fortalecerlas apoyando su trabajo con los emprendedores. Dentro de las iniciativas que destinan recursos directamente a fortalecer las capacidades organizacionales, las aceleradoras e incubadoras y los fondos de capital emprendedor y redes ángeles son las organizaciones más beneficiadas.
La retribución a las instituciones intermediarias por su trabajo suele estar centrada en recompensar los esfuerzos más que los logros. Los pagos son, en general, un monto fijo y/o variable. Pero son pocos aún los instrumentos cuya operación es retribuida por el cumplimiento de objetivos o por el desempeño de los emprendimientos apoyados.

Cambios introducidos
En los últimos dos años se introdujeron cambios sobre varias dimensiones, en particular en materia de montos asignados a los emprendedores, la antigüedad del emprendimiento o empresas y la articulación con otros instrumentos.
El objetivo principal de los cambios muestra una tendencia clara hacia lograr un mayor impacto de los esfuerzos que están llevando a cabo los gobiernos, por ejemplo en la definición de los beneficiarios (buscando mayor madurez de los emprendimientos apoyados para obtener resultados más rápidos o un mayor alcance regional de los instrumentos); el tipo de instrumento (exigiendo mayores contrapartidas y compromisos con los resultados de las organizaciones intermediarias); el modo de ejecución (ajustando la retribución de las instituciones intermediarias para alinear su comportamiento con el desempeño deseado de los emprendimientos).

La actividad de cada país
Si bien la mayoría de los países ha estado activa, hay un grupo de países muy activo que concentra la mayor cantidad de iniciativas. En el lanzamiento de instrumentos hay cinco de 13 países que han estado especialmente activos (Uruguay, Costa Rica, Argentina, Perú y Brasil), en tanto que en cambios sólo dos lo fueron (Chile y Brasil).
La buena noticia es que entre los nuevos instrumentos se incluyen algunos de mayor sofisticación, como los fondos de fondos, o de coinversión y la innovación abierta, o bien avanzan hacia formas de retribución a las organizaciones intermediarias basadas en el desempeño de los emprendedores apoyados.
Algunos de estos países activos han comenzado a incursionar en el apoyo al escalamiento. También entre ellos se aprecia una mayor presencia de mecanismos de gestión del aprendizaje. El análisis según trayectoria previa aporta elementos adicionales acerca de la heterogeneidad de situaciones.

Brasil, entre los de mayor trayectoria institucional, ha estado activo tanto en el cambio de lo existente como en el lanzamiento de nuevas iniciativas. Chile, por el contrario, está buscando simplificar su propuesta de valor luego de un período de fuerte proliferación de nuevos programas.
Uruguay y Perú, entre los de trayectoria intermedia, continúan activos; contrastando con México y Colombia, países que supieron estar entre los líderes en nuevas iniciativas en años previos.
Entre los de menor trayectoria, por último, se destacan Argentina y Costa Rica. Ecuador, El Salvador y Paraguay han implementado alguna iniciativa aunque dentro de un activismo limitado; en tanto que Dominicana y Bolivia no han reportado novedades.
¿En qué están pensando/trabajando? Según el estudio, todos están pensando en lanzar nuevas iniciativas y la mayoría ya está aprobada. Las principales áreas sobre las cuales están trabajando son: financiamiento, vinculación con la demanda y programas de corporate, aceleración e incubación.