Home  >   Profesionales   >   Persiste la polémica por el cupo de ingresos al Conicet

Persiste la polémica por el cupo de ingresos al Conicet

Por tercer año consecutivo, el listado de personas que “ingresan a carrera” fue considerado un “recorte”: de 2.595 presentaciones, entraron sólo 450 candidatos

Científicos de todas las disciplinas celebran hoy su día en el marco de la polémica por la reducción de cupos en el Conicet. En tanto, el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología asegura que el cupo de 450 ingresantes anuales a ese organismo torna el sistema “previsible y sustentable”.
“Cuando asumimos no se sabía cuántas personas ingresaban a carrera a Conicet hasta que no se publicaba la lista; tampoco había correlación entre los ingresos y el presupuesto. Nosotros nos propusimos hacer un sistema previsible y sustentable”, aseguró Jorge Aguado, secretario de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva del MECCyT.
Para los científicos, el “ingreso a carrera” es el último paso de una larga trayectoria que incluye formación de grado, posgrado, doctorado y posdoctorado, lo que puede insumir más de diez años; la investigación siempre se realiza junto a otros, conformando equipos.

El viernes pasado se conoció la lista de investigadores que ingresaban a carrera de la convocatoria de 2018 y por tercer año consecutivo, los investigadores evaluaron este listado como un “recorte”: “De 2.595 presentaciones, ingresaron sólo 450 candidatos, cuando las cifras esperadas, según el plan Argentina Innovadora 2020, eran de 1.251 plazas anuales, lo que implica que se está llevando adelante un recorte de 64% frente a lo proyectado”, denuncia en un comunicado la Red Federal de Afectados, un espacio conformado en 2017.
Por entonces, luego de una larga lucha que incluyó desde movilizaciones hasta la toma del entonces Ministerio de Ciencia, se acordó que aquellos recomendados que habían quedado afuera fueran absorbidos por dos años por las universidades con financiamiento de la cartera por medio del denominado Programa de Retención de Doctores.
“Esto fue un modo de reparar por el cambio de política; de ahí en más las reglas fueron claras. Nuestro horizonte es un sistema científico que más allá de la inversión pública tenga un vínculo con la inversión privada que permita un desarrollo conjunto como sucede en los países desarrollados”, explicó Aguado.
Y continuó: “En Argentina unas 2.000 personas terminan cada año doctorados y posdoctorados; de ellas unas mil lo hacen con becas de Conicet; la mitad ingresará a carrera, no es un porcentaje menor”.

Luana Piccini, 33 años, doctora en Química Biológica, trabaja actualmente en su posdoctorado en el estudio de la entrada viral a distintas líneas celulares por parte del virus del dengue. “El objetivo es pensar una estrategia de bloqueo del virus en el ingreso delas células para detener la enfermedad en etapas tempranas. El viernes me enteré de que quedé afuera. Es probable que esta línea de investigación no la siga nadie porque mi directora se jubila”, describió Piccini, quien agregó: “No hay posibilidad de seguir el tema en el sector privado, en todo caso tendría que irme del país”.
Ése fue el caso de Ángel Yefrin Ariza, doctor en Historia, quien luego de cinco años de beca para formación quedó afuera del Conicet en 2018 y se fue a vivir a Chile: “Este año, el ingreso en ciencias sociales y humanidades representó seis por ciento respecto del total”, destacó Ariza.
Y añadió que “las investigaciones alrededor de la historia, la educación, la filosofía, el arte, la literatura, la cultura, etcétera, son un bien en símismo, porque contribuyen a la identidad cultural de la persona y de un país, no se pueden medir pensando en un uso ‘productivo”.
Hoy, por el Día del Investigador Científico -fecha que recuerda el nacimiento del doctor Bernardo Houssay-, los investigadores realizarán protestas en distintos puntos del país.