Home  >   Profesionales   >   Junio es el Mes Internacional del Cuidado de la Fertilidad

Junio es el Mes Internacional del Cuidado de la Fertilidad

Especialistas sensibilizan sobre la importancia del cuidado de la salud reproductiva. Resaltan la
importancia de la prevención así como de los aspectos emocionales, biológicos, físicos y sociales asociados

Según la OMS, una de cada seis parejas tiene dificultades para concebir. La vida actual impone ritmos que, sumados a hábitos perjudiciales como el consumo de alcohol, cigarrillo, dietas poco equilibradas, sedentarismo y estrés, son causas frecuentes de problemas para lograr un embarazo.A esto se suma la tendencia mundial de que las mujeres decidan postergar la maternidad luego de los 35 años, edad en que la fertilidad natural comienza a declinar.
Todo esto hace que sea fundamental abordar esta problemática desde una perspectiva integral, que tenga en cuenta tanto la prevención como los aspectos emocionales, biológicos, físicos y sociales asociados.

Con el objetivo de sensibilizar a las personas sobre la importancia de realizar una planificación reproductiva basada en una decisión informada, María Teresa Nievas, responsable del Consultorio de Fertilidad de la Maternidad Provincial Dr. Felipe Lucini, brindó recomendaciones a tener en cuenta para una mejor salud reproductiva. Entre ellos, realizar controles ginecológicos anuales desde la adolescencia o desde el inicio de la actividad sexual y vacunar contra la rubéola a las mujeres mayores a 15 años que no hayan recibido la vacuna en la infancia. Es el único modo de prevenir la rubéola y el síndrome de rubéola congénita.
También, controlar el peso ya que las mujeres con un índice de masa corporal mayor a 25 presentan mayor dificultad para lograr el embarazo. El sobrepeso está asociado a fallas ovulatorias y a complicaciones durante la gestación, como mayor riesgo de presentar diabetes gestacional, hipertensión, entre otras.
La especialista también recomienda no fumar, ni consumir drogas o alcohol en exceso. Las sustancias tóxicas comprometen la salud de los ovarios y generan más frecuencia de abortos, dificultad para lograr embarazos y menopausia precoz.
Por otra parte, subrayó la importancia de considerar el período de mayor fertilidad para buscar el embarazo. En mujeres, la edad más fértil es de los 20 a los 30 años. Luego, comienza a declinar hacia los 35 años.
Llevar una alimentación saludable y realizar actividad física de manera habitual.
Realizar consultas médicas oportunas frente a signos de alerta, como dolores menstruales incapacitantes -puede ser síntoma de endometriosis-. Asimismo, los varones que hayan tenido paperas en la adolescencia o adultez, que tengan varicocele o dolor a nivel testicular, o que hubiera tenido criptorquidia (cuando los testículos se alojan en el canal inguinal y no descienden), deben consultar al médico para tratar estas afecciones de modo que no compliquen su fertilidad en la edad adulta.

Preservación
En el caso de pacientes oncológicos, preservar óvulos o espermatozoides antes de someterse a tratamientos de quimio o radioterapia.
La técnica de criopreservación de óvulos es también una opción para las mujeres que piensan en la maternidad a futuro, ya que les permite conservar los óvulos jóvenes.
Usar anticonceptivos de barrera, como el preservativo, para prevenir enfermedades de transmisión sexual, ya que algunas de estas enfermedades provocan complicaciones en la concepción. Es importante considerar el riesgo genético asociado a un embarazo en mujeres mayores de 35 años.
Durante 2018, el Consultorio de Fertilidad de la Maternidad Provincial recibió 846 consultas.