Home  >   Profesionales   >   González García descartó casos de coronavirus en el país, entre 21 estudiados

González García descartó casos de coronavirus en el país, entre 21 estudiados

En Córdoba hay dos casos sospechosos a la espera de los resultados de los análisis del Instituto Malbrán de Buenos Aires. Se trata de una mujer en la localidad de Río Tercero y un hombre en Santa María de Punilla, ambos mayores de 60, quienes están en aislamiento

 

Carolina Klepp cklepp@comercioyjusticia.info

El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, descartó ayer casos de coronavirus en Argentina. Lo afirmó en Córdoba, en conferencia de prensa, rodeado de los ministros de Salud de todas las provincias en el marco de la sesión del Consejo Federal de Salud (Cofesa). En esa reunión, los funcionarios coordinaron la implementación de políticas públicas de salud que el gobierno nacional impulsa para todo el país en materia de dengue, sarampión, vacunas y remedios, entre otros. 

“Respecto a la situación de Argentina por coronavirus, no tenemos ningún caso confirmado, han habido búsquedas de casos, 21 situaciones, y todos ellos han sido negativos. Estamos reforzando mucho el sistema de salud para que haya detección precoz y aislamiento”, subrayó el ministro. 

“El ciudadano procedente de Taiwan aislado en Ushuaia y los cuatro procedentes del crucero, todos dieron negativos. Esto es día a día y todo puede cambiar”, agregó.

En tanto, consultado por los casos sospechosos conocidos ayer en Córdoba, el de una mujer en Río Tercero y un hombre en Santa María de Punilla, el ministro de Salud de Córdoba, Diego Cardozo, informó que se activó el protocolo y se está esperando el resultado de los análisis del Instituto Malbrán de Buenos Aires.

A su turno, González García sostuvo que tanto coronavirus como dengue y sarampión los ocupa y que no hay ninguno que tenga prioridad. En en el marco de Cofesa analizaron conformar una especie de Comité Nacional que centralice la información “para que no esté tan dispersa la información y sea más fácil trabajar; para llevar tranquilidad con responsabilidad”. 

Una vez más, el titular de Salud insistió en que el 80% de los casos de coronavirus “son leves” y se refirió al uso del barbijo. “Es útil si uno cree que va a contagiar, si tiene el síntoma de la enfermedad, y cuando el personal de salud trabaja con un paciente enfermo también se lo pone, pero para el resto de la población no sirve para nada”, sostuvo.

Más allá de coronavirus, los ministros de Salud del país tuvieron como lema del encuentro la vacunación como prioridad en la política de Estado. “La buena noticia es que una vacuna que se había interrumpido en junio-agosto 2018, la vacuna antimeningocócica, estará disponible en toda la República Argentina en la primera semana de marzo, tendremos distribuidas 1,2 millones dosis de antimeningococo. Hemos incluído 8 millones de dosis vacunas antisarampionosas que es uno de los temas que nos preocupan, aprovechando el inicio de las clases que haya una posibilidad de revacunar o corregir la vacunación insuficiente”, anticipó González García. 

También trataron la política de medicamentos a la que definieron como un tema central cuyos precios está castigando al bolsillo de los argentinos, de las entidades y las obras sociales. El tema del brote de dengue de los últimos 15 días también fue materia de agenda, enfermedad que ya registra dos muertes en el país. El ministro de Salud de Misiones, Oscar Alarcón, una de las provincias más golpeadas por su frontera con países de alta circulación de dengue, informó que tienen 2.000 casos sospechosos en este momento.

Mirta Roses: “Este virus vino para quedarse”

La médica santafesina Mirta Roses, quien acaba de ser designada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto con otros cinco expertos, como embajadores globales del organismo para la lucha contra el virus COVID-19, dijo ayer en Córdoba que “este virus vino para quedarse, porque es un virus altamente difusible, que no mata, tiene un período de incubación de alrededor de 7 días pero con un máximo de 14, que es lo que se está aplicando para cuarentena, todas cosas que vamos aprendiendo sobre la marcha porque es nuevo”. 

Antes de asumir en su nuevo rol, la también presidente de la Comisión Nacional de Inmunizaciones egresada de la UNC, describió que se hacen muchos esfuerzos para contenerlo, para tener tiempo de conocerlo y darle tiempo a la ciencia para entender cómo funciona, cuáles son sus características, de dónde viene, qué daño causa, como prevenirlo. 

“Todavía no sabemos qué conducta tiene, si es estacional. Todavía la parte sur, de América, África, casi no tiene, excepto algún caso importado en Australia, Nueva Zelanda. ¿Será porque tiene una pauta estacional como el virus de la influenza o no? No sabemos. En el caso de que adopte una conducta estacional se va a incorporar al panel de los virus respiratorios como los otros de la influenza y eventualmente tendremos la posibilidad de incorporarlo en el componente de la vacuna. Eso especulando, porque la película se desarrolla delante de nuestros ojos”, describió.


¿Estamos cerca de esa vacuna?

– En tiempo récord, prácticamente en 25 días, se pudo conocer el genoma casi completo del virus, eso es importantísimo para desarrollar una vacuna, pero después desarrollarla, probarla en términos de su seguridad, su efectividad, etc, no lleva menos de un año. Hay varios laboratorios trabajando en simultáneo, cada uno en sus distintas líneas. Primero viene un candidato y luego un diseño de los ensayos primero en animales, después en voluntarios y luego en la población. Sabemos que no da resfrío, no es una gripe con moco, es más bien de infección baja, produce tos seca y problema para respirar y por lo tanto una neumonía baja. Están refinando las distancias de expansión del virus, de acuerdo a estudios en China. Si sabemos que se queda en las superficies, en las manos, en las mesas. Cuánto tiempo resiste la luz, el calor, vamos conociendo poco a poco a medida que se hacen los estudios. Las medidas de prevención son siempre las mismas. Tampoco sabemos si hay muchos casos asintomáticos, gente que tiene el virus y no tiene los signos, parecería que hay pero no se sabe cuánto.