Home  >   Profesionales   >   “En los últimos 15 años, la ciudad de Córdoba se ha quedado en el tiempo”

“En los últimos 15 años, la ciudad de Córdoba se ha quedado en el tiempo”

Afirma que hay una deuda con planes ordenadores que permitan un desarrollo más sustentable. Propone la renovación urbana en barrios cercanos a la plaza San Martín que hoy están muy degradados. “Tenemos un Código de Edificación que sigue siendo para una ciudad de hace
30 ó 40 años”, advierte el dirigente profesional.

Carolina Klepp – cklepp@comercioyjusticia.info

Una vez más Daniel Ricci vuelve a estar frente al Colegio de Arquitectos de la provincia, en esta oportunidad hasta 2017. Entre los objetivos de su nueva gestión se destacan forjar un “fuerte protagonismo de la institución dentro de la sociedad para que los arquitectos tengan mayor presencia” y que sus propuestas sean consideradas vinculantes en cuestiones urbanísticas.

Otro de sus objetivos, vinculado directamente con inversión institucional, es concluir la nueva sede colegial de calle Laprida 40, obra en que ya llevan invertidos 15 millones de pesos. En una entrevista concretada en esa edificación, mostró los avances de la construcción y habló sobre la falta de ordenamiento de una ciudad “que se ha quedado en el tiempo”, la propuesta de consolidar la zona céntrica y fomentar su renovación para que la gente vuelva a vivir allí y la incertidumbre actual en materia de construcción.

– Sostiene que en su nueva gestión quiere que los arquitectos tengan mayor protagonismo ¿Van a confeccionar dictámenes sobre el estado de la ciudad como lo hacían en otras épocas? ¿Cómo observan hoy la ciudad?
– Desgraciadamente, en los últimos 15 años la ciudad de Córdoba se ha quedado en el tiempo. Tenemos un Código de Edificación que sigue siendo para una ciudad de hace 30 ó 40 años. Hay que sentarse a ordenar la ciudad desde una visión más de futuro, algo que desgraciadamente no se ha conseguido hasta ahora producto de varias gestiones que están en deuda con planes ordenadores que nos permitan un desarrollo más sustentable.

Córdoba tiene que tener un ordenamiento propio para el futuro y, en eso, nos hemos quedado. Si se toma el área central de la ciudad, una área circundante a la plaza San Martín de unos tres kilómetros a la redonda, existe allí todo un sector para hacer renovación urbana y ocupar espacios vacíos que han quedado como para meter un millón más de personas.

– ¿Considera que sería viable con la actual infraestrutura de cloacas, de transporte?
– Peor es seguir permitiendo -y no desalentar- el crecimiento espacial en las zonas de quintas, de las afueras, que necesitan hacer infraestructura nueva, mucho más transporte, más seguridad. En Córdoba hay un gran desparramo. Hay que consolidar espacios céntricos de la ciudad. Hay que buscar la forma para que la gente vuelva a vivir en el centro. De noche es tierra de nadie y de día es un hormiguero. Es una deuda relacionada con los desiquilibrios territoriales. Hay barrios cercanos a la plaza San Martín que están muy degradados y en los que se podría fomentar la renovación urbana respetando los espacios patrimoniales, queda mucho espacio. Por ejemplo, en Paso de los Andes, parte de Alberdi, General Bustos, muchos barrios cercanos al centro que habría que fomentar la ocupación de espacios que han ido quedando allí.

– ¿Falta un espacio donde puedan expresar estas propuestas?
– Falta una mesa en Córdoba, muchas veces nos invitan a los arquitectos cuando ya está todo resuelto. Lo importante es que nos inviten y que nuestros trabajo y propuestas sean vinculantes. En este momento no son muy felices las ordenanzas que hay en la ciudad de Córdoba. Es muy difícil trabajar con estas normativas, hay que aggiornarlas, tratar de lograr un trabajo que tenga que ver más con el futuro de la ciudad, con un mayor aprovechamiento de los espacios y producir cambio. Nos hemos quedado en el tiempo.

Termómetro de la construcción
Cuando se le consulta sobre el actual estado del sector de la construcción, Ricci sostiene que los arquitectos están viviendo un momento de “bastante incertidumbre” en cuanto a las concreciones de obras. “En el futuro somos todos optimistas, al margen del gobierno que puede estar en el país, siempre que se comienza una nueva gestión todos somos optimistas en cuanto a que queremos que el país salga adelante. El déficit de vivienda en la Argentina es muy alto. La obra pública es necesaria, los arquitectos vivimos de la obra”.

– ¿Creen que los créditos hipotecarios impulsarán las obras?
– Todo lo que se haga ayuda, pero falta un plan nacional de gran envergadura. Ésta sería una de las formas que más podría incentivar el desarrollo de todas las economías regionales, sobre todo para la construcciones individuales. Lo importante es que haya líneas de crédito individual para que miles de argentinos puedan acceder así a su propia vivienda.

La casa de los arquitectos
Ya se han invertido $15 millones en la nueva sede institucional

La nueva sede del Colegio de Arquitectos se erige sobre el terreno de la anterior, ubicada en Laprida 40, Nueva Córdoba. Difícil es reconocer en la actual obra lo poco que queda del anterior edificio. La nueva sede institucional, cuya inauguración está prevista para enero del próximo año, cuenta ahora con cuatro niveles: planta baja, primer y segundo pisos y un subsuelo.

“Tiene un gran hall de ingreso en donde va a estar la recepción. Toda la planta baja va a estar vidriada y va a funcionar la oficina de la Regional 1 del Colegio de Arquitectos y la atención a los colegas. En el primer piso va a estar parte de la Regional 1 y la Sala de reuniones. Mientras que en el segundo piso va a funcionar la oficina del colegio provincial. En el subsuelo se construyó un gran Salón de Usos Múltiples (SUM) con capacidad para 400 personas más archivo y oficina. Tenemos también un comedor y cocina para colegas y personal”, detalla Ricci.

El nuevo edificio cuenta con biblioteca y un patio interior donde mantuvieron un árbol que forma parte de la historia del colegio. En la obra, con diseño del estudio de arquitectura Adolfo Mondejar, ya se llevan invertidos 15 millones de pesos.