Home  >   Profesionales   >   “El protocolo va a ser derogado porque fue una decisión inconsulta”, aseguró Stanley

“El protocolo va a ser derogado porque fue una decisión inconsulta”, aseguró Stanley

Las repercusiones sobre la marcha atrás de la medida se hicieron escuchar desde distintas órbitas. La ministra de Salud y Desarrollo Social afirmó que “debe tener un trámite legislativo”. Diputados de la UCR y la oposición salieron al cruce

La ministra de Salud y Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley, dijo ayer que “el protocolo (sobre el aborto no punible) va a ser derogado porque fue una decisión inconsulta” del secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, y porque “debe tener trámite legislativo”. Asimismo, el Gobierno confirmó que esa resolución seguramente saldrá publicada hoy en el Boletín Oficial.
Según admitieron en la Casa Rosada, Stanley firmaría el decreto que dejará sin efecto la actualización del protocolo sobre el aborto, que establecía una guía de conducta obligatoria para todo el país en los casos de aborto establecidos en la ley vigente. Anoche, según fuentes de la UCR y del entorno del secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, estudiaba en estas horas renunciar, cuando ese decreto fuera publicado.
Sin embargo, el vocero de la reunión del Gabinete nacional de ayer -que encabezó el presidente Mauricio Macri- fue el ministro de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación, Alejandro Finocchiaro, que confirmó lo que había adelantado Stanley, y sostuvo que la medida “se va a revocar”.
“Tiene que ver con una cuestión de forma y cómo se toman la decisiones en el Gobierno”, sostuvo el funcionario, en una rueda de prensa en la que la medida publicada el miércoles fue tema único de consulta.

En esa línea, aseguró que “no se hace un juicio de valor sobre el fondo” de la cuestión, es decir el protocolo, “ni tampoco sobre la persona del secretario de Gobierno de Salud”, en referencia a Rubinstein, impulsor de la iniciativa. “Los ministros sabemos que tenemos un margen de autonomía muy amplio con el presidente Mauricio Macri, pero que hay temas que debemos consultar con el Presidente”, y añadió que también los secretarios “saben que hay determinadas cuestiones que deben ser consultadas con su ministro”.
Sobre si se trató de una falla en la Secretaría Legal y Técnica, que no advirtió el tenor y la importancia de la norma, el ministro lo negó, porque dijo que no hacen un análisis del “fondo” de cada norma sino sobre su “legalidad”.
En otro tramo del diálogo con los periodistas, Finocchiaro contó que Rubinstein dialogó con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, sobre el tema. Aseguró que al funcionario radical “no se le pidió la renuncia”.

“Con respecto a la postura del Gabinete, nuestro gobierno es un gobierno muy plural, éste es un tema de conciencia, y hay personas que piensan de una manera y personas que piensan de otra, lo mismo pasa con nuestra bancada en el Congreso”, expuso.
Consultado sobre qué pasará ahora con el protocolo, Finocchiaro consideró que “es uno de esos tema que tenemos que trabajar con el Gobierno que viene”.
“Soy partidario de que un gobierno al que le faltan diez días hábiles para entregar el poder debe administrar debe cerrar temas de su gestión, pero no debe tomar decisiones en temas sensibles que pudiesen comprometer a la próxima administración”, concluyó.

Lo que dijo Garavano
El ministro de Justicia, Germán Garavano, se refirió a la polémica por la marcha atrás de la medida. Dijo: “Necesitamos regulaciones claras y precisas: lo ideal sería que sean parlamentarias, que sea el propio Congreso el que regule”. Reconoció que no la vio “en detalle”, pero afirmó que “todo lo que sea avance en términos de regulaciones sobre situaciones que afectan a la salud de las personas es bueno poder avanzar”. “No conozco los detalles como para tener una posición terminante”, señaló a medios porteños.
En tanto, la diputada nacional cordobesa Brenda Austin (UCR) manifestó que el protocolo es “acorde a la ley”, y pidió al presidente Mauricio Macri que “siga vigente”. Además, sostuvo que la enorme mayoría del bloque radical está en contra de la derogación de la resolución sobre aborto no punible, y lo único que hizo Rubinstein es hacer un protocolo acorde a la ley”.
Por su parte, el diputado nacional Pablo Yedlin, miembro de los equipos técnicos en materia de salud del presidente electo, Alberto Fernández, cuestionó también la marcha atrás, por parte del Gobierno y afirmó que “es una vergüenza más de esta Secretaría de Salud y de este gobierno”.

Qué dice

Las actualización del protocolo sobre aborto no punible que ayer se publicó en el Boletín Oficial autorizaba a las adolescentes menores de 15 años a abortar en hospitales públicos, por considerar que cursar un embarazo a esa edad constituye un riesgo físico y psicológico para su salud. Además, indicaba que quienes tuvieran entre 13 y 16 años podrían hacerlo sin que se les exigiera la autorización de los padres (si se trataba de un embarazo de menos de 12 semanas) con un aborto medicamentoso y ambulatorio.
El protocolo también avanzaba sobre la responsabilidad de los médicos, al establecer que no podían demorar más de 10 días para realizar la interrupción del embarazo y les recordaba su responsabilidad legal, al señalar que “dar información inadecuada y obstaculizar la práctica constituyen actos de discriminación y violación al derecho a la igualdad ante la ley”.
Agregaba que, “en caso de tratarse de personal del subsistema público de salud, estas acciones pueden configurarse también en el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público”.